/ miércoles 17 de abril de 2019

Tip... tip...

Juan Enrique Kato había sido hasta hace poco uno de los funcionarios de mayor credibilidad ante la ciudadanía.

Como responsable del proceso electoral del 2016, la sociedad valoró la forma en que resistió los embates del entonces gobernador.

Fue conocido cómo lo presionaban para que operara a favor del candidato del mandatario, y lo aguantó.

Incluso dio de baja a consejeros y funcionarios que estaban al servicio del gobierno y no del IEPC.

Los del Tribunal Electoral buscaron por todos los medios fastidiarlo, tanto, que hasta llegaron a amenazarlo con una consignación penal.

Y aguantó todo y los resultados de las elecciones que ganó Pepe Aispuro lo pusieron en la cima de la credibilidad.

Esa presencia social la confirmó no hace mucho cuando negó la candidatura común a los aliados del Verde, Morena y Partido del Trabajo.

Y como para darse a respetar, advirtió que algunas incongruencias de la documentación eran punibles.

Como era de esperarse, el Tribunal de Javier Mier le revocó el fallo.

Pero ¿qué pasó después? Que Kato dio su brazo a torcer y contradiciendo su propio fallo aceptó la candidatura común.

¿Lo presionaron? ¿Lo amenazaron?

Pero con todo que los aliados no digan que son queridos aunque los estén adorando, porque será el Tribunal Federal Electoral el que dé la última palabra y si éste aprueba la candidatura común, adelante, pero si no, se van a quedar como novia de rancho.

Y mientras tanto, en Gómez Palacio sacaron del juego a Marina Vitela y metieron a Eduardo García y en Lerdo, sacaron a Ulises Adame por Juan Argumedo.

Ya ve que vedetismo, ¿y así piensa votar por este partido?

La equidad de género impidió que el PRI tuviera un candidato ganador en Cuencamé en Ismael Guerrero.

Lo que es, es -dicen en mi tierra- y Claudio Herrera Noriega se está luciendo con el Festival Ricardo Castro, de lo mejorcito, dicen los que saben.

En el ambiente político se dice, ¡de veras necesita Gonzalo Yáñez el trampolín de la Presidencia para saltar al Bicentenario!

Pues hasta ahora la campaña que más se ve es la del doctor Enríquez, más espectaculares, más brigadas naranjas. No se duerma Salum, no se duerma Arturo; no se duerma Mier.

Por este tiempo santo, suspendemos esta columnilla y reanudaremos el martes 23.

Felices vacaciones.

Juan Enrique Kato había sido hasta hace poco uno de los funcionarios de mayor credibilidad ante la ciudadanía.

Como responsable del proceso electoral del 2016, la sociedad valoró la forma en que resistió los embates del entonces gobernador.

Fue conocido cómo lo presionaban para que operara a favor del candidato del mandatario, y lo aguantó.

Incluso dio de baja a consejeros y funcionarios que estaban al servicio del gobierno y no del IEPC.

Los del Tribunal Electoral buscaron por todos los medios fastidiarlo, tanto, que hasta llegaron a amenazarlo con una consignación penal.

Y aguantó todo y los resultados de las elecciones que ganó Pepe Aispuro lo pusieron en la cima de la credibilidad.

Esa presencia social la confirmó no hace mucho cuando negó la candidatura común a los aliados del Verde, Morena y Partido del Trabajo.

Y como para darse a respetar, advirtió que algunas incongruencias de la documentación eran punibles.

Como era de esperarse, el Tribunal de Javier Mier le revocó el fallo.

Pero ¿qué pasó después? Que Kato dio su brazo a torcer y contradiciendo su propio fallo aceptó la candidatura común.

¿Lo presionaron? ¿Lo amenazaron?

Pero con todo que los aliados no digan que son queridos aunque los estén adorando, porque será el Tribunal Federal Electoral el que dé la última palabra y si éste aprueba la candidatura común, adelante, pero si no, se van a quedar como novia de rancho.

Y mientras tanto, en Gómez Palacio sacaron del juego a Marina Vitela y metieron a Eduardo García y en Lerdo, sacaron a Ulises Adame por Juan Argumedo.

Ya ve que vedetismo, ¿y así piensa votar por este partido?

La equidad de género impidió que el PRI tuviera un candidato ganador en Cuencamé en Ismael Guerrero.

Lo que es, es -dicen en mi tierra- y Claudio Herrera Noriega se está luciendo con el Festival Ricardo Castro, de lo mejorcito, dicen los que saben.

En el ambiente político se dice, ¡de veras necesita Gonzalo Yáñez el trampolín de la Presidencia para saltar al Bicentenario!

Pues hasta ahora la campaña que más se ve es la del doctor Enríquez, más espectaculares, más brigadas naranjas. No se duerma Salum, no se duerma Arturo; no se duerma Mier.

Por este tiempo santo, suspendemos esta columnilla y reanudaremos el martes 23.

Felices vacaciones.

sábado 14 de septiembre de 2019

Tip... tip...

viernes 13 de septiembre de 2019

Tip... tip...

viernes 13 de septiembre de 2019

Tip... Tip...

jueves 12 de septiembre de 2019

Tip... tip...

miércoles 11 de septiembre de 2019

Tip... tip...

martes 10 de septiembre de 2019

Tip... tip...

lunes 09 de septiembre de 2019

Tip... tip...

sábado 07 de septiembre de 2019

Tip... tip...

sábado 07 de septiembre de 2019

Tip...tip...

martes 03 de septiembre de 2019

Tip... tip...

Cargar Más