/ lunes 14 de octubre de 2019

Tip... tip...

En el año de 1996 José R. Aispuro Torres fue invitado por los dirigentes nacionales del PRD para unirse a sus filas ante los obstáculos que encontraba para su carrera dentro del PRI.

Ya casi había aceptado, pero Roberto Madrazo Pintado, el presidente del partido, le ofreció una diputación plurinominal, que terminó en 1999.

Intentó el Senado por el mismo PRI, pero nuevamente le metieron zancadilla y esta vez sí aceptó la invitación que le formularon el PAN y el PRD para gobernador.

Esta vez, se fue ya de plano por la oposición.

Fue candidato a gobernador y es un secreto a voces que se la ganaron en la mesa.

El güero de Tamazula es producto del tesón, sin duda cabe, porque luego intentó la candidatura a senador y lo fue de primera mayoría.

Siendo senador y en una entrevista con el entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, éste le preguntó qué planes tenía para su futuro, si volvería a buscar el gobierno.

Y Aispuro le habría contestado que sí pensaba intentarlo pero con alguna garantía de que no le volvieran a hacer la misma trampa.

Y el exgobernador de Hidalgo le habría dicho.

Tú juégala, y si ganas, ganas.

Y ahí lo tiene, sí la jugó y sí la ganó, aunque a gritos y a sombrerazos y con todas las trampas que le pusieron con una campaña y una elección sucia.

Es por ello que muchos alaban la entereza del rubio de no haberse cobrado tantos agravios.

¿Y qué le espera para el 22?

¿Y quién será su sucesor?

El PRI, en un esfuerzo desesperado de recomponerse, va a emprender una reafiliación, pero sin ánimos de desanimarlo, lo vemos en chino.

Porque ya viera yo a los priistas haciendo cola para afiliarse.

Y luego que la afiliación debe llevar firma autografiada y fotografía del priista.

No es por desanimarlo licenciado Benítez, pero si esta carrera la gana, corra la del 22.

Durante la hegemonía del grupo Rodríguez Solórzano, se les consideró de su gente a los rectores Carlos Galindo Martínez y José Hugo Martínez Ortiz; en un periodo agitado fueron rectores Juan Francisco Benítez y el doctor Ramírez Díaz.

Producto de esa agitación, José Ramón Hernández Meraz cumplió el periodo que le faltaba a Benítez y él emprendió otro que le arrancó la muerte.

Rubén Calderón terminó ese periodo y concluyó otro, iba por un tercero pero le metieron fea zancadilla, por lo que en rápida sucesión fueron rectores Patricia Herrera, Luis Tomás Castro y Erasmo Návar.

Todavía hubo un cachito de Édgar Alan Arroyo.

Así pues, es hasta con Rubén Solís, producto 100 por ciento de la UJED, que la institución entra en un periodo de calma, que ojalá conserve por muchos años.

Felicidades Mar Grecia, bien merecido.

En el año de 1996 José R. Aispuro Torres fue invitado por los dirigentes nacionales del PRD para unirse a sus filas ante los obstáculos que encontraba para su carrera dentro del PRI.

Ya casi había aceptado, pero Roberto Madrazo Pintado, el presidente del partido, le ofreció una diputación plurinominal, que terminó en 1999.

Intentó el Senado por el mismo PRI, pero nuevamente le metieron zancadilla y esta vez sí aceptó la invitación que le formularon el PAN y el PRD para gobernador.

Esta vez, se fue ya de plano por la oposición.

Fue candidato a gobernador y es un secreto a voces que se la ganaron en la mesa.

El güero de Tamazula es producto del tesón, sin duda cabe, porque luego intentó la candidatura a senador y lo fue de primera mayoría.

Siendo senador y en una entrevista con el entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, éste le preguntó qué planes tenía para su futuro, si volvería a buscar el gobierno.

Y Aispuro le habría contestado que sí pensaba intentarlo pero con alguna garantía de que no le volvieran a hacer la misma trampa.

Y el exgobernador de Hidalgo le habría dicho.

Tú juégala, y si ganas, ganas.

Y ahí lo tiene, sí la jugó y sí la ganó, aunque a gritos y a sombrerazos y con todas las trampas que le pusieron con una campaña y una elección sucia.

Es por ello que muchos alaban la entereza del rubio de no haberse cobrado tantos agravios.

¿Y qué le espera para el 22?

¿Y quién será su sucesor?

El PRI, en un esfuerzo desesperado de recomponerse, va a emprender una reafiliación, pero sin ánimos de desanimarlo, lo vemos en chino.

Porque ya viera yo a los priistas haciendo cola para afiliarse.

Y luego que la afiliación debe llevar firma autografiada y fotografía del priista.

No es por desanimarlo licenciado Benítez, pero si esta carrera la gana, corra la del 22.

Durante la hegemonía del grupo Rodríguez Solórzano, se les consideró de su gente a los rectores Carlos Galindo Martínez y José Hugo Martínez Ortiz; en un periodo agitado fueron rectores Juan Francisco Benítez y el doctor Ramírez Díaz.

Producto de esa agitación, José Ramón Hernández Meraz cumplió el periodo que le faltaba a Benítez y él emprendió otro que le arrancó la muerte.

Rubén Calderón terminó ese periodo y concluyó otro, iba por un tercero pero le metieron fea zancadilla, por lo que en rápida sucesión fueron rectores Patricia Herrera, Luis Tomás Castro y Erasmo Návar.

Todavía hubo un cachito de Édgar Alan Arroyo.

Así pues, es hasta con Rubén Solís, producto 100 por ciento de la UJED, que la institución entra en un periodo de calma, que ojalá conserve por muchos años.

Felicidades Mar Grecia, bien merecido.

viernes 15 de noviembre de 2019

Tip... tip...

jueves 14 de noviembre de 2019

Tip... tip...

miércoles 13 de noviembre de 2019

Tip... tip...

martes 12 de noviembre de 2019

Tip... tip...

lunes 11 de noviembre de 2019

Tip... tip...

sábado 09 de noviembre de 2019

Tip... tip...

sábado 09 de noviembre de 2019

Tip... tip...

viernes 08 de noviembre de 2019

Tip... tip...

viernes 08 de noviembre de 2019

Tip... tip...

jueves 07 de noviembre de 2019

Tip... tip...

Cargar Más