/ martes 19 de mayo de 2020

Tip...tip...

No es lo mismo es talento, que está lento.

No es lo mismo la fuga de capitales, que la fuga de capilares.

Ah, cómo nos toman el pelo con esto de la anticorrupción.

Le voy hacer algunas remembranzas:

Cuando José Ramón entró a la Presidencia Municipal, no sé a cuántos dijo que iba a meter al bote y que los enjuiciaría hasta porque les falta un clip.

Cuando José Ramón dejó la Presidencia Municipal, Jorge Salum ofreció una auditoría, cuyos resultados nadie conoce.

Marina Vitela les puso unas banderillas a 20 funcionarios de la pasada administración de Gómez Palacio.

Y dígame usted, ¿qué hingaos ha pasado?

Visto así, tendremos que insistir en la desaparición de esa entelequia llamada Comisión Anticorrupción, que aunque esté integrada por hombres probos y un fiscal vertical, no son más que declaraciones.

Por si le sirven los datos, algunos poblados tuvieron nombres anteriores, por ejemplo: Francisco I. Madero se llamó San Gabriel, Guadalupe Victoria, Tapona.

Nuevo Ideal se llamó Patos, Simón Bolívar se llamaba San Bartolo, Vicente Guerrero se llamaba Muleros.

En estos casos, todos los nombres actuales se han arraigado a la fecha y pocos son los que saben sus nombres anteriores.

Otro político gomezpalatino de trascendencia y que aún vive, es Ricardo Rebollo Mendoza, hermano de Rocío.

Su paso por la grilla fue efímero, aunque encumbrado.

Ismael Hernández ya como precandidato, lo acercó, como una forma de apoyarse en la gente de aquel rumbo, que por lo general controlaba Carlos Herrera.

Al triunfo de la causa del de Mezquital, Ricardo Rebollo fue nombrado secretario de Desarrollo Económico.

Su papel fue más bien pobre, porque pasaba más tiempo en Gómez Palacio que en la ciudad capital.

Pero luego fue presidente del PRI de Gómez Palacio y de ahí presidente de aquel municipio.

No terminó porque fue electo diputado federal, en donde cumplió con algunas comisiones.

Jorge Torres Castillo fue director del Instituto 18 de Marzo y catedrático de la institución.

Fue presidente del Comité Directivo Municipal del PRI, pero en ese tiempo Jesús Ibarra Rayas, el jerarca cetemista, les tenía el pie en el pescuezo a todos los políticos.

Torres Castillo no se dejó y cargó con toda la furia del cetemista.

Se fue a Durango como responsable de información (por cierto, ahí hizo sus pininos Ricardo López Pescador).

Al arribo de José Ramírez Gamero al gobierno, la fuerza de Ibarra Rayas siguió y cuando estaban a punto de botarlo de prensa del PRI, obligado por las circunstancias, cambió al PRD.

Ahí encontró su bolita; fue presidente estatal del PRD, luego diputado federal en cuyo ejercicio conoció a Porfirio Muñoz Ledo, que lo ha protegido desde entonces.

Ocupó un cargo relevante en Gobernación y luego en la Secretaría de Seguridad Pública.

De ahí pasó a cargo relevante en el Instituto Nacional Electoral y ahora es contralor de la Cámara de Diputados.

Yéndole como le ha ido, lo más seguro es que bendice a Ibarra Rayas.

Por si le sirven los datos, algunos poblados tuvieron nombres anteriores, por ejemplo: Francisco I. Madero se llamó San Gabriel, Guadalupe Victoria, Tapona.

No es lo mismo es talento, que está lento.

No es lo mismo la fuga de capitales, que la fuga de capilares.

Ah, cómo nos toman el pelo con esto de la anticorrupción.

Le voy hacer algunas remembranzas:

Cuando José Ramón entró a la Presidencia Municipal, no sé a cuántos dijo que iba a meter al bote y que los enjuiciaría hasta porque les falta un clip.

Cuando José Ramón dejó la Presidencia Municipal, Jorge Salum ofreció una auditoría, cuyos resultados nadie conoce.

Marina Vitela les puso unas banderillas a 20 funcionarios de la pasada administración de Gómez Palacio.

Y dígame usted, ¿qué hingaos ha pasado?

Visto así, tendremos que insistir en la desaparición de esa entelequia llamada Comisión Anticorrupción, que aunque esté integrada por hombres probos y un fiscal vertical, no son más que declaraciones.

Por si le sirven los datos, algunos poblados tuvieron nombres anteriores, por ejemplo: Francisco I. Madero se llamó San Gabriel, Guadalupe Victoria, Tapona.

Nuevo Ideal se llamó Patos, Simón Bolívar se llamaba San Bartolo, Vicente Guerrero se llamaba Muleros.

En estos casos, todos los nombres actuales se han arraigado a la fecha y pocos son los que saben sus nombres anteriores.

Otro político gomezpalatino de trascendencia y que aún vive, es Ricardo Rebollo Mendoza, hermano de Rocío.

Su paso por la grilla fue efímero, aunque encumbrado.

Ismael Hernández ya como precandidato, lo acercó, como una forma de apoyarse en la gente de aquel rumbo, que por lo general controlaba Carlos Herrera.

Al triunfo de la causa del de Mezquital, Ricardo Rebollo fue nombrado secretario de Desarrollo Económico.

Su papel fue más bien pobre, porque pasaba más tiempo en Gómez Palacio que en la ciudad capital.

Pero luego fue presidente del PRI de Gómez Palacio y de ahí presidente de aquel municipio.

No terminó porque fue electo diputado federal, en donde cumplió con algunas comisiones.

Jorge Torres Castillo fue director del Instituto 18 de Marzo y catedrático de la institución.

Fue presidente del Comité Directivo Municipal del PRI, pero en ese tiempo Jesús Ibarra Rayas, el jerarca cetemista, les tenía el pie en el pescuezo a todos los políticos.

Torres Castillo no se dejó y cargó con toda la furia del cetemista.

Se fue a Durango como responsable de información (por cierto, ahí hizo sus pininos Ricardo López Pescador).

Al arribo de José Ramírez Gamero al gobierno, la fuerza de Ibarra Rayas siguió y cuando estaban a punto de botarlo de prensa del PRI, obligado por las circunstancias, cambió al PRD.

Ahí encontró su bolita; fue presidente estatal del PRD, luego diputado federal en cuyo ejercicio conoció a Porfirio Muñoz Ledo, que lo ha protegido desde entonces.

Ocupó un cargo relevante en Gobernación y luego en la Secretaría de Seguridad Pública.

De ahí pasó a cargo relevante en el Instituto Nacional Electoral y ahora es contralor de la Cámara de Diputados.

Yéndole como le ha ido, lo más seguro es que bendice a Ibarra Rayas.

Por si le sirven los datos, algunos poblados tuvieron nombres anteriores, por ejemplo: Francisco I. Madero se llamó San Gabriel, Guadalupe Victoria, Tapona.

miércoles 01 de julio de 2020

Tip...tip...

martes 30 de junio de 2020

Tip...tip...

domingo 28 de junio de 2020

Tip...tip...

viernes 26 de junio de 2020

Tip...tip...

jueves 25 de junio de 2020

Tip...Tip...

miércoles 24 de junio de 2020

Tip...tip...

domingo 21 de junio de 2020

Tip...tip...

viernes 19 de junio de 2020

Tip...Tip...

viernes 19 de junio de 2020

Tip...tip...

miércoles 17 de junio de 2020

Tip...Tip...

Cargar Más