/ domingo 6 de septiembre de 2020

Tip...tip...

Uno de los gobernadores que más ha destacado fuera de Durango, es Ángel Sergio Guerrero Mier, el más priista de los priistas de Durango. Se inició como "jilguero" en la campaña de González de la Vega, que ya como gobernador le dio un carguito sin mayor importancia, pero como lo desempeñó tan bien, pronto le dio algo de más relevancia.

Mientras tanto, combinaba esa actividad con sus estudios de Derecho.

Nació en el barrio de Tierra Blanca, su padre era taxista y se distinguió como buen alumno en todos los niveles que cursó.

Traía una vocación natural y actitudes oratorias, tanto, que no conozco otro gobernador que se haya dado el lujo de rendir un informe sin llevar escrito más que unas tarjetas informativas.

Después de González de la Vega estuvo un tanto opacado en el cuatrienio de Enrique Dupré Ceniceros, pero con Rodríguez Solórzano ya fue jefe de un departamento.

Y luego ya con Alejandro Páez Urquidi destacó como un buen político y lo hizo primer oficial mayor de Gobierno y luego secretario general.

Tuvo y tiene vocación forestal.

Ya desde entonces mostraba su inclinación por los bosques y la incrementó cuando fue gobernador, hasta hacer de Durango la primera reserva forestal nacional.

Es modesto al extremo.

Él mismo confesaba que en su casa no tiene comedor, nada más el antecomedor de 4 sillas.

Su ropa era y es modesta.

Su actitud también no es de arrogancia, más bien es de humildad.

Fue diputado local y no terminó precisamente para ser secretario general de Gobierno.

Y luego fue dirigente estatal de la CNOP.

Hizo carrera parlamentaria, además de diputado local, tres veces diputado federal y senador de la República.

Es el único político de Durango que ha merecido que le den su nombre a una sala en el Congreso de la Unión.

Fue presidente del Comité Estatal del PRI y con esa gran habilidad para conjuntar los intereses de su partido y de relacionarse con la gente, especialmente con la clase media, le valió ser delegado nacional del partido en 27 de los 32 estados de entonces.

Y tiene un tropezón en su camino, cuando Luis Donaldo Colosio era presidente del PRI, lo nombró delegado por Durango, pero se encontró con el rechazo del entonces gobernador José Ramírez Gamero.

Ha sido característica, que de los 3 primeros gobernadores surgidos y hechos en Durango, había un enfrentamiento entre ellos:

Guerrero Mier no quería a Ramírez Gamero y a Silerio Esparza, y Ramírez Gamero no quería a Silerio Esparza ni a Guerrero Mier y Silerio no quería a ninguno de los dos.

Y por lo extenso de su trayectoria y por las limitaciones del espacio, si usted nos lo permite, continuaremos después.

Uno de los gobernadores que más ha destacado fuera de Durango, es Ángel Sergio Guerrero Mier, el más priista de los priistas de Durango. Se inició como "jilguero" en la campaña de González de la Vega, que ya como gobernador le dio un carguito sin mayor importancia, pero como lo desempeñó tan bien, pronto le dio algo de más relevancia.

Mientras tanto, combinaba esa actividad con sus estudios de Derecho.

Nació en el barrio de Tierra Blanca, su padre era taxista y se distinguió como buen alumno en todos los niveles que cursó.

Traía una vocación natural y actitudes oratorias, tanto, que no conozco otro gobernador que se haya dado el lujo de rendir un informe sin llevar escrito más que unas tarjetas informativas.

Después de González de la Vega estuvo un tanto opacado en el cuatrienio de Enrique Dupré Ceniceros, pero con Rodríguez Solórzano ya fue jefe de un departamento.

Y luego ya con Alejandro Páez Urquidi destacó como un buen político y lo hizo primer oficial mayor de Gobierno y luego secretario general.

Tuvo y tiene vocación forestal.

Ya desde entonces mostraba su inclinación por los bosques y la incrementó cuando fue gobernador, hasta hacer de Durango la primera reserva forestal nacional.

Es modesto al extremo.

Él mismo confesaba que en su casa no tiene comedor, nada más el antecomedor de 4 sillas.

Su ropa era y es modesta.

Su actitud también no es de arrogancia, más bien es de humildad.

Fue diputado local y no terminó precisamente para ser secretario general de Gobierno.

Y luego fue dirigente estatal de la CNOP.

Hizo carrera parlamentaria, además de diputado local, tres veces diputado federal y senador de la República.

Es el único político de Durango que ha merecido que le den su nombre a una sala en el Congreso de la Unión.

Fue presidente del Comité Estatal del PRI y con esa gran habilidad para conjuntar los intereses de su partido y de relacionarse con la gente, especialmente con la clase media, le valió ser delegado nacional del partido en 27 de los 32 estados de entonces.

Y tiene un tropezón en su camino, cuando Luis Donaldo Colosio era presidente del PRI, lo nombró delegado por Durango, pero se encontró con el rechazo del entonces gobernador José Ramírez Gamero.

Ha sido característica, que de los 3 primeros gobernadores surgidos y hechos en Durango, había un enfrentamiento entre ellos:

Guerrero Mier no quería a Ramírez Gamero y a Silerio Esparza, y Ramírez Gamero no quería a Silerio Esparza ni a Guerrero Mier y Silerio no quería a ninguno de los dos.

Y por lo extenso de su trayectoria y por las limitaciones del espacio, si usted nos lo permite, continuaremos después.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 18 de septiembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

jueves 17 de septiembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

lunes 14 de septiembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

sábado 12 de septiembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

jueves 10 de septiembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

miércoles 09 de septiembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

martes 08 de septiembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

martes 08 de septiembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

domingo 06 de septiembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

viernes 04 de septiembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

Cargar Más