/ domingo 8 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Hubo un tiempo en que ser candidato del PRI era garantía de triunfo.

Los gobernadores de Durango eran nacidos aquí pero desarrollados fuera, todos nacidos aquí pero desarraigados, pero el ciudadano era tan noble que así los elegía, hubo dos caso que resultarían ahora patéticos:

Enrique Torres Sánchez para ser candidato tuvo como mérito haber sido condiscípulo del presidente Miguel Alemán.

Cuando fue postulado candidato era notario en Torreón.

Otro caso más emblemático, el de Alejandro Páez Urquidi: nació en Gómez Palacio pero se fue de ahí a los 8 años de edad y no regresó a Durango hasta que fue candidato.

Incluso sus estudios de ingeniería los hizo en una universidad de Estados Unidos y su paso por el servicio público sólo incluía la CFE.

Francisco González de la Vega, también era originario de aquí pero formado en la capital de la República.

Otros, Héctor Mayagoitia nació en Lerdo pero estaba hecho en la capital.

Enrique Dupré Ceniceros nació en Hidalgo pero su ingeniería la hizo en Chapingo.

Armando del Castillo Franco ni siquiera era de Durango, lo legalizaron con el acta apócrifa de Canatlán.

Nacidos aquí sólo dos gobernadores interinos, Rafael Hernández Piedra, que sustituyó a González de la Vega y Ángel Rodríguez Solórzano, que sustituyó a Enrique Dupré Ceniceros.

El último gobernador de importación fue Armando del Castillo, a quien sucedió José Ramírez Gamero, nacido aquí, educado aquí, crecido aquí y gobernador de aquí.

Pretendemos en esta columnilla, esbozar algunos rasgos biográficos del mandatario a quien Nuevo Ideal le debe ser municipio.

Hijo del jerarca cetemista José Antonio Ramírez Martínez, se diría que su carrera política la debió a su padre.

Nada más falso, la hizo a pesar de su padre, pero sí con el apoyo del entonces dirigente de la CTM, Fidel Velázquez.

Se llegó a decir que era su padrino. No era cierto, pero sí que le tenía un gran efecto, especialmente Norma, la esposa de Fidel.

"El Pajarito", como fue conocido desde su adolescencia, hizo la primaria en la Escuela Número 3 Miguel Ángel de Quevedo y su carrera de Leyes en la ahora Facultad de Derecho y entonces Escuela de Leyes del Instituto Juárez.

Cuando se conoció su postulación al gobierno hubo júbilo en la clase política y en los durangueños en lo general, "uno de nosotros" se le conoció.

Muy joven fue regidor del Ayuntamiento de Durango y muy joven también diputado local por un distrito cabecera en Santa María del Oro.

Hubo un tiempo en que ser candidato del PRI era garantía de triunfo.

Los gobernadores de Durango eran nacidos aquí pero desarrollados fuera, todos nacidos aquí pero desarraigados, pero el ciudadano era tan noble que así los elegía, hubo dos caso que resultarían ahora patéticos:

Enrique Torres Sánchez para ser candidato tuvo como mérito haber sido condiscípulo del presidente Miguel Alemán.

Cuando fue postulado candidato era notario en Torreón.

Otro caso más emblemático, el de Alejandro Páez Urquidi: nació en Gómez Palacio pero se fue de ahí a los 8 años de edad y no regresó a Durango hasta que fue candidato.

Incluso sus estudios de ingeniería los hizo en una universidad de Estados Unidos y su paso por el servicio público sólo incluía la CFE.

Francisco González de la Vega, también era originario de aquí pero formado en la capital de la República.

Otros, Héctor Mayagoitia nació en Lerdo pero estaba hecho en la capital.

Enrique Dupré Ceniceros nació en Hidalgo pero su ingeniería la hizo en Chapingo.

Armando del Castillo Franco ni siquiera era de Durango, lo legalizaron con el acta apócrifa de Canatlán.

Nacidos aquí sólo dos gobernadores interinos, Rafael Hernández Piedra, que sustituyó a González de la Vega y Ángel Rodríguez Solórzano, que sustituyó a Enrique Dupré Ceniceros.

El último gobernador de importación fue Armando del Castillo, a quien sucedió José Ramírez Gamero, nacido aquí, educado aquí, crecido aquí y gobernador de aquí.

Pretendemos en esta columnilla, esbozar algunos rasgos biográficos del mandatario a quien Nuevo Ideal le debe ser municipio.

Hijo del jerarca cetemista José Antonio Ramírez Martínez, se diría que su carrera política la debió a su padre.

Nada más falso, la hizo a pesar de su padre, pero sí con el apoyo del entonces dirigente de la CTM, Fidel Velázquez.

Se llegó a decir que era su padrino. No era cierto, pero sí que le tenía un gran efecto, especialmente Norma, la esposa de Fidel.

"El Pajarito", como fue conocido desde su adolescencia, hizo la primaria en la Escuela Número 3 Miguel Ángel de Quevedo y su carrera de Leyes en la ahora Facultad de Derecho y entonces Escuela de Leyes del Instituto Juárez.

Cuando se conoció su postulación al gobierno hubo júbilo en la clase política y en los durangueños en lo general, "uno de nosotros" se le conoció.

Muy joven fue regidor del Ayuntamiento de Durango y muy joven también diputado local por un distrito cabecera en Santa María del Oro.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 22 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

viernes 20 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

jueves 19 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

miércoles 18 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

martes 17 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

domingo 15 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

viernes 13 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

jueves 12 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

miércoles 11 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

domingo 08 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

Cargar Más