/ domingo 15 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Fue notoria la inclinación del candidato por su sector; la CTM tuvo 5 diputados y también se hizo evidente el autoritarismo tan clásico de los cetemistas.

Había postulado para presidente de Nombre de Dios a Raúl Gutiérrez, y por su parte el presidente Adelaido Maldonado quería que fuera el candidato su tesorero.

Por eso como Raúl Gutiérrez era regidor, sacó un acta de sesión, que anulaba la candidatura, porque la constitución exigía separarse de cualquier cargo público 90 días antes de la fecha de elección.

El candidato a gobernador entendió la jugada y no postuló al tesorero, sino a Nacho Gutiérrez, que ni vivía en Nombre de Dios y le advirtió a Adelaido:

Va a ser Nacho y me lo va hacer ganar con mil votos más de los que sacó usted. Si no lo hace así, cuando sea gobernador le hago una auditoría.

Hágala, -dijo Adelaido- no va a encontrar nada y el candidato pronunció la ominosa sentencia: Sí encuentro.

Otro caso parecido fue con el presidente de Durango, Jorge Mojica.

Ya en las postrimerías del sexenio de Ramírez Gamero buscó la diputación local y pidió licencia al cargo de presidente. El Cabildo se pronunció para sustituto por el regidor Jaime Fernández Saracho.

Cuando le notificó al gobernador Ramírez Gamero la decisión del Cabildo, el jefe le dijo: va a ser el suplente Patricio Ramírez.

Mojica protestó, la ley dice que al suplente se le llama sólo cuando el propietario esté incapacitado física, mental o jurídicamente.

Y otra vez la ominosa sentencia de Ramírez Gamero: Yo lo incapacito…

Fue conocido como el gobernador municipalista, en parte, porque la mayoría de las obras las proyectó al interior del Estado, pero sobre todo porque hizo realidad el municipio que por tantos años habían añorado los de Nuevo Ideal.

Y por otra parte, porque visitaba mucho los municipios.

Vaya de anécdota: En su primer año de gobierno, acudió a San Juan del Río a una corrida de feria; lo acompañaban Chayito su señora y el director de la Judicial, Antonio Díaz de León.

El presidente era Cándido Martínez.

Un chavalito que notoriamente no conocía al gobernador, se acercó y le dijo:

¿Una chela, “maistro”? El gobernador sonrió y le dijo: Sí, dame 4 y pagó con un billete de a 200.

El muchacho dijo, voy a cambiar, hay le encargo y le aventó la cubeta con las cervezas entre las piernas, había avanzado unos 5 metros el cubetero, cuando se regresó para advertirle.

¿Están contadas, eh?

Fue notoria la inclinación del candidato por su sector; la CTM tuvo 5 diputados y también se hizo evidente el autoritarismo tan clásico de los cetemistas.

Había postulado para presidente de Nombre de Dios a Raúl Gutiérrez, y por su parte el presidente Adelaido Maldonado quería que fuera el candidato su tesorero.

Por eso como Raúl Gutiérrez era regidor, sacó un acta de sesión, que anulaba la candidatura, porque la constitución exigía separarse de cualquier cargo público 90 días antes de la fecha de elección.

El candidato a gobernador entendió la jugada y no postuló al tesorero, sino a Nacho Gutiérrez, que ni vivía en Nombre de Dios y le advirtió a Adelaido:

Va a ser Nacho y me lo va hacer ganar con mil votos más de los que sacó usted. Si no lo hace así, cuando sea gobernador le hago una auditoría.

Hágala, -dijo Adelaido- no va a encontrar nada y el candidato pronunció la ominosa sentencia: Sí encuentro.

Otro caso parecido fue con el presidente de Durango, Jorge Mojica.

Ya en las postrimerías del sexenio de Ramírez Gamero buscó la diputación local y pidió licencia al cargo de presidente. El Cabildo se pronunció para sustituto por el regidor Jaime Fernández Saracho.

Cuando le notificó al gobernador Ramírez Gamero la decisión del Cabildo, el jefe le dijo: va a ser el suplente Patricio Ramírez.

Mojica protestó, la ley dice que al suplente se le llama sólo cuando el propietario esté incapacitado física, mental o jurídicamente.

Y otra vez la ominosa sentencia de Ramírez Gamero: Yo lo incapacito…

Fue conocido como el gobernador municipalista, en parte, porque la mayoría de las obras las proyectó al interior del Estado, pero sobre todo porque hizo realidad el municipio que por tantos años habían añorado los de Nuevo Ideal.

Y por otra parte, porque visitaba mucho los municipios.

Vaya de anécdota: En su primer año de gobierno, acudió a San Juan del Río a una corrida de feria; lo acompañaban Chayito su señora y el director de la Judicial, Antonio Díaz de León.

El presidente era Cándido Martínez.

Un chavalito que notoriamente no conocía al gobernador, se acercó y le dijo:

¿Una chela, “maistro”? El gobernador sonrió y le dijo: Sí, dame 4 y pagó con un billete de a 200.

El muchacho dijo, voy a cambiar, hay le encargo y le aventó la cubeta con las cervezas entre las piernas, había avanzado unos 5 metros el cubetero, cuando se regresó para advertirle.

¿Están contadas, eh?

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 22 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

viernes 20 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

jueves 19 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

miércoles 18 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

martes 17 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

domingo 15 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

viernes 13 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

jueves 12 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

miércoles 11 de noviembre de 2020

Tip...Tip...

Mariano Alvarado

domingo 08 de noviembre de 2020

Tip...tip...

Mariano Alvarado

Cargar Más