/ lunes 20 de mayo de 2019

Visión 2019

Fenadu 2019

Hablar de la feria local es comentar sobre un tema muy complejo y sobre todo polémico, razón por la cual lo abordaré en retrospectiva.

Para ser exacto, los próximos festejos darán inicio el 19 de julio y terminarán el 4 de agosto lo que se traduce que serán 3 fines semana y dos semanas completas, ¡el saco económico a la medida! Hablar del calendario citado es comentar sobre los tiempos y éstos son de ubicación, que siendo específico ya se llegó a la determinación de hacer unos festejos con una duración a la medida de las circunstancias económicas. Me explico: A finales del siglo pasado cada año las fiestas duraban lo mismo, 3 fines 2 semanas, esa era la medida idónea en factor tiempo a razón que era lo que la economía local podía naturalmente.

Esta inercia se rompe cuando en el sexenio de Ismael Hernández Deras, cuando se construyeron las nuevas instalaciones a las cuales siempre me opuse y más adelante explicaré el por qué, volviendo a los tiempos el gobernador citado determinó ampliar el calendario a 5 fines y 4 semanas completas y por decreto la denominó feria internacional y con el pasar del tiempo fue nacional y luego municipal, y ahora ¿? Pero el punto es que se vuelve al mismo calendario de tiempo y esto que nos dice que la dinámica económica es la misma del siglo pasado, sino es que menor, es decir la gente tiene menos poder adquisitivo.

Felicito a todas las personas involucradas que tomaron la decisión al respecto, esto se traduce a ser el traje a la medida y ya no querer seguir con una farsa manipulando las circunstancias. Ahora bien como los festejos aún no empiezan, a éstos les deseo el mayor de los éxitos tanto cuantitativamente, esto es que se logren buenos resultados económicos, y cualitativamente, que sean unos festejos dignos, representativos y con saldo blanco.

Enseguida paso a contestar por qué en su momento abierta y sustentadamente me opuse a la edificación de las actuales instalaciones. De entrada ponía como ejemplo tres ferias muy exitosas y las mismas coinciden en que el 80% de sus instalaciones eran portátiles y dentro de las manchas urbanas, la primera a nivel internacional la de Munchen, Alemania conocida como el Oktoberfest, donde su atractivo ancla es el festival de la cerveza. La segunda es en Medellín, Colombia conocida como la Feria de las Flores y el nombre habla del atractivo ancla, y la tercera la de Aguascalientes que como atractivo ancla tiene la fiesta taurina.

El hecho es que las tres ferias mencionadas se llevan a cabo en los centros de dichas ciudades, lo que significa tres ventajas, primera: se evita edificar instalaciones fijas que al final terminan subutilizadas “elefantes blancos”; segunda: sin los elefantes blancos no se da el constante y oneroso mantenimiento; tercero: no existe la transportación pública que se traduce en un gasto extra para las personas que asisten al recinto.

Estos tres puntos hacen toda la diferencia con nuestras colosales instalaciones fijas con las que contamos en nuestra ciudad capital, las cuales sólo se usan dos veces al año, en los festejos de julio y para la kermesse del 20 de noviembre.

En su momento el exgobernador Jorge Herrera Caldera emotiva y orgullosamente comentó que en ese recinto se habían invertido más de mil millones o sea no es un elefante sino un mamut blanco.

Y ya que toqué a esta singular especie animal, mencionaré otros como el CLID (Centro Logístico Industrial) del cual se esperaba que acabara en un gran fraccionamiento industrial, desgraciadamente en los hechos ni las moscas se paran, según los expertos esto debido en gran parte porque la tierra es arcillosa, lo que se traduce que cuando llueve se agrieta y subsanar ese pequeño detalle cuesta mucho dinero para aquellos que quisieran edificar ahí.

El otro tema es de conectividad, que tiene que ver con el aislamiento en que se encuentra nuestro Estado y mientras no se den importantes arterias comunicadoras (ferrocarril Durango-Mazatlán o carretera Parral-Durango, Durango-Guadalajara) seguiremos en el subdesarrollo económico. Retomando lo de los elefantes blancos ahí está Ciudad Pecuaria donde esta opera a un 30% de su capacidad, la razón en mucho es la misma el suelo no es el indicado por las mismas circunstancias que el CLID.

¿Cuál es la lectura de todo esto? que los gobernantes en turno se aferraron al negocio de la compra-venta de terrenos y esto gracias al tráfico de influencias (información oficial privilegiada) para ser específico las autoridades compraron los terrenos a precio de espejo y los vendieron a precio de oro, pero para ello se requerían los pretextos y de ahí las necesidades creadas con las obras y planes antes mencionados y todavía le sacaron rentabilidad política mediática, no importándoles heredarles a la comunidad un lastre de carga, que ahora hasta el mantenimiento cuesta de todo el circo de los elefantes blancos.

Aclaro que hice énfasis en este último punto porque quiero influir a través de este comunicado para dejar un testimonio de algo que ya no se debe repetir ni en el presente ni en el futuro, no a la mesianía, ya basta de obras de relumbrón o de primeras y últimas piedras, acciones y obras que sólo benefician a los políticos que las autorizan edificar en contubernio con los constructores, donde también éstos son parte de la corrupción, en la lógica de que tanto peca el que mata a la vaca, como el que le agarra la pata (sin hablar del diezmo).

Ante todo lo planteado, espero que toda la infraestructura pública antes planteada se concesione a la iniciativa privada o se utilice en otros esquemas para que se vuelva rentable económicamente y esto se traduzca en beneficio comunitario.

Fenadu 2019

Hablar de la feria local es comentar sobre un tema muy complejo y sobre todo polémico, razón por la cual lo abordaré en retrospectiva.

Para ser exacto, los próximos festejos darán inicio el 19 de julio y terminarán el 4 de agosto lo que se traduce que serán 3 fines semana y dos semanas completas, ¡el saco económico a la medida! Hablar del calendario citado es comentar sobre los tiempos y éstos son de ubicación, que siendo específico ya se llegó a la determinación de hacer unos festejos con una duración a la medida de las circunstancias económicas. Me explico: A finales del siglo pasado cada año las fiestas duraban lo mismo, 3 fines 2 semanas, esa era la medida idónea en factor tiempo a razón que era lo que la economía local podía naturalmente.

Esta inercia se rompe cuando en el sexenio de Ismael Hernández Deras, cuando se construyeron las nuevas instalaciones a las cuales siempre me opuse y más adelante explicaré el por qué, volviendo a los tiempos el gobernador citado determinó ampliar el calendario a 5 fines y 4 semanas completas y por decreto la denominó feria internacional y con el pasar del tiempo fue nacional y luego municipal, y ahora ¿? Pero el punto es que se vuelve al mismo calendario de tiempo y esto que nos dice que la dinámica económica es la misma del siglo pasado, sino es que menor, es decir la gente tiene menos poder adquisitivo.

Felicito a todas las personas involucradas que tomaron la decisión al respecto, esto se traduce a ser el traje a la medida y ya no querer seguir con una farsa manipulando las circunstancias. Ahora bien como los festejos aún no empiezan, a éstos les deseo el mayor de los éxitos tanto cuantitativamente, esto es que se logren buenos resultados económicos, y cualitativamente, que sean unos festejos dignos, representativos y con saldo blanco.

Enseguida paso a contestar por qué en su momento abierta y sustentadamente me opuse a la edificación de las actuales instalaciones. De entrada ponía como ejemplo tres ferias muy exitosas y las mismas coinciden en que el 80% de sus instalaciones eran portátiles y dentro de las manchas urbanas, la primera a nivel internacional la de Munchen, Alemania conocida como el Oktoberfest, donde su atractivo ancla es el festival de la cerveza. La segunda es en Medellín, Colombia conocida como la Feria de las Flores y el nombre habla del atractivo ancla, y la tercera la de Aguascalientes que como atractivo ancla tiene la fiesta taurina.

El hecho es que las tres ferias mencionadas se llevan a cabo en los centros de dichas ciudades, lo que significa tres ventajas, primera: se evita edificar instalaciones fijas que al final terminan subutilizadas “elefantes blancos”; segunda: sin los elefantes blancos no se da el constante y oneroso mantenimiento; tercero: no existe la transportación pública que se traduce en un gasto extra para las personas que asisten al recinto.

Estos tres puntos hacen toda la diferencia con nuestras colosales instalaciones fijas con las que contamos en nuestra ciudad capital, las cuales sólo se usan dos veces al año, en los festejos de julio y para la kermesse del 20 de noviembre.

En su momento el exgobernador Jorge Herrera Caldera emotiva y orgullosamente comentó que en ese recinto se habían invertido más de mil millones o sea no es un elefante sino un mamut blanco.

Y ya que toqué a esta singular especie animal, mencionaré otros como el CLID (Centro Logístico Industrial) del cual se esperaba que acabara en un gran fraccionamiento industrial, desgraciadamente en los hechos ni las moscas se paran, según los expertos esto debido en gran parte porque la tierra es arcillosa, lo que se traduce que cuando llueve se agrieta y subsanar ese pequeño detalle cuesta mucho dinero para aquellos que quisieran edificar ahí.

El otro tema es de conectividad, que tiene que ver con el aislamiento en que se encuentra nuestro Estado y mientras no se den importantes arterias comunicadoras (ferrocarril Durango-Mazatlán o carretera Parral-Durango, Durango-Guadalajara) seguiremos en el subdesarrollo económico. Retomando lo de los elefantes blancos ahí está Ciudad Pecuaria donde esta opera a un 30% de su capacidad, la razón en mucho es la misma el suelo no es el indicado por las mismas circunstancias que el CLID.

¿Cuál es la lectura de todo esto? que los gobernantes en turno se aferraron al negocio de la compra-venta de terrenos y esto gracias al tráfico de influencias (información oficial privilegiada) para ser específico las autoridades compraron los terrenos a precio de espejo y los vendieron a precio de oro, pero para ello se requerían los pretextos y de ahí las necesidades creadas con las obras y planes antes mencionados y todavía le sacaron rentabilidad política mediática, no importándoles heredarles a la comunidad un lastre de carga, que ahora hasta el mantenimiento cuesta de todo el circo de los elefantes blancos.

Aclaro que hice énfasis en este último punto porque quiero influir a través de este comunicado para dejar un testimonio de algo que ya no se debe repetir ni en el presente ni en el futuro, no a la mesianía, ya basta de obras de relumbrón o de primeras y últimas piedras, acciones y obras que sólo benefician a los políticos que las autorizan edificar en contubernio con los constructores, donde también éstos son parte de la corrupción, en la lógica de que tanto peca el que mata a la vaca, como el que le agarra la pata (sin hablar del diezmo).

Ante todo lo planteado, espero que toda la infraestructura pública antes planteada se concesione a la iniciativa privada o se utilice en otros esquemas para que se vuelva rentable económicamente y esto se traduzca en beneficio comunitario.

sábado 17 de agosto de 2019

TAL CUAL

lunes 12 de agosto de 2019

VISIÓN

sábado 10 de agosto de 2019

TAL CUAL

lunes 05 de agosto de 2019

VISIÓN

sábado 03 de agosto de 2019

TAL CUAL

lunes 29 de julio de 2019

VISIÓN

sábado 27 de julio de 2019

TAL CUAL

lunes 22 de julio de 2019

VISIÓN

sábado 20 de julio de 2019

TAL CUAL

lunes 08 de julio de 2019

Visión

Cargar Más