/ lunes 25 de febrero de 2019

Visión

En el senado se pudo sacar el tema de la guardia nacional y por consenso, lo cual es de aplaudir. Este complejo y delicado tema al final se pudo lograr en la cámara alta con 127 votos de todas las bancadas, esto es se aprobó por unanimidad los cambios al dictamen de la guardia nacional.

Para contextualizar más de una década las fuerzas armadas que hacían labores de seguridad pública carecían de un marco legal, ahora hay que reconocer que con tal aprobación se desmilitarizó la estrategia. Para ser explícito, la seguridad pública estará bajo un mando civil y con ciertos controles desde el Congreso, y la otra vertiente importante es que se obliga a los estados a profesionalizar a sus policías en un plazo máximo de seis años.

Puntos técnicos a destacar: empezando por que el presidente de la república podrá hacer uso de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria; también tendrá la facultad de designar al mando de la Guardia pero no podrá nombrar a un militar en activo y anualmente deberá enviar un informe al Senado del avance en la conformación del nuevo cuerpo de seguridad. En cuanto a lo del mando civil se eliminó la Junta de Comandantes que incluía al Ejército y la Marina para sustituirla por una coordinación interinstitucional.

Los integrantes de la Guardia serán en sus primeros cinco años militares, marinos, policía federal y civiles, los cuales serán canalizados y filtrados por las Secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, éstas los capacitarán y profesionalizarán con una disciplina homologada a la que aplica en las fuerzas armadas, entre otros aspectos.

Hasta aquí lo técnico, y entrando a lo político hay que decir que es un ejercicio democrático de reconocer, hablamos que el trabajo en el Senado fue un parlamento abierto y algo muy importante a considerar es que el cambio de postura del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador y su equipo es una buena señal para la vida institucional del país.

Y para concluir hay que destacar lo dicho por el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, la Guardia Nacional será un instrumento para garantizar la seguridad en el país y destacó que será un cuerpo de excelencia con mando civil y formación militar, y siendo enfático afirmó que la aprobación por unanimidad en la Cámara Alta es un triunfo de todas las fuerzas políticas, y yo diría de México.

Pero aún hay más, ahora la minuta se enviará a la Cámara de Diputados y ahí se turnará a la Comisión de Puntos Constitucionales, donde los diputados analizan y dictaminan solo los cambios introducidos por el Senado y tal comisión dictamina y remite el proyecto al Pleno.

Como en todo, siempre hay un factor que ensombrece, Mario Delgado, presidente de los diputados de Morena, comentó que no se aceptarán leyes que no resuelvan el problema, es decir defiende el modelo militarizado. Entre líneas podría seguir el forcejeo, por el bien de México esperemos y no.

En el senado se pudo sacar el tema de la guardia nacional y por consenso, lo cual es de aplaudir. Este complejo y delicado tema al final se pudo lograr en la cámara alta con 127 votos de todas las bancadas, esto es se aprobó por unanimidad los cambios al dictamen de la guardia nacional.

Para contextualizar más de una década las fuerzas armadas que hacían labores de seguridad pública carecían de un marco legal, ahora hay que reconocer que con tal aprobación se desmilitarizó la estrategia. Para ser explícito, la seguridad pública estará bajo un mando civil y con ciertos controles desde el Congreso, y la otra vertiente importante es que se obliga a los estados a profesionalizar a sus policías en un plazo máximo de seis años.

Puntos técnicos a destacar: empezando por que el presidente de la república podrá hacer uso de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria; también tendrá la facultad de designar al mando de la Guardia pero no podrá nombrar a un militar en activo y anualmente deberá enviar un informe al Senado del avance en la conformación del nuevo cuerpo de seguridad. En cuanto a lo del mando civil se eliminó la Junta de Comandantes que incluía al Ejército y la Marina para sustituirla por una coordinación interinstitucional.

Los integrantes de la Guardia serán en sus primeros cinco años militares, marinos, policía federal y civiles, los cuales serán canalizados y filtrados por las Secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, éstas los capacitarán y profesionalizarán con una disciplina homologada a la que aplica en las fuerzas armadas, entre otros aspectos.

Hasta aquí lo técnico, y entrando a lo político hay que decir que es un ejercicio democrático de reconocer, hablamos que el trabajo en el Senado fue un parlamento abierto y algo muy importante a considerar es que el cambio de postura del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador y su equipo es una buena señal para la vida institucional del país.

Y para concluir hay que destacar lo dicho por el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, la Guardia Nacional será un instrumento para garantizar la seguridad en el país y destacó que será un cuerpo de excelencia con mando civil y formación militar, y siendo enfático afirmó que la aprobación por unanimidad en la Cámara Alta es un triunfo de todas las fuerzas políticas, y yo diría de México.

Pero aún hay más, ahora la minuta se enviará a la Cámara de Diputados y ahí se turnará a la Comisión de Puntos Constitucionales, donde los diputados analizan y dictaminan solo los cambios introducidos por el Senado y tal comisión dictamina y remite el proyecto al Pleno.

Como en todo, siempre hay un factor que ensombrece, Mario Delgado, presidente de los diputados de Morena, comentó que no se aceptarán leyes que no resuelvan el problema, es decir defiende el modelo militarizado. Entre líneas podría seguir el forcejeo, por el bien de México esperemos y no.

sábado 13 de abril de 2019

TAL CUAL

lunes 01 de abril de 2019

Otra polémica iniciativa

lunes 25 de marzo de 2019

Controvertida iniciativa

sábado 23 de marzo de 2019

ANÁLISIS

martes 19 de marzo de 2019

Revocación o reelección

sábado 16 de marzo de 2019

Análisis

lunes 11 de marzo de 2019

Visión

lunes 04 de marzo de 2019

Visión

sábado 02 de marzo de 2019

VISIÓN

lunes 25 de febrero de 2019

Visión

Cargar Más