/ sábado 2 de marzo de 2019

VISIÓN

Las delicadas y extraordinarias declaraciones que hizo públicas Rómulo Campuzano González en cuanto que el alcalde José Ramón Enríquez lo mandó amenazar de muerte, por el bien comunitario no se pueden pasar por alto y dejar en el olvido. Según Rómulo, un amigo le dio un recado de Enríquez: “¡Dile que lo voy a chingar!”. Ante ello, Campuzano comentó que no levantará ninguna demanda, ya que sería perder el tiempo a razón que en la Fiscalía duermen el sueño de los justos, pero que sí hará un recorrido visitando a las personas “importantes”, como el Gobernador, el general de la Décima Zona Militar y al Arzobispo, para que sepan qué tipo de alcalde existe en Durango, aparte ¡que no tiene miedo, que sólo se pone en manos de Dios!

Duras y graves declaraciones. Que por un lado constituyen una crítica severa a la Fiscalía y por otro una amenaza pública, ya que ambos personajes, Campuzano y Enríquez, son representantes públicos; el primero es el secretario general del comité estatal del PAN y el segundo presidente municipal de la capital, por lo cual se debe esclarecer en ese carácter y dimensión.

Basado en lo dicho, hablamos que una autoridad (el presidente municipal, nada menos) al amenazar a Rómulo o a otra persona está amenazando a la sociedad indirectamente y ésta no puede ser representada ni mucho menos amenazada o sometida por una autoridad con ese actuar o características (porriles o gansteriles) no es un conflicto entre particulares, la sociedad también debe saber qué tipo de autoridad tiene, no sólo el General o el Gobernador, como dijo Rómulo la gente importante. ¿Que la sociedad no lo es?

Ahora escarbando el pasado reciente, si mal no recuerdo Rómulo ya había sido desafiado y agredido por un secuaz del Dr. Enríquez y supuestamente Campuzano acudió a la Fiscalía a interponer una demanda al respecto. De ser así ¿qué pasó? Si no pasó nada es por eso que el citado comenta que es perder el tiempo, entonces la titular Ruth Medina Alemán debe dar explicación pública; en paralelo el mismo Campuzano González debe hacer lo propio demandando al Dr. Enríquez por los cauces institucionales, ya que el amenazar es un delito y eso lo contempla el artículo 282 del código penal federal: Al que de cualquier modo amenace a otro con causarle un mal en su persona, en sus bienes, en su honor o en sus derechos se le aplicará sanción hasta un año de prisión. Aquí no es la ley divina sino terrenal, no es ponerse en las manos de Dios sino en las de las autoridades competentes o incompetentes. En contraparte y de sentirse agraviado, el Dr. José Ramón Enríquez debe demandar o contrademandar a Rómulo por señalamiento o injuria, que de no hacerlo oportuno aplicar el razonamiento del que calla otorga, y de ser así entonces la carta pública del Partido del Trabajo cobra relevancia, en específico cuando se señala a José Ramón Enríquez como un individuo altamente corrupto, enfermo de poder y lo más grave, por sus presuntos vínculos con la delincuencia.

Siguiendo por el hilo conductor de las declaraciones, se me hace muy oportuno comentar las del presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Jaime Mijares Salum, el cual comentó que ni Rómulo Campuzano ni ningún otro ciudadano debe sentirse amenazado (haciendo alusión a lo comentado) y que hay vías que se pueden utilizar para reportar agresiones o amenazas. Yo le pregunto a Mijares: ¿Cuál utilizó cuando le robaron su gasolinera y coincidentemente iba a hacer una declaración de carácter política? Qué raro que Jaime con la candidatura en la bolsa en el pasado proceso electoral haya declinado y al cuarto para las doce. La leyenda urbana refiere que fue amenazado. ¿Será? y ¿por quién?

Ante todo lo planteado este caso por su naturaleza y su gravedad debe aclararse públicamente, la sociedad que es la importante y aparte la que paga al tributar debe conocer quien la gobierna o pretende hacerlo, aparte ésta no puede estar amenazada y atemorizada.

NOTAS CORTAS NO TAN CORTAS

Más que un circo, resultó un carnaval el proceso de inscripción y selección, o más bien imposición, de aspirantes en MORENA. El día de ayer circularon varias listas de seleccionados a todos los ayuntamientos, destacando la lista de la página oficial de ese partido quedando para la capital Silvestre Flores (empleado federal), Héctor Vela y Otniel García (los primores) y el polémico y cuestionado José Ramón Enríquez. Si como dicen, los cuatro irán a las encuestas ¿quién ganará? El que traiga más estructura y $$$. Y hablando de centavos se comenta que muchos de los aspirantes del zoológico humano ya se alinearon y por migajas. ¡Una regiduría!, o sea capitalizaron sus cinco minutos de fama y sin representar ni a las moscas, ya ni hablemos de méritos o trayectoria.

De ser José Ramón Enríquez el candidato por MORENA estaremos ante una elección de estado, toda la chequera y estructura municipal entrarán en juego. De ser así MORENA, de ser el partido de la esperanza, será el de la desesperanza. Que desilusión o más bien que traición.

Armando Navarro, nuevo presidente de MORENA en Durango, dijo que él no es un artículo de lujo y le manda un mensaje al impresentable Rosendo: ¡El que manda soy yo! Lo que antes se veía en el PRI y nos azoraba era un cuento de niños con lo que se está dando en el partido de la esperanza.

De cal y de arena. La buena que se van a filmar cuatro películas en el estado. Bien por las autoridades en la materia; la mala es que se comenta que el secretario de Sectur, Miguel Torruco Marqués en su pasada visita a Durango no traía nada, que lo que se anunció ya todo estaba planchado por el Gobierno del Estado. Entre líneas la cuarta transformación está siendo una transformación de cuarta.

Divide y vencerás. Volviendo a Enríquez, si va a ser el candidato por MORENA para dónde jalarán sus empleados panistas. Jugada de ajedrez; por un lado restarle al PAN y por el otro sumarle a MORENA. Mejor imposible.

Que en el PAN Salum es el que más se oye, no obstante Ochoa no deja de hacerse escuchar haciendo declaraciones rimbombantes, ¡muerte civil a los corruptos!, vil oportunismo electorero.

Las delicadas y extraordinarias declaraciones que hizo públicas Rómulo Campuzano González en cuanto que el alcalde José Ramón Enríquez lo mandó amenazar de muerte, por el bien comunitario no se pueden pasar por alto y dejar en el olvido. Según Rómulo, un amigo le dio un recado de Enríquez: “¡Dile que lo voy a chingar!”. Ante ello, Campuzano comentó que no levantará ninguna demanda, ya que sería perder el tiempo a razón que en la Fiscalía duermen el sueño de los justos, pero que sí hará un recorrido visitando a las personas “importantes”, como el Gobernador, el general de la Décima Zona Militar y al Arzobispo, para que sepan qué tipo de alcalde existe en Durango, aparte ¡que no tiene miedo, que sólo se pone en manos de Dios!

Duras y graves declaraciones. Que por un lado constituyen una crítica severa a la Fiscalía y por otro una amenaza pública, ya que ambos personajes, Campuzano y Enríquez, son representantes públicos; el primero es el secretario general del comité estatal del PAN y el segundo presidente municipal de la capital, por lo cual se debe esclarecer en ese carácter y dimensión.

Basado en lo dicho, hablamos que una autoridad (el presidente municipal, nada menos) al amenazar a Rómulo o a otra persona está amenazando a la sociedad indirectamente y ésta no puede ser representada ni mucho menos amenazada o sometida por una autoridad con ese actuar o características (porriles o gansteriles) no es un conflicto entre particulares, la sociedad también debe saber qué tipo de autoridad tiene, no sólo el General o el Gobernador, como dijo Rómulo la gente importante. ¿Que la sociedad no lo es?

Ahora escarbando el pasado reciente, si mal no recuerdo Rómulo ya había sido desafiado y agredido por un secuaz del Dr. Enríquez y supuestamente Campuzano acudió a la Fiscalía a interponer una demanda al respecto. De ser así ¿qué pasó? Si no pasó nada es por eso que el citado comenta que es perder el tiempo, entonces la titular Ruth Medina Alemán debe dar explicación pública; en paralelo el mismo Campuzano González debe hacer lo propio demandando al Dr. Enríquez por los cauces institucionales, ya que el amenazar es un delito y eso lo contempla el artículo 282 del código penal federal: Al que de cualquier modo amenace a otro con causarle un mal en su persona, en sus bienes, en su honor o en sus derechos se le aplicará sanción hasta un año de prisión. Aquí no es la ley divina sino terrenal, no es ponerse en las manos de Dios sino en las de las autoridades competentes o incompetentes. En contraparte y de sentirse agraviado, el Dr. José Ramón Enríquez debe demandar o contrademandar a Rómulo por señalamiento o injuria, que de no hacerlo oportuno aplicar el razonamiento del que calla otorga, y de ser así entonces la carta pública del Partido del Trabajo cobra relevancia, en específico cuando se señala a José Ramón Enríquez como un individuo altamente corrupto, enfermo de poder y lo más grave, por sus presuntos vínculos con la delincuencia.

Siguiendo por el hilo conductor de las declaraciones, se me hace muy oportuno comentar las del presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Jaime Mijares Salum, el cual comentó que ni Rómulo Campuzano ni ningún otro ciudadano debe sentirse amenazado (haciendo alusión a lo comentado) y que hay vías que se pueden utilizar para reportar agresiones o amenazas. Yo le pregunto a Mijares: ¿Cuál utilizó cuando le robaron su gasolinera y coincidentemente iba a hacer una declaración de carácter política? Qué raro que Jaime con la candidatura en la bolsa en el pasado proceso electoral haya declinado y al cuarto para las doce. La leyenda urbana refiere que fue amenazado. ¿Será? y ¿por quién?

Ante todo lo planteado este caso por su naturaleza y su gravedad debe aclararse públicamente, la sociedad que es la importante y aparte la que paga al tributar debe conocer quien la gobierna o pretende hacerlo, aparte ésta no puede estar amenazada y atemorizada.

NOTAS CORTAS NO TAN CORTAS

Más que un circo, resultó un carnaval el proceso de inscripción y selección, o más bien imposición, de aspirantes en MORENA. El día de ayer circularon varias listas de seleccionados a todos los ayuntamientos, destacando la lista de la página oficial de ese partido quedando para la capital Silvestre Flores (empleado federal), Héctor Vela y Otniel García (los primores) y el polémico y cuestionado José Ramón Enríquez. Si como dicen, los cuatro irán a las encuestas ¿quién ganará? El que traiga más estructura y $$$. Y hablando de centavos se comenta que muchos de los aspirantes del zoológico humano ya se alinearon y por migajas. ¡Una regiduría!, o sea capitalizaron sus cinco minutos de fama y sin representar ni a las moscas, ya ni hablemos de méritos o trayectoria.

De ser José Ramón Enríquez el candidato por MORENA estaremos ante una elección de estado, toda la chequera y estructura municipal entrarán en juego. De ser así MORENA, de ser el partido de la esperanza, será el de la desesperanza. Que desilusión o más bien que traición.

Armando Navarro, nuevo presidente de MORENA en Durango, dijo que él no es un artículo de lujo y le manda un mensaje al impresentable Rosendo: ¡El que manda soy yo! Lo que antes se veía en el PRI y nos azoraba era un cuento de niños con lo que se está dando en el partido de la esperanza.

De cal y de arena. La buena que se van a filmar cuatro películas en el estado. Bien por las autoridades en la materia; la mala es que se comenta que el secretario de Sectur, Miguel Torruco Marqués en su pasada visita a Durango no traía nada, que lo que se anunció ya todo estaba planchado por el Gobierno del Estado. Entre líneas la cuarta transformación está siendo una transformación de cuarta.

Divide y vencerás. Volviendo a Enríquez, si va a ser el candidato por MORENA para dónde jalarán sus empleados panistas. Jugada de ajedrez; por un lado restarle al PAN y por el otro sumarle a MORENA. Mejor imposible.

Que en el PAN Salum es el que más se oye, no obstante Ochoa no deja de hacerse escuchar haciendo declaraciones rimbombantes, ¡muerte civil a los corruptos!, vil oportunismo electorero.

lunes 17 de junio de 2019

Visión

sábado 15 de junio de 2019

TAL CUAL

lunes 10 de junio de 2019

Visión

sábado 08 de junio de 2019

TAL CUAL

lunes 03 de junio de 2019

Visión

lunes 27 de mayo de 2019

Visión

sábado 25 de mayo de 2019

TAL CUAL

lunes 20 de mayo de 2019

Visión 2019

sábado 18 de mayo de 2019

TAL CUAL

lunes 13 de mayo de 2019

Visión

Cargar Más