/ lunes 25 de enero de 2021

XXXII aniversario del Museo Regional Durango-UJED

Siendo rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), Jorge Ramírez Díaz, el 28 de noviembre de 1988 –hace 32 años- abrió sus puertas el Museo Regional de Durango­UJED, en el céntrico edificio conocido como “El Aguacate”.

Ofrece al público desde la historia precolombina hasta la contemporánea, a través de 16 salas diferentes; cuenta con espacio para exposiciones temporales y una sala audiovisual.

Su antecedente es el Museo de Antropología e Historia de la UJED, que inició sus actividades el 8 de septiembre de 1980, en la casa rentada por la Universidad para estos efectos, en la calle Madero 100 Sur, esquina con Aquiles Serdán.

El objetivo fundamental de este museo es de custodiar los documentos y objetos que permitan explicar los procesos de integración territorial y evolución histórica y cultural de lo que hoy es nuestro estado, además de difundir la cultura, realizar exposiciones, presentar libros y editar hermosos y valiosos calendarios, dice el actual director de esta institución, Germán Alejandro Salazar Vázquez. ·

También representa un foro de expresión permanente de todos aquellos aspectos que enriquecen el conocimiento de la cultura durangueña, sin dejar de lado lo nacional y lo universal. Mediante el museo se amplían las tareas de preservación, rescate y difusión del patrimonio cultural en el que se incluye lo histórico, lo antropológico y lo artístico.

Después de ocho años de existencia como Museo de Antropología e Historia de la Universidad, se constituyó en Museo Regional de Durango­UJED y con ello las perspectivas y los objetivos son más amplios, enriqueciendo así su ya valioso acervo.

Para lograr su creación y actual acervo cultural se requirieron muchos años de trabajo, así como la aportación de experiencias de antropólogos, historiadores, artistas e investigadores. Y para constituirse en Museo Regional se estableció un convenio entre el gobierno federal, el estatal, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la UJED, en el cual las partes aceptaron diversos compromisos encaminados a enriquecer la institución y a fortalecer la difusión básica de labor histórico cultural.

En lo económico, la Secretaría de Educación Pública del Gobierno federal aportó 400 millones de pesos; el gobierno del estado 265 millones y a la Universidad 35 millones. Por otra parte, al INAH le correspondió emitir la normatividad a la que se sujetó la instalación del Museo, para lo que comisionó para el guion a la etnóloga profesora Agripina García Díaz, quien coordinó el proyecto con la colaboración de investigadores de Durango, de la ciudad de México y de Guadalajara.

El Museo se vincula a la red de museos del INAH con el fin de procurar el intercambio de colecciones, así como de exposiciones temporales a nivel nacional. Es a la vez, cabeza de la Red Estatal de Museos y depósito del Patrimonio Cultural e Histórico Universitario.

El director del Museo, Salas Vázquez, en entrevista que le realizamos en el Programa “Quehacer Universitario” por TVUJED señaló que existen 1,500 obras que datan del año 1560 hasta el 1860 debidamente catalogados y con sus respectivas fichas técnicas, además de 600 títulos del siglo pasado y del presente. Y que custodian obras de incalculable valor como la colección de 10 pinturas titulada la “Ascensión de la Virgen” referente a la historia de la Virgen María desde su nacimiento hasta su asunción de la autoría de Miguel Cabrera que data de 1745; una pintura -la única en Durango- del pintor de Santiago Papasquiaro, Fermín Revueltas Sánchez. En fin un espacio cultural, que aprovechando la pandemia se está remodelando su planta alta. Venciendo a este virus, debemos visitarlo.

Han sido directores del Museo: Su fundador, Ángel Rodríguez Solórzano hasta su fallecimiento el 20 de abril de 2002, le siguió como director interino Luis Eduardo Lazalde Montoya hasta el 2005 que es nombrado Enrique Arrieta Silva hasta el 2010 que lo substituye Jorge Arce Rodríguez y a partir de febrero de 2018 a la fecha Germán Alejandro Salazar Vázquez.

Siendo rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), Jorge Ramírez Díaz, el 28 de noviembre de 1988 –hace 32 años- abrió sus puertas el Museo Regional de Durango­UJED, en el céntrico edificio conocido como “El Aguacate”.

Ofrece al público desde la historia precolombina hasta la contemporánea, a través de 16 salas diferentes; cuenta con espacio para exposiciones temporales y una sala audiovisual.

Su antecedente es el Museo de Antropología e Historia de la UJED, que inició sus actividades el 8 de septiembre de 1980, en la casa rentada por la Universidad para estos efectos, en la calle Madero 100 Sur, esquina con Aquiles Serdán.

El objetivo fundamental de este museo es de custodiar los documentos y objetos que permitan explicar los procesos de integración territorial y evolución histórica y cultural de lo que hoy es nuestro estado, además de difundir la cultura, realizar exposiciones, presentar libros y editar hermosos y valiosos calendarios, dice el actual director de esta institución, Germán Alejandro Salazar Vázquez. ·

También representa un foro de expresión permanente de todos aquellos aspectos que enriquecen el conocimiento de la cultura durangueña, sin dejar de lado lo nacional y lo universal. Mediante el museo se amplían las tareas de preservación, rescate y difusión del patrimonio cultural en el que se incluye lo histórico, lo antropológico y lo artístico.

Después de ocho años de existencia como Museo de Antropología e Historia de la Universidad, se constituyó en Museo Regional de Durango­UJED y con ello las perspectivas y los objetivos son más amplios, enriqueciendo así su ya valioso acervo.

Para lograr su creación y actual acervo cultural se requirieron muchos años de trabajo, así como la aportación de experiencias de antropólogos, historiadores, artistas e investigadores. Y para constituirse en Museo Regional se estableció un convenio entre el gobierno federal, el estatal, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la UJED, en el cual las partes aceptaron diversos compromisos encaminados a enriquecer la institución y a fortalecer la difusión básica de labor histórico cultural.

En lo económico, la Secretaría de Educación Pública del Gobierno federal aportó 400 millones de pesos; el gobierno del estado 265 millones y a la Universidad 35 millones. Por otra parte, al INAH le correspondió emitir la normatividad a la que se sujetó la instalación del Museo, para lo que comisionó para el guion a la etnóloga profesora Agripina García Díaz, quien coordinó el proyecto con la colaboración de investigadores de Durango, de la ciudad de México y de Guadalajara.

El Museo se vincula a la red de museos del INAH con el fin de procurar el intercambio de colecciones, así como de exposiciones temporales a nivel nacional. Es a la vez, cabeza de la Red Estatal de Museos y depósito del Patrimonio Cultural e Histórico Universitario.

El director del Museo, Salas Vázquez, en entrevista que le realizamos en el Programa “Quehacer Universitario” por TVUJED señaló que existen 1,500 obras que datan del año 1560 hasta el 1860 debidamente catalogados y con sus respectivas fichas técnicas, además de 600 títulos del siglo pasado y del presente. Y que custodian obras de incalculable valor como la colección de 10 pinturas titulada la “Ascensión de la Virgen” referente a la historia de la Virgen María desde su nacimiento hasta su asunción de la autoría de Miguel Cabrera que data de 1745; una pintura -la única en Durango- del pintor de Santiago Papasquiaro, Fermín Revueltas Sánchez. En fin un espacio cultural, que aprovechando la pandemia se está remodelando su planta alta. Venciendo a este virus, debemos visitarlo.

Han sido directores del Museo: Su fundador, Ángel Rodríguez Solórzano hasta su fallecimiento el 20 de abril de 2002, le siguió como director interino Luis Eduardo Lazalde Montoya hasta el 2005 que es nombrado Enrique Arrieta Silva hasta el 2010 que lo substituye Jorge Arce Rodríguez y a partir de febrero de 2018 a la fecha Germán Alejandro Salazar Vázquez.