imagotipo

Ciudad sustentable

  • Luis Alfredo Rangel Pescador

 

Los teóricos definen como ciudad sustentable aquella que cuenta con  una adecuada movilidad, ahorro de energía y de recursos hídricos, disminución de la contaminación y creación de espacios.

En ella confluyen hábitos, cultura, costumbres, no se logra con una regla general, sino que el factor más importante es el de la actitud de cada ciudadano que la habita.

De nada sirve si el alumbrado público se alimente de celdas solares o si las avenidas se ensanchan, o se construyen edificios inteligentes para mejorar la atención a los ciudadanos ante la serie de trámites a realizar.

El Gobierno Municipal es el más cercano a la gente, por la naturaleza misma de sus funciones, como la de los servicios de mercado, panteón, agua potable, jardines, basura, responde al quehacer diario de sus habitantes que pretenden gozar de mejor calidad de vida.

A diario por tradición lo primero que sacamos muy temprano es la bolsa de basura, este servicio que no se ha valorado en su real dimensión tiene varias aristas para su análisis.

La primera es la del servicio mismo, este debe ser integral, o sea, recolección, traslado y disposición final, con lagunas variantes que se pueden adicionar como es la clasificación y separación de la basura y reciclaje.

De las tres acciones básicas enunciadas la recolección es la más visible al ojo social, queremos que se recoja la basura doméstica, todos los días del año, ay si así no sucediera, los más contentos los perros callejeros, que de inmediato acuden a espulgar la bolsa para encontrar el pedazo de pan para subsistir, y con pena, vergüenza personal como parte de una sociedad, también son los menesterosos los que vemos hurgando en busca del pedazo de cartón o metal, lo más lastimoso, también el “desperdicio” de comida, sobrante de las mesas de los que tenemos la fortuna de comer tres veces al día.

Desde la perspectiva ambiental, el problema no se limita a lo escénico, a que se ve mal, sino que es un problema serio de salud pública y de contaminación al suelo y al agua.

Los gobiernos municipales por mandato constitucional, deben aplicarse a la prestación de este servicio, obvio, cada uno de manera responsable pero diferenciada, por fortuna el tema medio ambiental va permeando no a la velocidad necesaria, pero sí constante, la voluntad política del Gobierno de Aispuro Torres se ve reflejada en la solidaridad, sin distinción partidaria, escucha las demandas de los presidentes municipales y de la población en general, traduciendo esa solidaridad en hechos concretos, que por lo que respecta al tema que nos ocupa, no deja lugar a dudas.

Cápsulas de sosa: El caso Chihuahua va dar para más, aunque la cocinera tenga el sartén, las evidencias de los hechos obligarán a conciliar para bien de las dos partes.

Los cestos o contenedores en calles y avenidas para la basura, han tenido un gran avance tecnológico, lástima que a nivel de nuestra ciudad lo ignoren, ya que en lugar de resolver agravan el problema.

Empieza notarse en la administración estatal el trabajo en base a resultados y estos sustentados en metas y objetivos. Enhorabuena.