imagotipo

Homenaje al Constituyente del 1917: Alberto Terrones Benítez

  • José de la O Holguín

 

En el marco de las conmemoraciones del Centenario de la Promulgación de la Constitución de 1917, el próximo viernes 2 de junio, a las 18:00 horas; la LXVII Legislatura local del H. Congreso del Estado de Durango, ha decidido honrar este acontecimiento, convocando a los duranguenses a la develación de la exposición fotográfica “Alberto Terrones Benítez: Pasión Legislativa por México y por Durango”.

Lo anterior en reconocimiento al diputado Constituyente de 1917, gobernador provisional, senador, líder agrario y preclaro político durangueño, que honró con sus acciones legislativas la historia patria de México y de Durango.

Para ello, algunas instituciones culturales se han unido para este propósito como la fundación “Guadalupe y Pereira”; la Red de Escritores Independientes de Durango; la Gran Logia de Estado “Guadalupe Victoria”, “Los Últimos Villistas”, A.C.; el Museo Nacional Francisco Villa y particularmente la familia Terrones Macías, quien generosamente abrió su archivo particular para confeccionar la muestra fotográfica que se expondrá en la arcada principal del Palacio Legislativo.

Sumado a lo anterior este año se cumple el centésimo trigésimo aniversario del natalicio de Alberto Terrones Benítez, quien nace en Nombre de Dios, Durango.

Su faceta como legislador y Constituyente, ha sido estudiada a profundidad, sin embargo, la historiografía local escasamente plantea su etapa como liberal activo o bien agente general de la Secretaría de Agricultura y Fomento. Un episodio poco estudiado en Durango, es su postura frente a asuntos Agrarios y Clericales.

Al respecto, el licenciado Terrones recomendó públicamente al legislador local Fortino H. Aragón, en relación a la intromisión de la cuestión religiosa en los asuntos agrarios; que los legisladores durangueños deberían mantener alejadas las cuestiones religiosas de los asuntos ejidales, toda vez que, a ningún ciudadano o autoridad de la República le era permitido obstruccionar la labor que el gobierno desarrollaba en cumplimiento de la Constitución de 1917.

Terrones Benítez, precisó en referencia al contenido del Artículo 130, que éste obligaba a las legislaturas a limitar el número de ministros de las diversas religiones, por lo que cualquier posicionamiento legislativo era plenamente justificado y apegado a la Constitución; y que el obstruccionar el cumplimiento de la Ley Fundamental colocaría al Clero en calidad de desobediencia a la ley y a los mandatos de las autoridades constituidas y en su caso de sedición.

Alberto Terrones como Constituyente de 1917, en su vida civil y profesional siempre se apegó a la legalidad, como el caso particular del clero frente a dicho problema agrario, donde sobra referir, que el licenciado Benítez fue un especialista en la materia. Al ser público su pronunciamiento en Durango, el Clero contestó vía el legislador Fortino H. Aragón, argumentando que Alberto Terrones Benítez, en su calidad de Procurador de Pueblos de Durango acudía a un recurso de abogado en la que ignoraba las leyes, con el fin de amedrentar al pueblo y obligarlo a que no protestara contra las vejaciones que inferían a su conciencia religiosa y que la amenaza de que serían considerados como sediciosos los que protestaran, era verdaderamente ridícula, cobarde y villana.

Estos datos ubican al constituyente durangueño Terrones Benítez como un fiel procurador de los principio legislativos de 1917, del cual fue su más ferviente defensor. Los esperamos en la muestra fotográfica que cuenta con más de setenta documentos inéditos.