imagotipo

Jóvenes volver a pensar

  • Tomás Bermúdez Izaguirre

 

La heroica Venezuela

 

Ya en estos instantes la crisis en Venezuela alcanza niveles preocupantes para la comunidad internacional. La instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) eliminó cualquier sospecha de poder que pudiera ostentar parte de la oposición a través del Parlamento, dejando con amplios poderes al chavismo ahora representado y/o heredado por el novel dictador sudamericano Nicolás Maduro el cual se ungió como tal, -“mandando al diablo a las instituciones”- emanadas de una democracia la cual se encuentra ya con los estertores agónicos y evoluciona a una tiranía en pleno siglo XXI, en los discursos tan anacrónicos que semejan a un orador castrista cubano en los años 60s, “el imperialismo yanqui nos explota” “nunca vamos a ser lacayos de ellos” y una serie de discursos con la más de las retoricas puras en contra de la burguesía y del capitalismo como la escuchábamos en los movimientos del estudiantado hace ya varios ayeres, jugando con esas abstracciones que sólo viven en el pasado y muy sombrío, por cierto. Ha dado la puntilla a cualquier intento de conciliar al pueblo venezolano el nuevo organismo impulsado por el oficialismo se atribuyó poderes que incluso superan la figura del presidente. La Asamblea Constituyente, encabezada por los más fieles seguidores colaboradores Maduro, firmó un decreto que subordina a todas las instituciones venezolanas a la ANC. Además, una nueva normativa aprobada por la Asamblea los faculta para vetar a los candidatos opositores que se presenten a elecciones de gobernador regional, algo que podría extenderse a las presidenciales de 2018 si es que el poderoso organismo no dice lo contrario. La oposición acusa de corrupción y destrucción de la democracia al gobierno. Hoy los detractores a Maduro no tienen voz y menos un organismo que los represente ante el cada vez más poderoso chavismo. El conflicto escala y Venezuela se polariza cada día más en medio de una crisis que está lejos de resolverse. Quizá una proclama que hicieron un grupo de militares los cuales mencionaron: “Nos declaramos en legítima rebeldía, unidos hoy más que nunca con el bravo pueblo de Venezuela para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro Aclaramos que esto no es un golpe de Estado; esta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional. Pero más aún para salvar al país de la destrucción, para detener los asesinatos de nuestros jóvenes y familiares. Como militares institucionales, reconocemos y respetamos a la Asamblea Nacional, pero exigimos que ésta reconozca y respeta la voluntad de un pueblo por librarse de la tiranía” Como corolario debemos de tener esta circunstancia que es posible que un embrión de tirano llegue al poder por la vía democrática, ¡conciudadano viene el 18! Cuidado… “Roma locuta est” Roma ha hablado.

Correo electrónico: tomymx@me.com