imagotipo

Nuestra callada y tranquila ciudad colonial nunca duerme, siempre hay algo que disputarse

  • Álvaro San Juan

 

No cabe duda, pueblo chico infierno grande. En Durango, cuando no es una cosa es la otra, y como dijo el clásico: El chisme y la rumorología es el deporte favorito de los duranguenses. En este mundo deportivo, las mentiras parecen verdades, las verdades parecen mentiras y algunos hasta ven el vaso medio lleno y otros medio vacío.

En ocasiones creíamos que resuelto el problema de la gubernatura en el Estado, con ello quedaría resuelto todo, pero vemos que no es así: Las rebanadas del pastel que quedan son para los personajes que los disputan con el argumento de que son “aispuristas puros” y que por ellos despacha en el Bicentenario, razón por la cual quieren que les escriture, por ejemplo, la rectoría de la UJED, la Fiscalía anticorrupción y hasta la Comisión de Derechos Humanos del Estado.

Al parecer ya quedó lista la Ley Anticorrupción y solo queda pendiente su ley reglamentaria, que es lo más importante. La COPARMEX a nivel nacional y estatal siente esta ley como un triunfo suyo, así como la Ley 3 de 3, y sólo esperan el momento oportuno para cobrar con creces su invaluable colaboración. La COPARMEX acusa a la clase política de ser la culpable de la corrupción en México, pero creen que han descubierto el hilo negro.

¿Las cúpulas empresariales del país pueden tirar la primera piedra o la tiran y esconden la mano? Ya lo sabemos, en el tema de la corrupción tanto peca el que mata a la vaca como el que le agarra la pata. No escribiremos la novela negra de la corrupción, pero sí diremos algo como ejemplo: ¿la empresa OHL, la favorita del Estado de México y del gobierno federal, habrá cometido actos de corrupción, de tráfico de influencias, y quienes les dieron y les siguen dando contratos también? ¿estará afiliada la empresa OHL a la COPARMEX?

Sin duda, la figura del fiscal en el papel representa mucho poder, y ya veremos qué facultades le otorgará la Ley Reglamentaria. Aquí en Durango, aunque usted no lo crea, para la Fiscalía ya hay varias tiradoras y tiradores.

La presidenta de COPARMEX, capítulo Durango, Mayté Vivó Prieto, que se ha propuesto acabar con la corrupción en nuestro Estado, al fin aceptó ante la pregunta que le hicieron reporteros de comunicación, que esperaría a la convocatoria para saber los requisitos que se requieren para aspirar a la fiscalía anticorrupción y después tomar su decisión.

Llaman la atención las declaraciones de Mayté Vivó porque ella siempre ha negado tener la intención de convertirse en la fiscal anticorrupción, ¿o será que la gente se encaprichará y se lo pedirá? Pero no tenemos por qué sorprendernos, es de sabios cambiar de opinión. Difícil, sin duda, será encontrar el perfil moral y ético que se necesita para ser el fiscal. Lo que sí puede suceder es lo mismo de siempre: que llegará aquel identificado con los círculos del poder.

El caso de la rectoría de la UJED la quieren los grupos que desde que salió Rubén Calderón se sintieron desplazados y hasta entonces se acordaron de la autonomía. Por cierto, el rector ya declaró que no va a renunciar, que nunca le firmó a ese grupo nada sobre su renuncia, y le creemos, porque hasta el momento ese documento no se ha hecho público, y por otra parte, nadie firma su acta de defunción.

El tema del nuevo presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos es asunto de primera orden, la violación de los derechos humanos y sus garantías en Durango es cosa de todos los días. Cuando esto sucede, son mínimas las quejas que llegan a la Comisión Estatal.

No se trata de que alguien tenga un título de abogado para ser el presidente, además de los requisitos legales es importante que los 13 aspirantes tengan el dominio pleno en materia de derechos humanos, deben tener una carrera en ese sentido, de varios años, y el que cubra ese perfil, que sea el nuevo presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.