imagotipo

Por fin, un patronato para la Feria

  • Álvaro San Juan

Los que tengan la responsabilidad de tener en sus manos el patrimonio del recinto ferial deben ser, y tener, un perfil no sólo profesional también, que sean bien vistos por la sociedad por su conducta honorable.

 

Hace unos días, en rueda de prensa, el gobernador del estado anunció de manera oficial la figura de un patronato que de hoy en adelante, será el responsable de organizar nuestra Feria Nacional Durango. Y en verdad, creemos que dicho patronato, es lo correcto por las facultades y obligaciones que tendrá.

Por vía de mientras, declaró a los medios que este patronato será incluyente, y plural, donde esté representado el gobierno estatal, los empresarios a través de sus cámaras empresariales, gente de la cultura y la sociedad civil. Pensamos que el Ejecutivo estatal hizo lo correcto porque muchas voces de la sociedad por fin, fueron escuchadas. De eso, se trata la alternancia.

Desde el sexenio de Hernández Deras, la percepción social era que la dirección de la Fenadu sólo servía para darnos a los duranguenses pan y circo, sobre todo, en tiempos electorales significaba un manejo político y las ganancias de la Feria, se convertían en una especie de caja chica del gobierno en turno. Las ganancias de la Feria del año pasado fueron de seis millones de pesos, esta vez al parecer podría ser la misma cantidad.

Quizá por eso, los reporteros que cubrieron la rueda de prensa hicieron la siguiente pregunta: ¿Por qué en las pasadas ferias las ganancias fueron de seiscientos mil pesos? como dijo Juan Gabriel: “Lo que se ve no se pregunta”.

La figura de un patronato para administrar y organizar la Feria tiene muchas ventajas entre otras, eliminar el poder personal que tenía un director de la Fenadu por la facultad de decidir que se hace y que no.

Ahora sigue, sí es necesario, que dicho patronato sea una iniciativa del Ejecutivo para que el Congreso del Estado de acuerdo a sus facultades legales la apruebe. Otro eje muy importante como lo anunció ese día el Gobernador serán sin duda, las personas que se queden como presidente, secretario, vocales, y el importante consejo de vigilancia.

Los que tengan la responsabilidad de tener en sus manos el patrimonio del recinto ferial deben ser, y tener, un perfil no sólo profesional también, que sean bien vistos por la sociedad por su conducta honorable. Será necesario que a ello se le agregue su experiencia, capacidad y conocimiento de este tipo de actividades para que presenten buenas cuentas a la sociedad y las utilidades lleguen a quienes más la necesiten, en este caso, por ejemplo, al DIF Municipal o al Estatal.

La idea de este patronato de acuerdo con el gobernador es que, a corto, mediano y largo plazo, se pueda ofrecer lo que hoy encontramos en la Feria de San Marcos en Aguascalientes. También se tiene la idea de que la Feria no sea tan larga es decir, que sea de calidad más que de cantidad. Así mismo, ver a nuestra Feria convertida también en una fiesta de la cultura popular y nuestras costumbres. El Gobernador ya hizo lo suyo, ahora viene lo más difícil: Quienes integren el próximo patronato respondan también a la sociedad.