imagotipo

Tip… Tip…

  • Mariano Alvarado

 

¿Sabe cuánto gana un delegado de la PGR?

En nómina, claro.

Ciento veinte mil pesos mensuales.

Más o menos lo que pretenden que gane el fiscal anticorrupción.

Y que los consejeros ganen entre 70 mil y 80 mil.

Se me hace mucha lana a menos que los resultados la justifiquen.

Y a riesgo de ser escéptico, pero no creo en esa entelequia.

En la edad media había augures que se encargaban de llevar las noticias.

Al que daba malas noticias le cortaban la cabeza…

Si Galdino Torrecillas hubiera vivido entonces, no sé cuantas veces lo habrían decapitado.

Los normalistas beneméritos se quejan de que por primera vez en la historia de la centenaria institución, al inicio de cursos no acudieron ni el gobernador, ni el secretario de Educación ni nadie de importancia de la SEED.

Según Luis Ángel Martínez Diez en su colaboración del pasado domingo, Cuba es un paraíso para vivir.

¿Y qué espera, Churumbel?

Auscultar a la comunidad técnica y a vecinos del rumbo a ver si están de acuerdo en hacer el Paseo del Maguey, calle lindero oeste del instituto.

Por cierto no veo la razón de que sigan tomando el pelo con auscultaciones para un proyecto que ya está decidido.

En las redes sociales hay memes que son verdaderas memadas.

Si hay mecenas ¿por qué no hay mecomes?

El profe Esbardo Carreño le dio mucho tiempo lustre al ICED.

Lo salieron porque la SEP dijo que no quería comisionados.

Se tiene que ir a su clase que no sé cual sea pero debe ser de importancia que su entrega fue tal, que el ICED llevó su arte a todos los municipios de Durango y esto debe reconocérselo al mentor de Santa María del Oro, cronista de San Juan del Río.

Hay un colega que tiene una revista virtual llamada Impulso.

Al mismo tiempo desempeñaba un modesto cargo en una dirección  del municipio.

Algo escribió que la secretaria municipal, Claudia Hernández interpretó mal y por esa razón mandó que le cortaran la cabeza.

No le daría yo el premio a la libertad de expresión.

Bueno, la ley orgánica de la UJED prohíbe la reelección de directores y de rector.

Pero esa ley entró en vigor cuando Erasmo Návar ya era rector y según un precepto jurídico universal, ninguna ley tiene efectos retroactivos en perjuicio.

Así pues se me ocurre “que al de Tepehuanes se le ocurriera presentarse para la reelección¨

¿Qué pasaría?

Digo… podría darse el caso, ¿no?

Esto es nomás para que tiemblen Rubén Calderón, Gerardo Cisneros y uno otro agazapado por ahí.