Ver nota completa

Parlamento israelí apoya ley para aplicar pena de muerte a terroristas

El Parlamento israelí (Knéset) aprobó hoy, en lectura preliminar, un proyecto de ley que permitirá aplicar la pena de muerte a condenados por "terrorismo".

Tras un intenso debate, la cámara dio luz verde -con 52 votos a favor y 49 en contra- a una enmienda al Código Penal, presentada por el partido del ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, Israel Beitenu, pese a la opinión contraria de la Fiscalía General del Estado.

Israel contempla la pena capital para situaciones de excepción como genocidas nazis (aplicada en 1962 a Adolf Eichmann) y alta traición en caso de guerra con consecuencias graves para la seguridad del Estado o sus ciudadanos, pero ésta nunca ha sido aplicada.

La actual propuesta permite su aplicación a los condenados por "terrorismo", tanto en tribunales militares como civiles, y rebaja la unanimidad exigida para este veredicto a la mayoría de la corte.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se ha mostrado a favor de su aplicación y, en junio pasado, pidió la pena capital para el palestino de 20 años que asesinó a tres miembros de una misma familia judía en un colonia de Cisjordania.

"Digo que hay casos extremos, como cuando la gente lleva a cabo ataques terribles, no merecen vivir", declaró hoy durante la lectura de la propuesta en el Parlamento y aclaró que llevará el proyecto, todavía en fase inicial, a debate en el Consejo de Ministros.

La viceministra israelí de Defensa, Tzipi Hotolevy, calificó hoy la iniciativa de "moral y justa", señaló el digital Times of Israel.

Por su parte, los diputados de la oposición criticaron la iniciativa legislativa y alertaron de que servirá para "glorificar a los asaltantes".

La delegación de la Unión Europea en Israel cuestionó la normativa en curso y apostó por "la tendencia mundial hacia la abolición de la pena capital, que ya ha sido rechazada en más de dos tercios de todos los países".

"La pena de muerte es incompatible con la dignidad humana. Constituye un trato inhumano y degradante, no tiene ningún efecto disuasorio comprobado y permite que errores judiciales lleguen a ser irreversibles y fatales", alertó en su cuenta de la red social Twitter.

/eds