/ jueves 9 de marzo de 2023

Jessica no solo apaga incendios, también rompe estereotipos

Mientras otras niñas soñaban con ser cantantes, maestras o astronautas, Jessica siempre tuvo en mente ser bombero, demostrando con ello que los sueños no tienen género

Con apenas 27 años, Jessica Valenzuela Ortiz, ha pasado los últimos ocho en una estación de bomberos dedicada primero a la labor de voluntaria y desde hace un año y medio como bombero C, es decir, el más bajo en la categoría, pero con el objetivo de llegar al nivel A y quién sabe, en una de esas buscar una especialización y ser teniente.

Al igual que sus compañeros de turno, todos los días llega a su estación de servicio, toma asistencia, limpia su área de trabajo y equipo de protección, toma sus capacitaciones y adicionalmente es la encargada de poner la rutina de activación física para sus compañeros, pues cabe mencionar es egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Cultura Física y Deporte en la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED).

#8M Jessica no solo apaga incendios, también rompe estereotipos / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango

Mientras otras niñas soñaban con ser cantantes, actrices, secretarias, maestras o incluso astronautas, Jessica siempre tuvo en mente ser bombero, demostrando con ello que los sueños no tienen género, por eso en cuanto pudo se unió al equipo de voluntarios de la Dirección Municipal de Protección Civil (DMSP), actividad que combinaba con sus estudios profesionales.

Reconoce que llegar a ser bombero no es fácil, y es que tan solo el traje que se utiliza durante el combate de un incendio pesa 10 kilogramos, y cuando este se encuentra mojado duplica su peso, a esto se suman las herramientas que deben llevar para realizar su labor, por lo que para una joven de no más de 60 kilogramos, eso representa un gran esfuerzo.

De ahí que muchos piensan que esta actividad no es para mujeres, sin embargo cuando ven a Jessica sobre el camión de bomberos es inevitable no jalar las miradas de la gente que la ve pasar trepada en la parte de atrás de ese enorme vehículo, como cualquiera de sus compañeros.

#8M Jessica no solo apaga incendios, también rompe estereotipos / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango

Y es que para formar parte de una de las corporaciones más nobles dentro del servicio público, ya que arriesgar sus vidas para salvar las de otros, a esta joven de 27 años le ha tomado al menos ocho de estos mismos que ha invertido en capacitaciones para llegar hasta donde está actualmente y no piensa parar.

Además la acompaña una fortaleza interior que la ha llevado a rescatar vidas, incluso de entre los escombros, luego de que en los últimos meses se registraron dos explosiones por acumulación de de gas en hogares de la ciudad de Durango, los cuales quedaron reducidos a escombros. Hasta el lugar, llegó ella junto a sus compañeros y como ellos comenzó a poner en práctica para lo que se preparan diariamente. Lo mismo cuando se trata de incendios grandes y es necesario sacar a personas atrapadas.

Aunque pareciera que se enfrenta a un camino de rechazo y discriminación, lo cierto es que Jessica se siente acompañada y apoyada por sus compañeros, asegura que nunca se ha sentido discriminada, ni tampoco se le ha dado un trato especial por ser mujer, por el contrario le ha tocado demostrar que con mucho ingenio se puede incluso cargar un objeto que, por sus dimensiones, se cree imposible para una de ellas.

Mientras ella posa para la lente de El Sol de Durango, su comandante platica que a Jessica nada la asusta, y el lugar que hoy en día tiene en la institución se lo ha ganado a pulso, “una vez llegaron otras voluntarias y les pedí que cargaran un aparato pesado, ninguna de ellas pudo hacerlo, me decían que era muy grande. Le pedí a Jessica que lo moviera de lugar, llegó se lo puso sobre una pierna y de apoco lo fue arrastrando hasta su lugar”, esta es solo uno de los recuerdos que tienen quienes trabajan con ella, pero seguramente debe haber muchas más anécdotas.

Al cuestionarla por qué sigue en Protección Civil y no ejerce de lleno su profesión, dice haber intentado dedicarse a la docencia, “pero la verdad es muy difícil y la verdad yo siempre quise estar aquí, ese era mi sueño”, cuenta y en sus ojos solo refleja la emoción que le da estar ahí.




Ganarse un lugar en la corporación

Como todos los bomberos, Jessica debió concursar el lugar ya que no es fácil llegar hasta ahí, por ello tras realizar un examen y competir con otros voluntarios, finalmente demostró que fue la mejor de ese grupo y con ello ser quien ocupara esa plaza disponible.

Actualmente ella es la única bombera que se encuentra en operatividad, es decir, el área donde se cubren servicios, sin embargo en el equipo de trabajo hay más mujeres pero dedicadas al área administrativa y capacitación.

#8M Jessica no solo apaga incendios, también rompe estereotipos / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango

Con su labor como bombera, Jessica Valenzuela Ortiz, demuestra que no hay límites cuando te propones un objetivo, ella es el claro ejemplo de que se pueden romper los techos de cristal y que la fortaleza, el género y los obstáculos solo existen en la mente.

Con apenas 27 años, Jessica Valenzuela Ortiz, ha pasado los últimos ocho en una estación de bomberos dedicada primero a la labor de voluntaria y desde hace un año y medio como bombero C, es decir, el más bajo en la categoría, pero con el objetivo de llegar al nivel A y quién sabe, en una de esas buscar una especialización y ser teniente.

Al igual que sus compañeros de turno, todos los días llega a su estación de servicio, toma asistencia, limpia su área de trabajo y equipo de protección, toma sus capacitaciones y adicionalmente es la encargada de poner la rutina de activación física para sus compañeros, pues cabe mencionar es egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Cultura Física y Deporte en la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED).

#8M Jessica no solo apaga incendios, también rompe estereotipos / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango

Mientras otras niñas soñaban con ser cantantes, actrices, secretarias, maestras o incluso astronautas, Jessica siempre tuvo en mente ser bombero, demostrando con ello que los sueños no tienen género, por eso en cuanto pudo se unió al equipo de voluntarios de la Dirección Municipal de Protección Civil (DMSP), actividad que combinaba con sus estudios profesionales.

Reconoce que llegar a ser bombero no es fácil, y es que tan solo el traje que se utiliza durante el combate de un incendio pesa 10 kilogramos, y cuando este se encuentra mojado duplica su peso, a esto se suman las herramientas que deben llevar para realizar su labor, por lo que para una joven de no más de 60 kilogramos, eso representa un gran esfuerzo.

De ahí que muchos piensan que esta actividad no es para mujeres, sin embargo cuando ven a Jessica sobre el camión de bomberos es inevitable no jalar las miradas de la gente que la ve pasar trepada en la parte de atrás de ese enorme vehículo, como cualquiera de sus compañeros.

#8M Jessica no solo apaga incendios, también rompe estereotipos / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango

Y es que para formar parte de una de las corporaciones más nobles dentro del servicio público, ya que arriesgar sus vidas para salvar las de otros, a esta joven de 27 años le ha tomado al menos ocho de estos mismos que ha invertido en capacitaciones para llegar hasta donde está actualmente y no piensa parar.

Además la acompaña una fortaleza interior que la ha llevado a rescatar vidas, incluso de entre los escombros, luego de que en los últimos meses se registraron dos explosiones por acumulación de de gas en hogares de la ciudad de Durango, los cuales quedaron reducidos a escombros. Hasta el lugar, llegó ella junto a sus compañeros y como ellos comenzó a poner en práctica para lo que se preparan diariamente. Lo mismo cuando se trata de incendios grandes y es necesario sacar a personas atrapadas.

Aunque pareciera que se enfrenta a un camino de rechazo y discriminación, lo cierto es que Jessica se siente acompañada y apoyada por sus compañeros, asegura que nunca se ha sentido discriminada, ni tampoco se le ha dado un trato especial por ser mujer, por el contrario le ha tocado demostrar que con mucho ingenio se puede incluso cargar un objeto que, por sus dimensiones, se cree imposible para una de ellas.

Mientras ella posa para la lente de El Sol de Durango, su comandante platica que a Jessica nada la asusta, y el lugar que hoy en día tiene en la institución se lo ha ganado a pulso, “una vez llegaron otras voluntarias y les pedí que cargaran un aparato pesado, ninguna de ellas pudo hacerlo, me decían que era muy grande. Le pedí a Jessica que lo moviera de lugar, llegó se lo puso sobre una pierna y de apoco lo fue arrastrando hasta su lugar”, esta es solo uno de los recuerdos que tienen quienes trabajan con ella, pero seguramente debe haber muchas más anécdotas.

Al cuestionarla por qué sigue en Protección Civil y no ejerce de lleno su profesión, dice haber intentado dedicarse a la docencia, “pero la verdad es muy difícil y la verdad yo siempre quise estar aquí, ese era mi sueño”, cuenta y en sus ojos solo refleja la emoción que le da estar ahí.




Ganarse un lugar en la corporación

Como todos los bomberos, Jessica debió concursar el lugar ya que no es fácil llegar hasta ahí, por ello tras realizar un examen y competir con otros voluntarios, finalmente demostró que fue la mejor de ese grupo y con ello ser quien ocupara esa plaza disponible.

Actualmente ella es la única bombera que se encuentra en operatividad, es decir, el área donde se cubren servicios, sin embargo en el equipo de trabajo hay más mujeres pero dedicadas al área administrativa y capacitación.

#8M Jessica no solo apaga incendios, también rompe estereotipos / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango

Con su labor como bombera, Jessica Valenzuela Ortiz, demuestra que no hay límites cuando te propones un objetivo, ella es el claro ejemplo de que se pueden romper los techos de cristal y que la fortaleza, el género y los obstáculos solo existen en la mente.

Policiaca

Muere joven tras descarga eléctrica en un aserradero

Compañeros de trabajo le brindaron auxilio y pidieron el apoyo de la Cruz Roja

Local

Restauranteros piden reducir los días establecidos para la ley seca

De no reducir el plazo de la ley seca perderán el 60 por ciento de los clientes del fin de semana, ello pese a las promociones que se tengan

Deportes

¡Flechas de bronce!

Durango gana medalla de bronce en las rondas por equipos femenil sub 18 dentro del tiro con arco

Policiaca

Muere mujer tras dar a luz; su bebé lucha por sobrevivir

Hasta el momento se sabe que el estado de salud del bebé es delicado, por lo que las próximas horas son cruciales para que sobreviva

Local

Conoce la historia de Librería Ochoa, a 38 años de su fundación

Librería Ochoa tiene concesiones especiales y exclusividades nacionales, aunado a ello, en diciembre del año pasado, Ochoa Arámbula fue nombrado al mérito librero 2023

Doble Vía

Reyna Guadalupe, paciente de cáncer que requiere la solidaridad duranguense

La revisión exhaustiva de su salud comenzó enseguida que mientras cuidaba a su hijo, éste se movió fuerte, ella apretó los brazos y sintió un dolor fuerte y extraño