/ sábado 23 de septiembre de 2017

Permean normas antisísmicas de construcción

La Torre Latinoamericana, ha soportado 66 sismos mayores a magnitud 7

Y las pirámides siguen ahí. Resistieron el terremoto más intenso del que se tenga conocimiento, el de 1787, de 8.6 y… los subsecuentes. Y la Torre Latinoamericana, que ha soportado 66 sismos mayores a magnitud 7 desde su inauguración en 1956, continúa como símbolo de la ingeniería mexicana.

Hoy también se reconoce a los 47 edificios más altos de la Ciudad de México y su zona conurbada -de más de 28 pisos y hasta 69- porque se levantaron sobre estrictas normas antisísmicas. Pareciera que no fue así, con las 37 construcciones colapsadas en la Ciudad de México, debido al terremoto de 7.1 en la escala de Ritcher del pasado 19 de septiembre y que presentaban una altura media.

Los inmuebles más elevados, edificados entre 1977 y 2017, el más alto de 246. 4 metros y el menor de 120 metros, resistieron el impacto de las ondas procedentes del epicentro en Puebla y Morelos y si bien algunos resultaron con afectaciones superficiales no las tuvieron estructurales.

Fueron edificados de acuerdo a las normas antisísmicas mexicanas y de otras partes del mundo.

 

LA LATINO

Entre dichos inmuebles están: Torre Reforma, Torre BBVA Bancomer, Torre Mayor, Torre Ejecutiva Pemex, Torre Altus, World Trade Center, Torre Reforma Latino, Península Tower, Siroco, Elites Residences, Torre Punta Reforma, Torres Arcos Bosques I y II y Torre Diana.

Decía Heberto Castillo (el hombre de la tridilosa y constructor, entre otros ingenieros, de la Latinoamericana) en una conferencia pronunciada en la UNAM:

“En 1949, 50, se comenzó a construir la Torre Latinoamericana y era un edificio en el cual ya se estaba tomando en cuenta lo que ahora en la mayoría de los edificios se hace, los famosos modos de vibración, donde creo, radique el problema central que ahora tenemos en nuestra ciudad”.

La Latinoamericana fue levantada en el predio en el cual estuvo el zoológico de un tlatoani: Moctezuma y que después durante la colonia se estableció el antiguo Convento de San Francisco.

Aseguran que para la cimentación de la torre “se hincaron 361 pilotes de concreto de punta a 34 metros de profundidad hasta la capa resistente del subsuelo (no hay que olvidar que esa zona originalmente era un lago y hoy el fenómeno que se produce con los sismos es conocido como “efecto Ciudad de México”) y una losa de cimentación a manera de cajón que además sirve para empotrar la torre a una profundidad de 13.50m”.

Además: “para soportar un peso total del edificio de 25 mil toneladas, se construyó una estructura rígida de acero, que da forma a 3 sótanos y a 44 pisos que se elevan a 139 metros, más una antena de 42 metros, totalizando así 181.33 metros sobre el nivel de

la calle”.

Hoy, se calcula que fueron unas cuarenta edificaciones las colapsadas y se desconoce todavía la cifra de las que deberán ser demolidas. Como se le vea, las cifras no serán iguales a las del terremoto de 1985, cuando los resultados arrojaron 5 mil 728 inmuebles derruidos o severamente afectados (840 comerciales, 704 educativos, 345 oficinas, 41 hospitales, 33 recreativos y 19 industriales); 30 mil viviendas totalmente destruidas y 60 mil más con daños severos.

Desde 2010 se hablaba de la necesidad de demoler más de 150 edificaciones que presentan peligro estructural. El programa no se cumplió a cabalidad.

 

REGLAMENTO DE CONSTRUCCIÓN

En 2013 el doctor en ingeniería y maestro emérito de la UNAM Roberto Meli Piralla, advirtió que, si bien habían registrado avances en el conocimiento de la ingeniería sísmica y se habían desarrollado diversas mejoras técnicas en materia de construcción para mitigar el riesgo ante los sismos, no han permeado de manera suficiente y en consecuencia no se observa mayor seguridad en las construcciones.

Ahí varios panelistas expertos en la materia, hicieron referencia brevemente a la modificación que se realizaba en aquellos momentos a la norma técnica complementaria de diseño sísmico del Reglamento de Construcción del Distrito Federal, en el cual se incrementan significativamente los coeficientes sísmicos de diseño.

Meli Piralla precisó: “Las prácticas inadecuadas más comunes en la construcción de estructuras bajo el diseño sísmico son: el uso de sistemas estructurales poco robustos, estructuraciones muy irregulares, un escaso control de calidad de los materiales y de la ejecución de la obra por parte de la autoridad, propietarios y de los constructores mismos”.

También se aludió (de acuerdo a las Memorias 2013 del Colegio de Ingenieros de México A.C.) a que los resultados de algunos estudios realizados en la Universidad Autónoma Metropolitana y el Instituto de Ingeniería de la UNAM, indicaban “que existe un elevado porcentaje de construcciones que no cumple cabalmente con los requisitos normativos”

Además, se mencionó que “existen pocos ingenieros que trabajan como corresponsables de seguridad estructural, por considerarse un trabajo poco interesante y poco

remunerado”.

Por cierto, el Cenapred ha insistido desde su creación en 1988, en que las viviendas que se ha visto sufren mayor daño ante la acción de un sismo son las que no cuentan con elementos estructurales adecuados para resistir las fuerzas laterales, como las que produce este fenómeno. Dos ejemplos de este tipo de construcciones lo conforman las viviendas de adobe y las de mampostería simple, las cuales se suelen construir sin elementos que confinen a los muros (como castillos y dalas).

Sin embargo, construcciones con mampostería confinada o reforzada también pueden ser vulnerables si no se cuenta con la cantidad necesaria de muros distribuidos uniformemente en dos direcciones perpendiculares (es decir, a lo largo y ancho de la casa). Mientras más niveles tenga la construcción más vulnerable será, dice.

Por supuesto el peligro de daños por sismos es mayor si la construcción se ubica en una zona del país de mayor intensidad sísmica, advierte.

Y las pirámides siguen ahí. Resistieron el terremoto más intenso del que se tenga conocimiento, el de 1787, de 8.6 y… los subsecuentes. Y la Torre Latinoamericana, que ha soportado 66 sismos mayores a magnitud 7 desde su inauguración en 1956, continúa como símbolo de la ingeniería mexicana.

Hoy también se reconoce a los 47 edificios más altos de la Ciudad de México y su zona conurbada -de más de 28 pisos y hasta 69- porque se levantaron sobre estrictas normas antisísmicas. Pareciera que no fue así, con las 37 construcciones colapsadas en la Ciudad de México, debido al terremoto de 7.1 en la escala de Ritcher del pasado 19 de septiembre y que presentaban una altura media.

Los inmuebles más elevados, edificados entre 1977 y 2017, el más alto de 246. 4 metros y el menor de 120 metros, resistieron el impacto de las ondas procedentes del epicentro en Puebla y Morelos y si bien algunos resultaron con afectaciones superficiales no las tuvieron estructurales.

Fueron edificados de acuerdo a las normas antisísmicas mexicanas y de otras partes del mundo.

 

LA LATINO

Entre dichos inmuebles están: Torre Reforma, Torre BBVA Bancomer, Torre Mayor, Torre Ejecutiva Pemex, Torre Altus, World Trade Center, Torre Reforma Latino, Península Tower, Siroco, Elites Residences, Torre Punta Reforma, Torres Arcos Bosques I y II y Torre Diana.

Decía Heberto Castillo (el hombre de la tridilosa y constructor, entre otros ingenieros, de la Latinoamericana) en una conferencia pronunciada en la UNAM:

“En 1949, 50, se comenzó a construir la Torre Latinoamericana y era un edificio en el cual ya se estaba tomando en cuenta lo que ahora en la mayoría de los edificios se hace, los famosos modos de vibración, donde creo, radique el problema central que ahora tenemos en nuestra ciudad”.

La Latinoamericana fue levantada en el predio en el cual estuvo el zoológico de un tlatoani: Moctezuma y que después durante la colonia se estableció el antiguo Convento de San Francisco.

Aseguran que para la cimentación de la torre “se hincaron 361 pilotes de concreto de punta a 34 metros de profundidad hasta la capa resistente del subsuelo (no hay que olvidar que esa zona originalmente era un lago y hoy el fenómeno que se produce con los sismos es conocido como “efecto Ciudad de México”) y una losa de cimentación a manera de cajón que además sirve para empotrar la torre a una profundidad de 13.50m”.

Además: “para soportar un peso total del edificio de 25 mil toneladas, se construyó una estructura rígida de acero, que da forma a 3 sótanos y a 44 pisos que se elevan a 139 metros, más una antena de 42 metros, totalizando así 181.33 metros sobre el nivel de

la calle”.

Hoy, se calcula que fueron unas cuarenta edificaciones las colapsadas y se desconoce todavía la cifra de las que deberán ser demolidas. Como se le vea, las cifras no serán iguales a las del terremoto de 1985, cuando los resultados arrojaron 5 mil 728 inmuebles derruidos o severamente afectados (840 comerciales, 704 educativos, 345 oficinas, 41 hospitales, 33 recreativos y 19 industriales); 30 mil viviendas totalmente destruidas y 60 mil más con daños severos.

Desde 2010 se hablaba de la necesidad de demoler más de 150 edificaciones que presentan peligro estructural. El programa no se cumplió a cabalidad.

 

REGLAMENTO DE CONSTRUCCIÓN

En 2013 el doctor en ingeniería y maestro emérito de la UNAM Roberto Meli Piralla, advirtió que, si bien habían registrado avances en el conocimiento de la ingeniería sísmica y se habían desarrollado diversas mejoras técnicas en materia de construcción para mitigar el riesgo ante los sismos, no han permeado de manera suficiente y en consecuencia no se observa mayor seguridad en las construcciones.

Ahí varios panelistas expertos en la materia, hicieron referencia brevemente a la modificación que se realizaba en aquellos momentos a la norma técnica complementaria de diseño sísmico del Reglamento de Construcción del Distrito Federal, en el cual se incrementan significativamente los coeficientes sísmicos de diseño.

Meli Piralla precisó: “Las prácticas inadecuadas más comunes en la construcción de estructuras bajo el diseño sísmico son: el uso de sistemas estructurales poco robustos, estructuraciones muy irregulares, un escaso control de calidad de los materiales y de la ejecución de la obra por parte de la autoridad, propietarios y de los constructores mismos”.

También se aludió (de acuerdo a las Memorias 2013 del Colegio de Ingenieros de México A.C.) a que los resultados de algunos estudios realizados en la Universidad Autónoma Metropolitana y el Instituto de Ingeniería de la UNAM, indicaban “que existe un elevado porcentaje de construcciones que no cumple cabalmente con los requisitos normativos”

Además, se mencionó que “existen pocos ingenieros que trabajan como corresponsables de seguridad estructural, por considerarse un trabajo poco interesante y poco

remunerado”.

Por cierto, el Cenapred ha insistido desde su creación en 1988, en que las viviendas que se ha visto sufren mayor daño ante la acción de un sismo son las que no cuentan con elementos estructurales adecuados para resistir las fuerzas laterales, como las que produce este fenómeno. Dos ejemplos de este tipo de construcciones lo conforman las viviendas de adobe y las de mampostería simple, las cuales se suelen construir sin elementos que confinen a los muros (como castillos y dalas).

Sin embargo, construcciones con mampostería confinada o reforzada también pueden ser vulnerables si no se cuenta con la cantidad necesaria de muros distribuidos uniformemente en dos direcciones perpendiculares (es decir, a lo largo y ancho de la casa). Mientras más niveles tenga la construcción más vulnerable será, dice.

Por supuesto el peligro de daños por sismos es mayor si la construcción se ubica en una zona del país de mayor intensidad sísmica, advierte.

Policiaca

Familiares identifican a la doctora acupunturista asesinada en Durango

A más de 24 horas del hallazgo del cuerpo en la colonia Felipe Ángeles, no hay información en el avance de la carpeta de investigación

Deportes

Boxeador duranguense triunfa en la Arena Zonkeys

El boxeador duranguense Brandon "Metra" Martínez derrotó a su contrincante por Decisión Unánime luego de seis rounds.

Policiaca

Se desata pelea entre taxista y motociclista en las calles de Durango

El joven motociclista fue acusado de presuntamente golpear al conductor de un taxi, además de destruir parte de la unidad

Cine

Secretaría de Cultura incumple pagos: le debe a cineastas y productores más de 85 mdp

Creadores de 49 proyectos exigen claridad sobre los recursos para las cintas apoyadas por fideicomisos

Gossip

Once chiflados, una cocina y Richie O’Farrill: la receta contra el estrés

El comediante conduce un concurso gastronómico en el que no ganará el mejor sazón, sino el mejor humor

Sociedad

Gastan 11 mdp en seguridad privada para Corredor Interoceánico

Hay retrasos en obras por amenazas, levantamiento de personas y robo de materiales por el CJNG

Gossip

Ni los escándalos de Ezra Miller detendrán la película The Flash

El protagonista de la cinta, es buscado por autoridades en Estados Unidos; el actor no cerró sus redes sociales y prácticamente ha desaparecido de la vida pública

Finanzas

Inseguridad detiene inversiones a México: José Medina Mora

El presidente de la Coparmex destaca que no existe un estimado del costo que representa la delincuencia, pero afirma que hay inversiones detenidas que no llegan a México por la inseguridad

Mundo

Por brote de Covid, más de 80 mil turistas están varados en el "Hawái chino"

Para poder salir de la isla, los turistas deberán presentar cinco pruebas de covid-19 realizadas en un período de siete días