/ domingo 16 de junio de 2024

Exsurge 

ABBÁ


Es día del Padre. Y se siente un ambiente muy diferente al día de la madre, porque ella siempre es ternura y entrega, mientras que el padre es más distancia y límite, una «tierra por conquistar». La figura del padre siempre nos marca, para bien… o para no tan bien. Por eso, ¿conviene seguir marcando el día del padre? La respuesta es sí, nos alegre o nos duela, porque entendiendo su sentido siempre nos va a ayudar para bien.

La figura paterna tiene una doble función imprescindible, ayuda a separar a los hijos de una ligazón perpetua con la mamá y le impone a los hijos la autoridad y la ley. Me explico. A un hijo siempre le gustaría estar protegido y cuidado por la mamá, pues estuvimos en su vientre, nos recibió en sus brazos, nos alimentó física y emocionalmente, nos cuida siempre. Pero el mundo nos “obliga” a separarnos de ellas y ahí viene la figura paterna, dando autonomía e independencia al hijo. Les hace ver que se puede vivir separados de la mamá, incita comportamientos masculinos en los chicos y femeninos en las chicas, les hace ver en la mamá no una propiedad, sino una mujer, pues él mismo tiene una relación con ella, marcándoles la distancia. Cuando, por ejemplo, al niño le gustaría dormir siempre con la mamá, llega el papá y lo manda a su cama, porque él quiere dormir con su esposa. Crea una especie de salida de la “placenta psíquica materna”. Y es que la mamá siempre ve —aun en la edad adulta— a su niño, mientras que el papá ve a un hombre o una mujer.

Por otro lado, la figura paterna proporciona la adquisición de valores sociales y de desarrollo moral. Es el representante de la ley, es el que dice ¡no! con un tono de voz que impone y que implica obediencia y responsabilidad. Enseña respeto y responsabilidad, disciplina y límite. Un niño que es irrespetuoso con sus propios padres, jamás respetará a nadie.

Y ¿qué sucede ante la ausencia de un padre? ¿Qué hacer cuando los papás abandonan las familias o no se hacen cargo de sus hijos? ¿Qué hay de los hogares donde las encargadas son las mamás jefas de familia? Una sana percepción de la figura varonil por medio de figuras paternas, personas allegadas a la familia, como un abuelo o un tío pueden ser de ayuda. Nunca sustituyen, sí ayudan en abrir el panorama y la percepción.

Y desde nuestra fe, Dios, a quien Jesús nos enseñó a llamar Abbá, Papá. La experiencia del amor humano que nos hace trascender hacia el amor divino, o la experiencia de la dificultad humana que nos conduce a la experiencia del amor desde Dios. Al designar a Dios con el nombre de Padre, el lenguaje de la fe indica dos aspectos: que Dios es nuestro origen y autoridad trascendente y que es al mismo tiempo bondad y solicitud amorosa para todos sus hijos. Por eso, aunque la imagen paterna pueda verse desfigurada en la experiencia humana, Dios siempre permanecerá fiel. Nadie es padre como lo es Dios.

De ahí la necesidad de festejar hoy y de seguir mejorando la imagen paterna. Aunque los padres hayan perdido gran parte de su poder e influencia debido a las transformaciones de la sociedad y de la estructura familiar, sus “roles” y enseñanzas siguen siendo insustituibles. La sociedad y la escuela pueden preparar futuros profesionistas, pero en ningún caso podrán transformar ni un solo niño en un futuro cónyuge satisfecho o en un futuro padre feliz.


Felicidades papás.


Twitter: @Noesov

ABBÁ


Es día del Padre. Y se siente un ambiente muy diferente al día de la madre, porque ella siempre es ternura y entrega, mientras que el padre es más distancia y límite, una «tierra por conquistar». La figura del padre siempre nos marca, para bien… o para no tan bien. Por eso, ¿conviene seguir marcando el día del padre? La respuesta es sí, nos alegre o nos duela, porque entendiendo su sentido siempre nos va a ayudar para bien.

La figura paterna tiene una doble función imprescindible, ayuda a separar a los hijos de una ligazón perpetua con la mamá y le impone a los hijos la autoridad y la ley. Me explico. A un hijo siempre le gustaría estar protegido y cuidado por la mamá, pues estuvimos en su vientre, nos recibió en sus brazos, nos alimentó física y emocionalmente, nos cuida siempre. Pero el mundo nos “obliga” a separarnos de ellas y ahí viene la figura paterna, dando autonomía e independencia al hijo. Les hace ver que se puede vivir separados de la mamá, incita comportamientos masculinos en los chicos y femeninos en las chicas, les hace ver en la mamá no una propiedad, sino una mujer, pues él mismo tiene una relación con ella, marcándoles la distancia. Cuando, por ejemplo, al niño le gustaría dormir siempre con la mamá, llega el papá y lo manda a su cama, porque él quiere dormir con su esposa. Crea una especie de salida de la “placenta psíquica materna”. Y es que la mamá siempre ve —aun en la edad adulta— a su niño, mientras que el papá ve a un hombre o una mujer.

Por otro lado, la figura paterna proporciona la adquisición de valores sociales y de desarrollo moral. Es el representante de la ley, es el que dice ¡no! con un tono de voz que impone y que implica obediencia y responsabilidad. Enseña respeto y responsabilidad, disciplina y límite. Un niño que es irrespetuoso con sus propios padres, jamás respetará a nadie.

Y ¿qué sucede ante la ausencia de un padre? ¿Qué hacer cuando los papás abandonan las familias o no se hacen cargo de sus hijos? ¿Qué hay de los hogares donde las encargadas son las mamás jefas de familia? Una sana percepción de la figura varonil por medio de figuras paternas, personas allegadas a la familia, como un abuelo o un tío pueden ser de ayuda. Nunca sustituyen, sí ayudan en abrir el panorama y la percepción.

Y desde nuestra fe, Dios, a quien Jesús nos enseñó a llamar Abbá, Papá. La experiencia del amor humano que nos hace trascender hacia el amor divino, o la experiencia de la dificultad humana que nos conduce a la experiencia del amor desde Dios. Al designar a Dios con el nombre de Padre, el lenguaje de la fe indica dos aspectos: que Dios es nuestro origen y autoridad trascendente y que es al mismo tiempo bondad y solicitud amorosa para todos sus hijos. Por eso, aunque la imagen paterna pueda verse desfigurada en la experiencia humana, Dios siempre permanecerá fiel. Nadie es padre como lo es Dios.

De ahí la necesidad de festejar hoy y de seguir mejorando la imagen paterna. Aunque los padres hayan perdido gran parte de su poder e influencia debido a las transformaciones de la sociedad y de la estructura familiar, sus “roles” y enseñanzas siguen siendo insustituibles. La sociedad y la escuela pueden preparar futuros profesionistas, pero en ningún caso podrán transformar ni un solo niño en un futuro cónyuge satisfecho o en un futuro padre feliz.


Felicidades papás.


Twitter: @Noesov

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 07 de julio de 2024

No pases de mí

Noé Soto

domingo 30 de junio de 2024

Talita Kum

Noé Soto

domingo 23 de junio de 2024

Me importas

Noé Soto

domingo 16 de junio de 2024

Exsurge 

ABBÁ

Noé Soto

domingo 09 de junio de 2024

Exsurge

Ecuanimidad

Noé Soto

domingo 26 de mayo de 2024

Exsurge

Vota 

Noé Soto

domingo 19 de mayo de 2024

Exsurge

«Ora et labora» 

Noé Soto

domingo 12 de mayo de 2024

Exsurge

«He ahí a tu madre»

Noé Soto

domingo 05 de mayo de 2024

Exsurge

Los llamo amigos

Noé Soto

domingo 28 de abril de 2024

Exsurge

Cuando vivir es soñar 

Noé Soto

Cargar Más