/ jueves 20 de julio de 2023

Entre el verde militar resurgió La Coyotada para recibir al Presidente de México

El paraje conocido como La Coyotada, recibió a Andrés Manuel López Obrador para conmemorar el centenario luctuoso del caudillo duranguense

En medio de un hermético dispositivo de seguridad, luego de 145 años, el paraje conocido como La Coyotada, aquel que perteneció al rancho Ríos Grande en el año de 1878, cuando nació Doroteo Arango, recibió a Andrés Manuel López Obrador para conmemorar el centenario luctuoso del caudillo duranguense

Aquel lugar tranquilo, enclavado en el municipio de San Juan del Río, bajo el nombre de La Coyotada, recordó sus años revolucionarios ante la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en la conmemoración del aniversario luctuoso del General Francisco Villa.

El sol abrazador del semidesierto se dejó sentir pasado el medio día, como si recordara las cruentas batallas que libró el Centauro del Norte entre los suelos del corazón de Durango y sus estados vecinos.

Después de 145 años, el paraje conocido como La Coyotada, aquel que perteneció al rancho Ríos Grande en el año de 1878 cuando nació Doroteo Arango, resurgió en medio de un hermético dispositivo de seguridad, en el que seis filtros impedían el acceso al recinto, como si se tratara de la llegada del mismísimo Pancho Villa al cuartel de la División del Norte, pero en esta ocasión en lugar de sombreros y huaraches, la tierra se vistió de verde militar ante la cantidad de elementos de la Defensa Nacional que permearon en la zona.

Las vallas y filtros de acceso no fueron impedimento para que Francisco Villa Campa, nieto del caudillo duranguense llegara para alzar la voz.

El himno nacional resonó mientras los estallidos de cañones se escuchaban en la tierra que vio a nacer a un Villa que se ha consolidado en la historia de México como un héroe revolucionario, pero sin dejar de lado ese dejo de bandolero para otros.

Y pese a ello, después de un siglo se sigue recordando al General Villa como el único mexicano que ha podido invadir Estados Unidos, una acción que en palabras del historiador Pedro Salmerón, fue la causa por la que el vecino país del norte no invadió territorio mexicano.

Con credencial en mano, el nieto de Pancho Villa acompañado de personas caracterizadas de la época de revolución, se abrieron paso entre pancartas que demandaban la no instalación de la presa de jales en el municipio de Pánuco de Coronado, y demás peticiones que los duranguenses pedían fueran resueltas por Andrés Manuel López Obrador.

Para cerrar la conmemoración, el presidente de la República entregó al secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, un revólver que perteneció al General Francisco Villa y se encontraba en la isla de Cuba, para que forme parte del museo Histórico de la Revolución ubicado en Chihuahua.

Seguido de la guardia de honor, el mandatario depositó una ofrenda floral en el monumento que se encuentra a la entrada del lugar como un homenaje al Centauro del Norte.

Andrés Manuel López Obrador y Esteban Villegas / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango


Al grito de “Viva Madero, viva Villa, viva Zapata, viva la División del Norte”, la conmemoración del aniversario luctuoso de uno de los duranguenses más reconocidos en el plano nacional, llegó a su fin y con esto La Coyotada volvió a su estado de soledad y tranquilidad en la que viven los 365 días del año.

En medio de un hermético dispositivo de seguridad, luego de 145 años, el paraje conocido como La Coyotada, aquel que perteneció al rancho Ríos Grande en el año de 1878, cuando nació Doroteo Arango, recibió a Andrés Manuel López Obrador para conmemorar el centenario luctuoso del caudillo duranguense

Aquel lugar tranquilo, enclavado en el municipio de San Juan del Río, bajo el nombre de La Coyotada, recordó sus años revolucionarios ante la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en la conmemoración del aniversario luctuoso del General Francisco Villa.

El sol abrazador del semidesierto se dejó sentir pasado el medio día, como si recordara las cruentas batallas que libró el Centauro del Norte entre los suelos del corazón de Durango y sus estados vecinos.

Después de 145 años, el paraje conocido como La Coyotada, aquel que perteneció al rancho Ríos Grande en el año de 1878 cuando nació Doroteo Arango, resurgió en medio de un hermético dispositivo de seguridad, en el que seis filtros impedían el acceso al recinto, como si se tratara de la llegada del mismísimo Pancho Villa al cuartel de la División del Norte, pero en esta ocasión en lugar de sombreros y huaraches, la tierra se vistió de verde militar ante la cantidad de elementos de la Defensa Nacional que permearon en la zona.

Las vallas y filtros de acceso no fueron impedimento para que Francisco Villa Campa, nieto del caudillo duranguense llegara para alzar la voz.

El himno nacional resonó mientras los estallidos de cañones se escuchaban en la tierra que vio a nacer a un Villa que se ha consolidado en la historia de México como un héroe revolucionario, pero sin dejar de lado ese dejo de bandolero para otros.

Y pese a ello, después de un siglo se sigue recordando al General Villa como el único mexicano que ha podido invadir Estados Unidos, una acción que en palabras del historiador Pedro Salmerón, fue la causa por la que el vecino país del norte no invadió territorio mexicano.

Con credencial en mano, el nieto de Pancho Villa acompañado de personas caracterizadas de la época de revolución, se abrieron paso entre pancartas que demandaban la no instalación de la presa de jales en el municipio de Pánuco de Coronado, y demás peticiones que los duranguenses pedían fueran resueltas por Andrés Manuel López Obrador.

Para cerrar la conmemoración, el presidente de la República entregó al secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, un revólver que perteneció al General Francisco Villa y se encontraba en la isla de Cuba, para que forme parte del museo Histórico de la Revolución ubicado en Chihuahua.

Seguido de la guardia de honor, el mandatario depositó una ofrenda floral en el monumento que se encuentra a la entrada del lugar como un homenaje al Centauro del Norte.

Andrés Manuel López Obrador y Esteban Villegas / Foto: León Alvarado | El Sol de Durango


Al grito de “Viva Madero, viva Villa, viva Zapata, viva la División del Norte”, la conmemoración del aniversario luctuoso de uno de los duranguenses más reconocidos en el plano nacional, llegó a su fin y con esto La Coyotada volvió a su estado de soledad y tranquilidad en la que viven los 365 días del año.

Local

Llega “Durango, un mundo de cine”, la nueva apuesta de promoción turística

El objetivo de esta campaña es promocionar a la entidad como una joya escondida del norte de México para las grandes producciones cinematográficas

Local

Sorprenden explosiones en Cerro de Mercado; habitantes acusan daños

La Dirección Municipal de Protección Civil confirmó que las explosiones las llevó a cabo la Sedena, correspondiente a la detonación de pólvora vieja a cielo abierto en espacio controlado

Municipios

Cansados de esperar, ciudadanos bachean carretera Peñón Blanco-Yerbanís

Un grupo de hombres se unió en equipo, y utilizó recursos propios a fin de brindar atención al grave deterioro de la rúa

Local

Poder Judicial federal se pronuncia con un rechazo a la reforma planteada por Morena

El coordinador de magistrados en el XXV circuito federal en Durango, advirtió que la generalización de la existencia de un sistema corrupto en el país no tiene sustento

Local

¿Ya la visitaste? Miles de duranguenses disfrutan de la nueva Alberca 460

Esta obra tuvo una inversión de más de 13 millones de pesos, según informó el alcalde Toño Ochoa