/ lunes 20 de mayo de 2019

Industria del mezcal puede despegar en Durango: Soto

Lo más importante es el estatus actual de la bebida, que por sus propiedades es más preferida en el mundo

Carlos Soto Salinas, presidente de la Asociación de Productores de Maguey y miembro del Sistema Producto Sotol, quien es además experto conocedor en la industria de mezcal por su recorrido en la misma de más de media centuria, celebra lo que ocurre hoy en Durango en cuestión de la producción de la llamada “bebida de los dioses”.

Sin embargo, a la vez manifiesta su preocupación porque no hay plantaciones de agave que garanticen que la industria prevalezca y en contraparte, la planta que se aprovecha, en mayor porcentaje se la están llevando a Jalisco.

Formula además dos reflexiones: Lo más importante es el estatus actual de la bebida, que por sus propiedades es más preferida en el mundo. Luego, Jalisco está saturado ya de plantaciones, ya no da para más, al grado de que la industria tequilera tiene que salir a otras entidades en busca de las piñas. Un ejemplo claro es Durango.

El vecino estado tiene 111 mil hectáreas plantadas de maguey, lo que le significa una producción anual de 373 millones de litros; “eso es todo lo que puede producir Jalisco”.

En contraparte, explica Soto Salinas, Durango es el único estado del país con posibilidades de producir sotol, mezcal y tequila, aunque éste último no se le pueda dar el mismo nombre por el tema de la Denominación de Origen.

Considera que Durango está en su mejor oportunidad para despegar económicamente a través de la industria del mezcal a partir de los apoyos que brinda un programa tan importante como es Sembrando Vida, que impulsa el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Explica que comenzando a sembrar 5 mil hectáreas anuales, en un plazo de ocho años, es decir, cuando las primeras plantas sean aprovechables, Durango se ubicaría en posición de crecer y colocarse en competencia industrial de estas bebidas con otras entidades, incluyendo a Jalisco.

No obstante, el panorama al instante no se halagüeño y sí al contrario, desolador, pues insiste en que hay un aprovechamiento “por debajo del agua” de parte de productores de tequila de Jalisco, que se están llevando las piñas por toneladas, en lo que significa un acelerado despojo y depredación de la superficie de agave silvestre.

Sostiene que es una realidad que por sus propiedades, donde se destaca por una parte su sabor exquisito, y por la otra, los bajos o incluso nulos niveles de resaca que produce esta bebida.

Cuestionado sobre lo que se ha hecho en el pasado, señala que sí ha habido impulso, desafortunadamente con resultados nada gratos, de hecho, en años anteriores se echaron a perder al menos dos millones de plantas.

Proyecta que es más que urgente un estudio técnico que defina inventarios de agave en Durango, tanto el mezcalero como del tequilero, “para saber dónde estamos sentados”, y para lo cual se requieren los esfuerzos de varias instituciones de gobierno, como las relacionadas con recursos naturales, con agricultura, con manejo del agua y forestal, etcétera.

En fin, es menester el trabajo de varias oficinas gubernamentales y de los tres niveles de gobierno.

Lamentablemente, afirma que a pesar de la lucha que ha librado a través de décadas, en busca de hacer florecer la industria, su trabajo ha resultado infructuoso. Aquí se formula a sí mismo una pregunta, relativa al periodo que debe cumplir el agave para poder ser mezcal, de ocho a diez años. Ignora si lo podrá ver, pero le interesa de manera muy sensata que quede un legado a partir de lo que la naturaleza nos regala para las siguientes generaciones, que Durango salga de atraso mediante la industrialización del agave.

FUNDAMENTAL ACCIÓN INTERINSTITUCIONAL PARA QUE SE MANTENGA LA INDUSTRIA DEL MEZCAL EN DURANGO: FRANCISCO JAVIER IBARRA JÁQUEZ.

Hasta el momento, son rudimentarios los esfuerzos que se realizan en este materia, y para poder cambiar la dinámica actual, que habla de que se extingue el agave, es fundamental un trabajo en equipo, en el que participen instituciones de los tres niveles de gobierno y desde luego los productores, la gente que conoce de este tema; solamente así podremos ver a mediano plazo resultados que alienten la producción de mezcal pero de manera sustentable y no como está ocurriendo hoy, donde la materia prima tiende a desaparecer.

Así lo advirtió el presidente de la Comisión de Asuntos Agrícolas y Ganaderos en el Congreso del Estado, Francisco Javier Ibarra Jáquez, quien de entrada reconoce que fundamentalmente el agave se genera en los municipios de Nombre de Dios y algo en Mezquital.

De inmediato, el representante popular campesino advierte sobre la dificultad del producto: “Me parece que si no se hace sustentable el hecho de ir generando el cultivo del agave, correríamos un riesgo muy inmediato de que se extinguiera la planta de agave en Durango”.

A la vez, dijo que de hecho, el agave que se ha trabajado en Nombre de Dios, en buen porcentaje se está yendo al estado de Jalisco y la amenaza de que se acabe la planta en su estado silvestre, que es la fuente principal del aprovechamiento para producir mezcal, es latente.

Ibarra Jáquez asegura que hay denuncias al respecto del saqueo del agave y afirma que ya se están tomando cartas en el asunto para que ya no siga sucediendo esta depredación, pero a la vez se busca la forma de hacer más plantaciones.

Creo –dijo- que puede ser sustentable la siembra de agave en Durango y puede durar todo el tiempo que queramos.

Marcó además que no solamente hay posibilidades, sino que debe ser este formato de producción, sistematizado y planeado a largo plazo, puesto que la planta de maguey madura para generar mezcal hasta los ocho a diez años.

Afirmó también que ya hay algunos esfuerzos para avanzar en esta proyección de plantar agave en Durango, sin embargo, no con la intensidad y con el interés que se requiere para que en un momento dado haya la probabilidad de seguir siendo productores de mezcal, más no de materia prima para otras entidades como Jalisco.

Finalmente, el conocedor del campo, remarca que hasta hoy, luego de que se ha aprovechado la producción silvestre durante generaciones, en términos reales, son rudimentarios los esfuerzos que se realizan en este materia y para poder cambiar la dinámica actual, que habla de que se extingue el agave, es fundamental un trabajo en equipo, en el que participen instituciones de los tres niveles de gobierno, es decir, interinstitucional y desde luego los productores, la gente que conoce de este tema; “solamente así podremos ver a mediano plazo resultados que alienten la producción de mezcal pero de manera sustentable y no como está ocurriendo hoy, donde la materia prima tiende a desaparecer”.

NADIE PUEDE GARANTIZAR EN ESTE MOMENTO QUE LA INDUSTRIA MEZCALERA EN DURANGO PREVALEZCA A FUTURO: NANCY VÁZQUEZ.

Sí es preocupante la situación actual de la industria del mezcal, porque independientemente de que al respecto solamente hay esfuerzos dispersos, nadie puede garantizar en este momento una producción a futuro.

Así habla del asunto, la legisladora Nancy Carolina Vázquez, ex presidenta municipal de Nombre de Dios y enterada de la problemática en cuestión.

Admite que una dificultad clara en esta materia, es el hecho de que una piña se tarda de ocho a diez años hasta su maduración, hasta que pueda ser aprovechable, de tal manera que para la gran mayoría de los productores no es rentable aventurarse a invertir en la plantación de agave, cuando la cultura agraria habla de cultivos de aprovechamiento casi inmediato, como el frijol o el maíz.

Por eso, sí es necesario procurar un apoyo a los productores, reconoce la ex alcaldesa Vázquez Luna, quien añade que ante tal circunstancia, ya se está buscando un esquema para enfrentar lo que hoy ocurre.

Indica que hay mezcaleros que se están organizando y se está consiguiendo la planta.

Luego, refuerza, ahora con el programa Sembrando Vida, resurge una opción tangible, real, para que en efecto fluyan los apoyos para la producción de agave en la entidad, obviamente sobre todo en los municipios tradicionales con producción mezcalera.

Ya ha habido reuniones con la autoridad federal y uno de los alcances que tenemos, habla precisamente de que si se aprovecha una piña, se tienen que sembrar diez, en esa proporción para que no escasee la producción.

Y es que, reitera, el riesgo de que escasee el agave mezcalero es real, de tal forma que si la dinámica actual continúa como hasta hoy, en dos a tres años pudieran comenzar a revertirse el auge que tenemos.

De igual manera, afirma que el aprovechamiento en mayor porcentaje del agave hoy en día es en su forma silvestre, es decir, no se puede hablar de que ya hay producción a partir de invernaderos, al menos no en cantidades importantes.

Sí hay plantaciones en invernaderos, que manejan personas que además de que están preocupadas por la situación relativa a la amenaza de que se acabe el agave, pues también trabajan por que haya efectivamente una idea de que la industria se mantenga.

Ya existen algunos casos de invernaderos, cuyo producto está siendo trasplantado, sin embargo, se trata de un trabajo disperso, no hay coordinación ninguna y lo que se requiere es una labor conjunta para poder ver mejores proyecciones de éxito.


Carlos Soto Salinas, presidente de la Asociación de Productores de Maguey y miembro del Sistema Producto Sotol, quien es además experto conocedor en la industria de mezcal por su recorrido en la misma de más de media centuria, celebra lo que ocurre hoy en Durango en cuestión de la producción de la llamada “bebida de los dioses”.

Sin embargo, a la vez manifiesta su preocupación porque no hay plantaciones de agave que garanticen que la industria prevalezca y en contraparte, la planta que se aprovecha, en mayor porcentaje se la están llevando a Jalisco.

Formula además dos reflexiones: Lo más importante es el estatus actual de la bebida, que por sus propiedades es más preferida en el mundo. Luego, Jalisco está saturado ya de plantaciones, ya no da para más, al grado de que la industria tequilera tiene que salir a otras entidades en busca de las piñas. Un ejemplo claro es Durango.

El vecino estado tiene 111 mil hectáreas plantadas de maguey, lo que le significa una producción anual de 373 millones de litros; “eso es todo lo que puede producir Jalisco”.

En contraparte, explica Soto Salinas, Durango es el único estado del país con posibilidades de producir sotol, mezcal y tequila, aunque éste último no se le pueda dar el mismo nombre por el tema de la Denominación de Origen.

Considera que Durango está en su mejor oportunidad para despegar económicamente a través de la industria del mezcal a partir de los apoyos que brinda un programa tan importante como es Sembrando Vida, que impulsa el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Explica que comenzando a sembrar 5 mil hectáreas anuales, en un plazo de ocho años, es decir, cuando las primeras plantas sean aprovechables, Durango se ubicaría en posición de crecer y colocarse en competencia industrial de estas bebidas con otras entidades, incluyendo a Jalisco.

No obstante, el panorama al instante no se halagüeño y sí al contrario, desolador, pues insiste en que hay un aprovechamiento “por debajo del agua” de parte de productores de tequila de Jalisco, que se están llevando las piñas por toneladas, en lo que significa un acelerado despojo y depredación de la superficie de agave silvestre.

Sostiene que es una realidad que por sus propiedades, donde se destaca por una parte su sabor exquisito, y por la otra, los bajos o incluso nulos niveles de resaca que produce esta bebida.

Cuestionado sobre lo que se ha hecho en el pasado, señala que sí ha habido impulso, desafortunadamente con resultados nada gratos, de hecho, en años anteriores se echaron a perder al menos dos millones de plantas.

Proyecta que es más que urgente un estudio técnico que defina inventarios de agave en Durango, tanto el mezcalero como del tequilero, “para saber dónde estamos sentados”, y para lo cual se requieren los esfuerzos de varias instituciones de gobierno, como las relacionadas con recursos naturales, con agricultura, con manejo del agua y forestal, etcétera.

En fin, es menester el trabajo de varias oficinas gubernamentales y de los tres niveles de gobierno.

Lamentablemente, afirma que a pesar de la lucha que ha librado a través de décadas, en busca de hacer florecer la industria, su trabajo ha resultado infructuoso. Aquí se formula a sí mismo una pregunta, relativa al periodo que debe cumplir el agave para poder ser mezcal, de ocho a diez años. Ignora si lo podrá ver, pero le interesa de manera muy sensata que quede un legado a partir de lo que la naturaleza nos regala para las siguientes generaciones, que Durango salga de atraso mediante la industrialización del agave.

FUNDAMENTAL ACCIÓN INTERINSTITUCIONAL PARA QUE SE MANTENGA LA INDUSTRIA DEL MEZCAL EN DURANGO: FRANCISCO JAVIER IBARRA JÁQUEZ.

Hasta el momento, son rudimentarios los esfuerzos que se realizan en este materia, y para poder cambiar la dinámica actual, que habla de que se extingue el agave, es fundamental un trabajo en equipo, en el que participen instituciones de los tres niveles de gobierno y desde luego los productores, la gente que conoce de este tema; solamente así podremos ver a mediano plazo resultados que alienten la producción de mezcal pero de manera sustentable y no como está ocurriendo hoy, donde la materia prima tiende a desaparecer.

Así lo advirtió el presidente de la Comisión de Asuntos Agrícolas y Ganaderos en el Congreso del Estado, Francisco Javier Ibarra Jáquez, quien de entrada reconoce que fundamentalmente el agave se genera en los municipios de Nombre de Dios y algo en Mezquital.

De inmediato, el representante popular campesino advierte sobre la dificultad del producto: “Me parece que si no se hace sustentable el hecho de ir generando el cultivo del agave, correríamos un riesgo muy inmediato de que se extinguiera la planta de agave en Durango”.

A la vez, dijo que de hecho, el agave que se ha trabajado en Nombre de Dios, en buen porcentaje se está yendo al estado de Jalisco y la amenaza de que se acabe la planta en su estado silvestre, que es la fuente principal del aprovechamiento para producir mezcal, es latente.

Ibarra Jáquez asegura que hay denuncias al respecto del saqueo del agave y afirma que ya se están tomando cartas en el asunto para que ya no siga sucediendo esta depredación, pero a la vez se busca la forma de hacer más plantaciones.

Creo –dijo- que puede ser sustentable la siembra de agave en Durango y puede durar todo el tiempo que queramos.

Marcó además que no solamente hay posibilidades, sino que debe ser este formato de producción, sistematizado y planeado a largo plazo, puesto que la planta de maguey madura para generar mezcal hasta los ocho a diez años.

Afirmó también que ya hay algunos esfuerzos para avanzar en esta proyección de plantar agave en Durango, sin embargo, no con la intensidad y con el interés que se requiere para que en un momento dado haya la probabilidad de seguir siendo productores de mezcal, más no de materia prima para otras entidades como Jalisco.

Finalmente, el conocedor del campo, remarca que hasta hoy, luego de que se ha aprovechado la producción silvestre durante generaciones, en términos reales, son rudimentarios los esfuerzos que se realizan en este materia y para poder cambiar la dinámica actual, que habla de que se extingue el agave, es fundamental un trabajo en equipo, en el que participen instituciones de los tres niveles de gobierno, es decir, interinstitucional y desde luego los productores, la gente que conoce de este tema; “solamente así podremos ver a mediano plazo resultados que alienten la producción de mezcal pero de manera sustentable y no como está ocurriendo hoy, donde la materia prima tiende a desaparecer”.

NADIE PUEDE GARANTIZAR EN ESTE MOMENTO QUE LA INDUSTRIA MEZCALERA EN DURANGO PREVALEZCA A FUTURO: NANCY VÁZQUEZ.

Sí es preocupante la situación actual de la industria del mezcal, porque independientemente de que al respecto solamente hay esfuerzos dispersos, nadie puede garantizar en este momento una producción a futuro.

Así habla del asunto, la legisladora Nancy Carolina Vázquez, ex presidenta municipal de Nombre de Dios y enterada de la problemática en cuestión.

Admite que una dificultad clara en esta materia, es el hecho de que una piña se tarda de ocho a diez años hasta su maduración, hasta que pueda ser aprovechable, de tal manera que para la gran mayoría de los productores no es rentable aventurarse a invertir en la plantación de agave, cuando la cultura agraria habla de cultivos de aprovechamiento casi inmediato, como el frijol o el maíz.

Por eso, sí es necesario procurar un apoyo a los productores, reconoce la ex alcaldesa Vázquez Luna, quien añade que ante tal circunstancia, ya se está buscando un esquema para enfrentar lo que hoy ocurre.

Indica que hay mezcaleros que se están organizando y se está consiguiendo la planta.

Luego, refuerza, ahora con el programa Sembrando Vida, resurge una opción tangible, real, para que en efecto fluyan los apoyos para la producción de agave en la entidad, obviamente sobre todo en los municipios tradicionales con producción mezcalera.

Ya ha habido reuniones con la autoridad federal y uno de los alcances que tenemos, habla precisamente de que si se aprovecha una piña, se tienen que sembrar diez, en esa proporción para que no escasee la producción.

Y es que, reitera, el riesgo de que escasee el agave mezcalero es real, de tal forma que si la dinámica actual continúa como hasta hoy, en dos a tres años pudieran comenzar a revertirse el auge que tenemos.

De igual manera, afirma que el aprovechamiento en mayor porcentaje del agave hoy en día es en su forma silvestre, es decir, no se puede hablar de que ya hay producción a partir de invernaderos, al menos no en cantidades importantes.

Sí hay plantaciones en invernaderos, que manejan personas que además de que están preocupadas por la situación relativa a la amenaza de que se acabe el agave, pues también trabajan por que haya efectivamente una idea de que la industria se mantenga.

Ya existen algunos casos de invernaderos, cuyo producto está siendo trasplantado, sin embargo, se trata de un trabajo disperso, no hay coordinación ninguna y lo que se requiere es una labor conjunta para poder ver mejores proyecciones de éxito.


Local

Financiera no ha liberado crédito a mezcaleros: Soto

Jamás ha entregado a los solicitantes, un crédito del orden de los 18 millones de pesos, autorizado para el desarrollo de un proyecto de producción y comercialización de mezcal

Local

Fortalecemos Estado de Derecho: Aispuro

Consideró que sólo con la coordinación y comunicación entre los fedatarios públicos y el Gobierno del Estado se le brinda un mejor servicio a la sociedad

Local

Participa CEDH en retenes antialcohol

Personal encabezado por el presidente Marco Antonio Güereca Díaz, fueron testigos de las acciones emprendidas por la Dirección Municipal de Seguridad Pública en los diversos retenes ubicados en la capital de Durango

Local

Inversiones por 1,750 mdd atrae Durango

Se registra una intensa disputa por los capitales en el plano nacional e internacional: Dávila Flores

Local

Fortalecemos Estado de Derecho: Aispuro

Consideró que sólo con la coordinación y comunicación entre los fedatarios públicos y el Gobierno del Estado se le brinda un mejor servicio a la sociedad

Local

Participa CEDH en retenes antialcohol

Personal encabezado por el presidente Marco Antonio Güereca Díaz, fueron testigos de las acciones emprendidas por la Dirección Municipal de Seguridad Pública en los diversos retenes ubicados en la capital de Durango

Local

Financiera no ha liberado crédito a mezcaleros: Soto

Jamás ha entregado a los solicitantes, un crédito del orden de los 18 millones de pesos, autorizado para el desarrollo de un proyecto de producción y comercialización de mezcal

Justicia

Fusileros paracaidistas llegan a Culiacán en apoyo a la inseguridad

El actuar de los elementos son labores en tierra como fuerzas especializadas, en patrullaje por la ciudad con la instalación de puestos militares de seguridad