/ sábado 30 de enero de 2021

En cartera

Declaración de principios de UJED


Son condiciones de la vida universitaria la tolerancia, el respeto y la solidaridad; y sus ideales: la justicia, la paz, y la libertad.

El 26 de mayo de 1976, el entonces rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango, José Hugo Martínez Ortiz, ante el presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, en la residencia oficial de “Los Pinos”, pronunció la “Declaración de Principios”, de la Universidad Juárez del Estado de Durango: - Nos pronunciamos en favor de la apertura universitaria. - Nos pronunciamos en favor del proceso que tiende a poner los recursos humanos de nuestra Universidad, también al servicio de sectores sociales extraordinarios. - Nos pronunciamos en favor del proceso que acerca más a los elementos de la Universidad con problemas de nuestro Estado y de la Nación. - Nos pronunciamos en favor del fortalecimiento de la independencia de nuestro País. - Nos pronunciamos en favor de la preservación de los derechos fundamentales del hombre. - Nos pronunciamos en favor de un sistema propio que permita una sociedad más equilibrada y justa. - Nos pronunciamos en contra del terrorismo en cualquiera de sus formas. - Nos pronunciamos en contra de la violencia en las Universidades, y por último: - Nos pronunciamos en contra de cualquier agresión y provocación que tienda a desunirnos.

Y por supuesto que siempre se debe estar muy pendiente para lograr el respeto a esta Declaración de Principios, que son el aprendizaje de casi 165 años de historia como institución educativa. Y los ejemplos sobran: Los alumnos a través de sus Sociedades de Alumnos –en el caso del Instituto Juárez- y la Federación Estudiantil Universitaria de Durango (FEUD) –en el caso de la Universidad Juárez-, así como los Sindicatos Académico y de Trabajadores, la conjunción de directores de unidades académicas con sus profesores, han realizado movimientos que han suspendido las actividades sustantivas juaristas y universitarias.

Por ejemplo, el de 1933 “Pro Autonomía del Instituto Juárez”, que tratamos con amplitud en nuestro libro “Hojas de Vida. Testimonios para la Historia de la Universidad Juárez del Estado de Durango” y que incluimos las versiones de los licenciados Julián Bermúdez Monterde y José Estrada Chávez, que fueron protagonistas; la huelga que duró del 12 al 19 de agosto de 1949 en apoyo a los estudiantes universitarios de Morelia, Michoacán, quienes luchaban ante las agresiones por parte del gobierno del estado de esa entidad; el de 1952 , que tenía por objeto la renuncia del rector Francisco Celis Méndez, y se logra el objetivo estudiantil al renunciar en 1953.

El de 1966 “Pro Industrialización de Durango”, que inicia el 2 de junio y termina 57 días después, el 28 de julio de 1966, con la celebración de 48 mítines en la marquesina de la Farmacia Benavides y la toma de las instalaciones del Cerro de Mercado; el de 1970, originado por la administración gubernamental del Ing. Alejandro Páez Urquidi, el legado de Raymond Bell fue la gota que derramó la tolerancia y la Universidad permaneció en huelga desde el 9 de enero de 1970 hasta el 29 de mayo de 1970. La destitución por el Consejo Universitario el 28 de mayo de 1988 de Juan Francisco García Guerrero y la elección de Jorge Ramírez Díaz.

El 18 de mayo de 1994 con la intervención el titular del Poder Ejecutivo la destitución del rector Juan Francisco Salazar Benítez que lo sustituye José Ramón Hernández Meraz. El impedimento de la reelección de Rubén Calderón Luján con el decreto número 4 publicado en el Periódico Oficial de fecha miércoles 29 de septiembre de 2010, estableciendo que el rector no podrá reelegirse y se deroga el artículo 28 de la misma Ley Orgánica que establecía que el rector sería electo por el H. Consejo Universitario por mayoría de votos, facultando al Congreso del Estado a designar un rector interino de la UJED a más tardar dentro de las 24 horas siguientes a la publicación del citado Decreto. Una clara violación a la autonomía de la UJED por los poderes Ejecutivo y Legislativo. Se perdió la autonomía que afortunadamente se rescató pasados 8 años, un mes y 26 días, precisamente el viernes 23 de noviembre de 2018 con el aplastante triunfo del actual rector Rubén Solís Ríos, quien tomó posesión el viernes 14 de diciembre de 2018 y se logra con la presente administración rescatar la autonomía universitaria.

Declaración de principios de UJED


Son condiciones de la vida universitaria la tolerancia, el respeto y la solidaridad; y sus ideales: la justicia, la paz, y la libertad.

El 26 de mayo de 1976, el entonces rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango, José Hugo Martínez Ortiz, ante el presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, en la residencia oficial de “Los Pinos”, pronunció la “Declaración de Principios”, de la Universidad Juárez del Estado de Durango: - Nos pronunciamos en favor de la apertura universitaria. - Nos pronunciamos en favor del proceso que tiende a poner los recursos humanos de nuestra Universidad, también al servicio de sectores sociales extraordinarios. - Nos pronunciamos en favor del proceso que acerca más a los elementos de la Universidad con problemas de nuestro Estado y de la Nación. - Nos pronunciamos en favor del fortalecimiento de la independencia de nuestro País. - Nos pronunciamos en favor de la preservación de los derechos fundamentales del hombre. - Nos pronunciamos en favor de un sistema propio que permita una sociedad más equilibrada y justa. - Nos pronunciamos en contra del terrorismo en cualquiera de sus formas. - Nos pronunciamos en contra de la violencia en las Universidades, y por último: - Nos pronunciamos en contra de cualquier agresión y provocación que tienda a desunirnos.

Y por supuesto que siempre se debe estar muy pendiente para lograr el respeto a esta Declaración de Principios, que son el aprendizaje de casi 165 años de historia como institución educativa. Y los ejemplos sobran: Los alumnos a través de sus Sociedades de Alumnos –en el caso del Instituto Juárez- y la Federación Estudiantil Universitaria de Durango (FEUD) –en el caso de la Universidad Juárez-, así como los Sindicatos Académico y de Trabajadores, la conjunción de directores de unidades académicas con sus profesores, han realizado movimientos que han suspendido las actividades sustantivas juaristas y universitarias.

Por ejemplo, el de 1933 “Pro Autonomía del Instituto Juárez”, que tratamos con amplitud en nuestro libro “Hojas de Vida. Testimonios para la Historia de la Universidad Juárez del Estado de Durango” y que incluimos las versiones de los licenciados Julián Bermúdez Monterde y José Estrada Chávez, que fueron protagonistas; la huelga que duró del 12 al 19 de agosto de 1949 en apoyo a los estudiantes universitarios de Morelia, Michoacán, quienes luchaban ante las agresiones por parte del gobierno del estado de esa entidad; el de 1952 , que tenía por objeto la renuncia del rector Francisco Celis Méndez, y se logra el objetivo estudiantil al renunciar en 1953.

El de 1966 “Pro Industrialización de Durango”, que inicia el 2 de junio y termina 57 días después, el 28 de julio de 1966, con la celebración de 48 mítines en la marquesina de la Farmacia Benavides y la toma de las instalaciones del Cerro de Mercado; el de 1970, originado por la administración gubernamental del Ing. Alejandro Páez Urquidi, el legado de Raymond Bell fue la gota que derramó la tolerancia y la Universidad permaneció en huelga desde el 9 de enero de 1970 hasta el 29 de mayo de 1970. La destitución por el Consejo Universitario el 28 de mayo de 1988 de Juan Francisco García Guerrero y la elección de Jorge Ramírez Díaz.

El 18 de mayo de 1994 con la intervención el titular del Poder Ejecutivo la destitución del rector Juan Francisco Salazar Benítez que lo sustituye José Ramón Hernández Meraz. El impedimento de la reelección de Rubén Calderón Luján con el decreto número 4 publicado en el Periódico Oficial de fecha miércoles 29 de septiembre de 2010, estableciendo que el rector no podrá reelegirse y se deroga el artículo 28 de la misma Ley Orgánica que establecía que el rector sería electo por el H. Consejo Universitario por mayoría de votos, facultando al Congreso del Estado a designar un rector interino de la UJED a más tardar dentro de las 24 horas siguientes a la publicación del citado Decreto. Una clara violación a la autonomía de la UJED por los poderes Ejecutivo y Legislativo. Se perdió la autonomía que afortunadamente se rescató pasados 8 años, un mes y 26 días, precisamente el viernes 23 de noviembre de 2018 con el aplastante triunfo del actual rector Rubén Solís Ríos, quien tomó posesión el viernes 14 de diciembre de 2018 y se logra con la presente administración rescatar la autonomía universitaria.