/ viernes 21 de junio de 2019

Tip... tip...

El paisano Rubén Escajeda ha presidido la Comisión de Procesos Internos, sobreviviendo a 4 presidentes del comité nacional: empezó con el sonorense Manlio Fabio Beltrones, siguió con el anodino Enrique Ochoa Reza, luego con el efímero René Juárez y permanece ahora con la guerrerense Claudia Ruiz Massieu. Muchas tablas y no ha de ser por zendejo.

Tener un compadre así.

No sé si funcione, para evitar la corrupción que las escuelas ya no las hagan los del INIFED.

Lo positivo, que ya no caerán en corrupción los funcionarios y que los constructores no arreglan los contratos con el moche, pero a la contra, habrá desempleo entre funcionarios, empleados y entre los constructores.

En cuanto a dejar que los padres se hagan cargo de la construcción, tiene sus bemoles.

No sé si usted recuerde que la llamada Contraloría Social pretendió que en las obras públicas un comité de vecinos vigilara la correcta aplicación del presupuesto.

¿Y qué pasó?, que los grandes del comité de vecinos se pusieron de acuerdo con el constructor para avalar la obra, obviamente previa compensación.

Lo dicho, es difícil acabar con la corrupción en un pueblo que es corrupto desde la llegada de los españoles.

Pero vale la pena intentarlo.

Pero hay otras formas de corrupción que casi no se manejan. La de los maestros, por ejemplo.

¿Sabe usted cuántos profesores cobran fingiendo trabajar?, no hay dato oficial, porque además no lo iban a dar. Pero se dice, que hay cuando menos 12 mil mentores que no están en las aulas.

En los 3 niveles de gobierno los sindicalizados ya traen la mentalidad de que pueden hacer lo que les dé su hingada gana sin tener en riesgo el empleo.

Y entre éstos y los recomendados, abusan de nuestros impuestos porque llegan, checan, se ponen a hablar por celular, las mujeres a cotorrear, se salen a la hora que les da la gana, si les da su gana vuelven o ya hasta el día siguiente, faltan con cualquier pretexto y lo que menos hacen, es servir al ciudadano que les paga.

Y sus jefes ya saben que no tiene caso intentar el orden, porque aquella es la novia del director, la otra es recomendada de otro funcionario, porque éste es pariente del diputado, porque aquel es amigo del senador y así por el estilo, si se midiera el rendimiento de la burocracia, no sé si exista un parámetro para esto, por lo que tenemos que remitirnos a la medición popular. Sirven para dos cosas: para nada y para pura.

Cada vez que se ha intentado modernizar el transporte público se paran de pestañas Javier Covarrubias y Raúl Medina, alegando que con ello se crea desempleo entre sus agremiados.

Pero no dicen las ofertas que les hacen las autoridades para mejorar el servicio y que hasta ahora han desdeñado.

Cabe anotar que Raúl, el de la Alianza, ha mejorado mucho en sus servicios. Sus choferes más o menos son atentos, sus taxis más o menos están limpios, creó las vertientes de “Taxify”, “Taxi Go”, “Taxi Incluyente”.

Que créamelo, con ese servicio los usuarios pa’ qué quieren el Uber.

Pero sí digo, que si Medina y Covarrubias hubieran existido entonces, todavía el servicio urbano serían los tranvías de mulitas.

El paisano Rubén Escajeda ha presidido la Comisión de Procesos Internos, sobreviviendo a 4 presidentes del comité nacional: empezó con el sonorense Manlio Fabio Beltrones, siguió con el anodino Enrique Ochoa Reza, luego con el efímero René Juárez y permanece ahora con la guerrerense Claudia Ruiz Massieu. Muchas tablas y no ha de ser por zendejo.

Tener un compadre así.

No sé si funcione, para evitar la corrupción que las escuelas ya no las hagan los del INIFED.

Lo positivo, que ya no caerán en corrupción los funcionarios y que los constructores no arreglan los contratos con el moche, pero a la contra, habrá desempleo entre funcionarios, empleados y entre los constructores.

En cuanto a dejar que los padres se hagan cargo de la construcción, tiene sus bemoles.

No sé si usted recuerde que la llamada Contraloría Social pretendió que en las obras públicas un comité de vecinos vigilara la correcta aplicación del presupuesto.

¿Y qué pasó?, que los grandes del comité de vecinos se pusieron de acuerdo con el constructor para avalar la obra, obviamente previa compensación.

Lo dicho, es difícil acabar con la corrupción en un pueblo que es corrupto desde la llegada de los españoles.

Pero vale la pena intentarlo.

Pero hay otras formas de corrupción que casi no se manejan. La de los maestros, por ejemplo.

¿Sabe usted cuántos profesores cobran fingiendo trabajar?, no hay dato oficial, porque además no lo iban a dar. Pero se dice, que hay cuando menos 12 mil mentores que no están en las aulas.

En los 3 niveles de gobierno los sindicalizados ya traen la mentalidad de que pueden hacer lo que les dé su hingada gana sin tener en riesgo el empleo.

Y entre éstos y los recomendados, abusan de nuestros impuestos porque llegan, checan, se ponen a hablar por celular, las mujeres a cotorrear, se salen a la hora que les da la gana, si les da su gana vuelven o ya hasta el día siguiente, faltan con cualquier pretexto y lo que menos hacen, es servir al ciudadano que les paga.

Y sus jefes ya saben que no tiene caso intentar el orden, porque aquella es la novia del director, la otra es recomendada de otro funcionario, porque éste es pariente del diputado, porque aquel es amigo del senador y así por el estilo, si se midiera el rendimiento de la burocracia, no sé si exista un parámetro para esto, por lo que tenemos que remitirnos a la medición popular. Sirven para dos cosas: para nada y para pura.

Cada vez que se ha intentado modernizar el transporte público se paran de pestañas Javier Covarrubias y Raúl Medina, alegando que con ello se crea desempleo entre sus agremiados.

Pero no dicen las ofertas que les hacen las autoridades para mejorar el servicio y que hasta ahora han desdeñado.

Cabe anotar que Raúl, el de la Alianza, ha mejorado mucho en sus servicios. Sus choferes más o menos son atentos, sus taxis más o menos están limpios, creó las vertientes de “Taxify”, “Taxi Go”, “Taxi Incluyente”.

Que créamelo, con ese servicio los usuarios pa’ qué quieren el Uber.

Pero sí digo, que si Medina y Covarrubias hubieran existido entonces, todavía el servicio urbano serían los tranvías de mulitas.

miércoles 17 de julio de 2019

Tip... tip...

martes 16 de julio de 2019

Tip... tip...

lunes 15 de julio de 2019

Tip... tip...

sábado 13 de julio de 2019

Tip... tip...

viernes 12 de julio de 2019

Tip... tip...

jueves 11 de julio de 2019

Tip... tip...

miércoles 10 de julio de 2019

Tip... tip...

martes 09 de julio de 2019

Tip... tip...

lunes 08 de julio de 2019

Tip... tip...

sábado 06 de julio de 2019

Tip... tip...

Cargar Más