/ viernes 13 de diciembre de 2019

Robar es un error

El llamado robo de hambre conocido como “Hurto Famélico”, que consiste en la sustracción de productos de primera necesidad por alguna persona sin emplear los medios de violencia física o moral, para satisfacer sus necesidades personales o familiares del momento.

Es sumamente común, mismo que no debería ser castigado, sin embargo, desde el año de 2003, desapareció esta figura como excluyente de delito en el Código Penal para el Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Ante esto, es necesario mencionar que, a principios del presente año de 2019, en un diario nacional apareció una nota que indicaba: “Hay 5 mil presos por robar comida; penas de hasta 10 años de cárcel”, en el que se narra la gran población de reos en los reclusorios que se encuentran procesados unos, y sentenciados otros, y en los que se destacan estas resoluciones: “Seis meses de cárcel y una multa de cuatro mil pesos por un daño ocasionado de 105 pesos”.

“Tres años en prisión y una multa de 13 mil pesos por un robo valuado en 133 pesos”. “Un discapacitado que estuvo en la cárcel un mes por robar dos manzanas y un refresco con valor de 21 pesos”. Todos estos por el delito conocido como “hurto famélico”.

Continuamente también en nuestros periódicos de la localidad se dan a conocer las noticias de robos cometidos en tiendas de conveniencia, en los que se sustraían desde botes de café, alimentos de bebés, desodorantes y más de los utensilios de primera necesidad.

Recuerdo haber conocido el caso de una persona que en estado de ebriedad tomó una bicicleta estacionada en la banqueta, se la llevó rodando, sin montar en ella y a los pocos metros de distancia llegó a su casa la dejó fuera e ingresó a su morada, en donde posteriormente fue despertado por los guardianes del orden para ingresarlo a los separos y posteriormente ser procesado por el delito de robo, y gracias a un sistema burocrático nefasto que nos hostiga cotidianamente, dicha persona estuvo más de dos años privado de su libertad sin que se le pronunciara sentencia.

Este 7 de diciembre, mientras artesanos vendían sus mercancías en el zócalo, funcionarios del gobierno de la Ciudad de México robaron y destruyeron sus mercancías, e identifican a uno de ellos que es parte de la red juvenil del partido Morena, empleado de Claudia Sheinbaum, con un sueldo de 22 mil pesos, pero que de ninguna manera tiene facultades ni para destruir ni para robar a los artesanos que desean ganarse la vida vendiendo los objetos que tan artística y esmeradamente realizan.

Se difunde ya el video que no era posible detener más, del embajador de México en Argentina Oscar Ricardo Valero Recio Becerra, quien el 26 de octubre se robó un libro de una emblemática librería de Buenos Aires, con un precio inferior a los doscientos pesos mexicanos, a quien el mismo presidente de nuestro país disculpa e indica que “un error todos lo podemos cometer, que es de humanos cometer errores, pues sólo el Creador es perfecto”; sólo que quien desea comer por error y roba una tortilla, sí está purgando una condena. Ante esto, es conveniente preguntar ¿Qué diría el presidente siendo opositor, si un embajador realizara una conducta similar en otro gobierno?

Antes que nada, es preciso tomar en cuenta que el embajador es el agente diplomático supuestamente acreditado en un país extranjero para representar oficialmente al estado al cual pertenece y al mismo presidente, quien cuidadosamente debe seleccionarlo, para que pueda representar a su estado y a su persona en el país en donde vaya a permanecer, atendiendo asuntos de interés estatal en política, economía, comercio, cultura, turismo, tratados, acuerdos, entre otros y en algunos casos también les podrá atender asuntos eventuales, como problemas que afecten a sus compatriotas en el suelo en el cual desempeña su función de embajador, debiendo ante todo velar por la seguridad y la integridad de estos, esto es, tener una conducta completamente intachable y aunque lo defienda el presidente, ¿cómo poder perder ese gran prestigio, y enlodar el nombre del país que representa por robarse un libro de un costo inferior a doscientos pesos mexicanos? Quizás estaba contribuyendo el embajador a que no se perdiera la estigmatización que tenemos los mexicanos en el extranjero como flojos y deshonestos. O, bien pudiera tratarse de que padezca de cleptomanía, pero entonces, debe ser tratado por siquiatras y de ninguna manera debería estar ahí representando a nuestro país.

Pero qué decir también de quitarles el pan de la boca a aquellos artesanos que dignamente desean ganarse la vida, vendiendo sus creaciones artísticas que representan nuestra cultura autóctona, y que en pleno zócalo a la luz del día y en presencia de muchas personas, fueron humillados y custodiados por policías, resultaron despojados de sus objetos, de su patrimonio por burócratas del gobierno de la ciudad, que no son otra cosa más que delincuentes oficiales y que, en forma abusiva, muchas piezas fueron estrelladas en el pavimento.

Contra los artesanos, la fuerza bruta y todo el rigor de la ley, pero a las hordas de anarquistas y feministas con cara tapada, que destruyen monumentos y comercios completos, que se burlan de policías y guardias nacionales, que siembran el terror en el centro de la ciudad, a los demás asesinos y delincuentes, no es posible tocarlos ni con el pétalo de una rosa, porque para ellos son abrazos y no balazos.

Anteriormente estábamos en la creencia que robar sí era un delito, pero sólo se castigaba en los pobres; ahora con la Cuarta Trasformación, según Noroña, dice que es una tristeza no haber robado un libro (pero más lástima que no los haya leído), y el resultado es que: “Robar es un error, no es delito; y vender artesanías en la calle para poder comer, eso sí es un delito.”

El llamado robo de hambre conocido como “Hurto Famélico”, que consiste en la sustracción de productos de primera necesidad por alguna persona sin emplear los medios de violencia física o moral, para satisfacer sus necesidades personales o familiares del momento.

Es sumamente común, mismo que no debería ser castigado, sin embargo, desde el año de 2003, desapareció esta figura como excluyente de delito en el Código Penal para el Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Ante esto, es necesario mencionar que, a principios del presente año de 2019, en un diario nacional apareció una nota que indicaba: “Hay 5 mil presos por robar comida; penas de hasta 10 años de cárcel”, en el que se narra la gran población de reos en los reclusorios que se encuentran procesados unos, y sentenciados otros, y en los que se destacan estas resoluciones: “Seis meses de cárcel y una multa de cuatro mil pesos por un daño ocasionado de 105 pesos”.

“Tres años en prisión y una multa de 13 mil pesos por un robo valuado en 133 pesos”. “Un discapacitado que estuvo en la cárcel un mes por robar dos manzanas y un refresco con valor de 21 pesos”. Todos estos por el delito conocido como “hurto famélico”.

Continuamente también en nuestros periódicos de la localidad se dan a conocer las noticias de robos cometidos en tiendas de conveniencia, en los que se sustraían desde botes de café, alimentos de bebés, desodorantes y más de los utensilios de primera necesidad.

Recuerdo haber conocido el caso de una persona que en estado de ebriedad tomó una bicicleta estacionada en la banqueta, se la llevó rodando, sin montar en ella y a los pocos metros de distancia llegó a su casa la dejó fuera e ingresó a su morada, en donde posteriormente fue despertado por los guardianes del orden para ingresarlo a los separos y posteriormente ser procesado por el delito de robo, y gracias a un sistema burocrático nefasto que nos hostiga cotidianamente, dicha persona estuvo más de dos años privado de su libertad sin que se le pronunciara sentencia.

Este 7 de diciembre, mientras artesanos vendían sus mercancías en el zócalo, funcionarios del gobierno de la Ciudad de México robaron y destruyeron sus mercancías, e identifican a uno de ellos que es parte de la red juvenil del partido Morena, empleado de Claudia Sheinbaum, con un sueldo de 22 mil pesos, pero que de ninguna manera tiene facultades ni para destruir ni para robar a los artesanos que desean ganarse la vida vendiendo los objetos que tan artística y esmeradamente realizan.

Se difunde ya el video que no era posible detener más, del embajador de México en Argentina Oscar Ricardo Valero Recio Becerra, quien el 26 de octubre se robó un libro de una emblemática librería de Buenos Aires, con un precio inferior a los doscientos pesos mexicanos, a quien el mismo presidente de nuestro país disculpa e indica que “un error todos lo podemos cometer, que es de humanos cometer errores, pues sólo el Creador es perfecto”; sólo que quien desea comer por error y roba una tortilla, sí está purgando una condena. Ante esto, es conveniente preguntar ¿Qué diría el presidente siendo opositor, si un embajador realizara una conducta similar en otro gobierno?

Antes que nada, es preciso tomar en cuenta que el embajador es el agente diplomático supuestamente acreditado en un país extranjero para representar oficialmente al estado al cual pertenece y al mismo presidente, quien cuidadosamente debe seleccionarlo, para que pueda representar a su estado y a su persona en el país en donde vaya a permanecer, atendiendo asuntos de interés estatal en política, economía, comercio, cultura, turismo, tratados, acuerdos, entre otros y en algunos casos también les podrá atender asuntos eventuales, como problemas que afecten a sus compatriotas en el suelo en el cual desempeña su función de embajador, debiendo ante todo velar por la seguridad y la integridad de estos, esto es, tener una conducta completamente intachable y aunque lo defienda el presidente, ¿cómo poder perder ese gran prestigio, y enlodar el nombre del país que representa por robarse un libro de un costo inferior a doscientos pesos mexicanos? Quizás estaba contribuyendo el embajador a que no se perdiera la estigmatización que tenemos los mexicanos en el extranjero como flojos y deshonestos. O, bien pudiera tratarse de que padezca de cleptomanía, pero entonces, debe ser tratado por siquiatras y de ninguna manera debería estar ahí representando a nuestro país.

Pero qué decir también de quitarles el pan de la boca a aquellos artesanos que dignamente desean ganarse la vida, vendiendo sus creaciones artísticas que representan nuestra cultura autóctona, y que en pleno zócalo a la luz del día y en presencia de muchas personas, fueron humillados y custodiados por policías, resultaron despojados de sus objetos, de su patrimonio por burócratas del gobierno de la ciudad, que no son otra cosa más que delincuentes oficiales y que, en forma abusiva, muchas piezas fueron estrelladas en el pavimento.

Contra los artesanos, la fuerza bruta y todo el rigor de la ley, pero a las hordas de anarquistas y feministas con cara tapada, que destruyen monumentos y comercios completos, que se burlan de policías y guardias nacionales, que siembran el terror en el centro de la ciudad, a los demás asesinos y delincuentes, no es posible tocarlos ni con el pétalo de una rosa, porque para ellos son abrazos y no balazos.

Anteriormente estábamos en la creencia que robar sí era un delito, pero sólo se castigaba en los pobres; ahora con la Cuarta Trasformación, según Noroña, dice que es una tristeza no haber robado un libro (pero más lástima que no los haya leído), y el resultado es que: “Robar es un error, no es delito; y vender artesanías en la calle para poder comer, eso sí es un delito.”

viernes 21 de febrero de 2020

Preparémonos para el suicidio (II)

viernes 14 de febrero de 2020

Preparémonos para el suicidio (1)

viernes 07 de febrero de 2020

El lado chusco de la vida

viernes 31 de enero de 2020

Quien dice la frase refleja su persona

viernes 10 de enero de 2020

Un reclamo urgente

viernes 03 de enero de 2020

Úsame correctamente y seremos felices

viernes 20 de diciembre de 2019

De Navidad a Navidad

viernes 13 de diciembre de 2019

Robar es un error

Cargar Más