/ sábado 5 de junio de 2021

El Poder: usos y abusos

Nos conviene a todos tener claro el concepto de autoridad. Autoridad es lo contrario de arbitrario, caprichoso o despótico. A las instancias que nos mueven a acatar los principios de donde nacen el orden y el ejercicio recto de la libertad, es a lo que se llama autoridad.

La palabra autoridad procede del latín augeo, que significa crecer o aumentar. La autoridad es también la fuente de decisiones que señala lo que es justo y lo que es injusto. Debe de aparecer reflejada en las leyes, que deben ser conformes con la ley natural y adecuadas a la substancia de cada sociedad. A la autoridad, que es esencialmente buena y necesaria, se contrapone el poder, que aparece sólo como el mal menor necesario que impide la injusticia del desorden.

El poder es un recurso coercitivo que poseen el ejecutivo o los legisladores para obligar a los hombre a cumplir la ley cuando éstos no quieren. Cuanto más se respete la autoridad menos necesario será el ejercicio del poder. Este es el ideal de una sociedad que pretenda ser civilizada. Hoy se combate con saña todo principio de autoridad. Pero cuando el hombre destruye la autoridad no hace otra cosa que desencadenar el poder, el cual se sube sobre sus espaldas con la violencia de una tiranía. Y esto es verdad cualquiera que sea la forma de gobierno, de uno o de muchos; en este caso sería la tiranía de la mayoría, pero tiranía.

La gran crisis actual del mundo consiste, principalmente, en la implantación del positivismo jurídico apoyado con el poder y barriendo la autoridad. Conduce al mal, porque genera corrupción y vileza en las instituciones públicas y en todo el cuerpo social. En esta situación han caído gran parte de las naciones en nuestros días; y también Mexico. Y no es que estas cosas sean un asunto sólo para la discusión entre científicos, no. Afecta gravemente a las naciones y a los pueblos; a todos los hombre y a cada hombre en particular.

La progresiva caída en la barbarie a lo largo de la modernidad y sobre todo de la contemporaneidad, la está resistiendo el mexicano noblemente, estoicamente y decorosamente, mucho más que los otros pueblos. Esto se debe, en mi opinión, a la gran reserva espiritual que contiene la maravillosamente rica, fecunda, universal y viva cultura mexicana. Por eso Mexico, si toma conciencia de su situación está en mejor situación para recobrar el norte y volver a una civilización al servicio del hombre. Post factum nullum consilium. Después del hecho, de nada valen los consejos.

Correo electrónico: tomymx@hotmail.com

Nos conviene a todos tener claro el concepto de autoridad. Autoridad es lo contrario de arbitrario, caprichoso o despótico. A las instancias que nos mueven a acatar los principios de donde nacen el orden y el ejercicio recto de la libertad, es a lo que se llama autoridad.

La palabra autoridad procede del latín augeo, que significa crecer o aumentar. La autoridad es también la fuente de decisiones que señala lo que es justo y lo que es injusto. Debe de aparecer reflejada en las leyes, que deben ser conformes con la ley natural y adecuadas a la substancia de cada sociedad. A la autoridad, que es esencialmente buena y necesaria, se contrapone el poder, que aparece sólo como el mal menor necesario que impide la injusticia del desorden.

El poder es un recurso coercitivo que poseen el ejecutivo o los legisladores para obligar a los hombre a cumplir la ley cuando éstos no quieren. Cuanto más se respete la autoridad menos necesario será el ejercicio del poder. Este es el ideal de una sociedad que pretenda ser civilizada. Hoy se combate con saña todo principio de autoridad. Pero cuando el hombre destruye la autoridad no hace otra cosa que desencadenar el poder, el cual se sube sobre sus espaldas con la violencia de una tiranía. Y esto es verdad cualquiera que sea la forma de gobierno, de uno o de muchos; en este caso sería la tiranía de la mayoría, pero tiranía.

La gran crisis actual del mundo consiste, principalmente, en la implantación del positivismo jurídico apoyado con el poder y barriendo la autoridad. Conduce al mal, porque genera corrupción y vileza en las instituciones públicas y en todo el cuerpo social. En esta situación han caído gran parte de las naciones en nuestros días; y también Mexico. Y no es que estas cosas sean un asunto sólo para la discusión entre científicos, no. Afecta gravemente a las naciones y a los pueblos; a todos los hombre y a cada hombre en particular.

La progresiva caída en la barbarie a lo largo de la modernidad y sobre todo de la contemporaneidad, la está resistiendo el mexicano noblemente, estoicamente y decorosamente, mucho más que los otros pueblos. Esto se debe, en mi opinión, a la gran reserva espiritual que contiene la maravillosamente rica, fecunda, universal y viva cultura mexicana. Por eso Mexico, si toma conciencia de su situación está en mejor situación para recobrar el norte y volver a una civilización al servicio del hombre. Post factum nullum consilium. Después del hecho, de nada valen los consejos.

Correo electrónico: tomymx@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 06 de agosto de 2021

Jóvenes volver a pensar

La tercera ola

Tomás Bermúdez Izaguirre

lunes 02 de agosto de 2021

Jóvenes volver a pensar

La intolerancia de los tolerantes

Tomás Bermúdez Izaguirre

sábado 24 de julio de 2021

Jóvenes volver a pensar

La tradición del Tagarete

Tomás Bermúdez Izaguirre

lunes 19 de julio de 2021

Jóvenes volver a pensar

La ingobernabilidad 

Tomás Bermúdez Izaguirre

Cargar Más