/ sábado 14 de octubre de 2023

En cartera

No a la “verdad histórica” de Ayotzinapa


Se cumplieron nueve años de la noche del 26 de septiembre de 2014, en la que desaparecieron los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, por lo que los padres y familiares organizaron una marcha en la Ciudad de México, en la plancha del Zócalo hicieron un mitin donde recordaron que su prioridad es conocer el paradero de sus hijos.

Ahí, exigieron una vez más que se continúen las investigaciones de manera rigorosa y seria, alejándose de la “verdad histórica”, además de insistir en la necesidad de que el Ejército libere la información faltante, petición a la que el presidente de la República niega rotundamente, afirmando que el Ejército ya entregó toda la documentación que tenía en su poder.

Señaló que actualmente ya preside él la Comisión de la Verdad y que constantemente se reúne con todo el gabinete de Seguridad para llegar a la verdad. Recordó que a la fecha hay dos generales detenidos, elementos del Ejército, el ex procurador de Justicia y más de cien personas involucradas.

El abogado de las familias, Vidulfo Rosales, afirmó: “Encinas nos ha leído una narrativa de dónde estamos en el caso, que se acerca más a la verdad histórica que a los nuevos hechos”. En un ambiente crispado por la diferente percepción del rol del Ejército entre el gobierno y los padres de los 43.

El relato sobre el ataque que armó el gobierno de Enrique Peña Nieto, establecía -a través del procurador Jesús Murillo Karam- que el grupo Guerreros Unidos, apoyado en policías locales, habría asesinado a los 43 en un basurero, habría quemado los cuerpos y luego habría arrojado los restos en bolsas a un río.

La comisión presidencial y la actual Fiscalía han desechado esta versión hasta ahora. Al parecer, las críticas de Vidulfo Rosales, abogado de los padres de familia de los 43, apuntan a que Encinas ha señalado que alguno de los 43 era parte de un grupo criminal.

En un comunicado divulgado por la Secretaría de Gobernación ha señalado que durante el encuentro “se planteó la entrega de los cinco discos que contienen todas las grabaciones proporcionadas por el Gobierno de Estados Unidos vinculadas directa e indirectamente con el caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa”.

En teoría, la reunión debía servir para que el Gobierno diera cuentas de la búsqueda de los documentos de espionaje militar que reclaman las familias, oficios que reflejan conversaciones entre los perpetradores sobre el posible destino de los muchachos.

En vez de eso, ha explicado Rosales, Encinas ha leído un informe parcialmente distinto del que desarrolló en dos reuniones realizadas en la semana del 15 al 21 de octubre de 2023. Luego, la secretaria de Seguridad Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, ha leído una carta de López Obrador, que adjuntaba un informe firmado por el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, que, según Rosales, “no da respuesta a la información que solicitamos”.

Uno de los presuntos operadores más importantes de Guerreros Unidos en la época, Gildardo López, alias El Gil, habla con un mando de la policía de Iguala sobre los muchachos. El mando le dice que tiene a 17 de los 43 en “la cueva”, presuntamente la comisaria de Barandilla, una instalación de la policía de Iguala. Gil dice que se los entregue. El otro contesta que se los entrega en la Brecha de Lobos, un paraje cercano a Iguala, lugar del ataque.

Ocurre que El Gil se ha convertido en testigo protegido de la actual administración de la Fiscalía General de la República para el caso Ayotzinapa. Y que, en sus declaraciones, ha apuntado a mandos militares, señalando su colaboración con Guerreros Unidos.

Al inicio de su gestión, Andrés Manuel López Obrador se comprometió a resolver el caso de Ayotzinapa y a entregar toda la información necesaria para llevar justicia a las familias. A nueve años de la desaparición de los 43, continúa la incógnita respecto al paradero de los estudiantes desaparecidos y la identidad de los responsables. Sin embargo, el presidente López Obrador, ratificó que durante el año que le resta de mandato se seguirá trabajando para localizar a los 43 estudiantes que desaparecieron entre el 26 y 27 de septiembre del 2014.

Los padres de familia de los 43 han señalado un: No a la “verdad histórica” de Ayotzinapa.

No a la “verdad histórica” de Ayotzinapa


Se cumplieron nueve años de la noche del 26 de septiembre de 2014, en la que desaparecieron los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, por lo que los padres y familiares organizaron una marcha en la Ciudad de México, en la plancha del Zócalo hicieron un mitin donde recordaron que su prioridad es conocer el paradero de sus hijos.

Ahí, exigieron una vez más que se continúen las investigaciones de manera rigorosa y seria, alejándose de la “verdad histórica”, además de insistir en la necesidad de que el Ejército libere la información faltante, petición a la que el presidente de la República niega rotundamente, afirmando que el Ejército ya entregó toda la documentación que tenía en su poder.

Señaló que actualmente ya preside él la Comisión de la Verdad y que constantemente se reúne con todo el gabinete de Seguridad para llegar a la verdad. Recordó que a la fecha hay dos generales detenidos, elementos del Ejército, el ex procurador de Justicia y más de cien personas involucradas.

El abogado de las familias, Vidulfo Rosales, afirmó: “Encinas nos ha leído una narrativa de dónde estamos en el caso, que se acerca más a la verdad histórica que a los nuevos hechos”. En un ambiente crispado por la diferente percepción del rol del Ejército entre el gobierno y los padres de los 43.

El relato sobre el ataque que armó el gobierno de Enrique Peña Nieto, establecía -a través del procurador Jesús Murillo Karam- que el grupo Guerreros Unidos, apoyado en policías locales, habría asesinado a los 43 en un basurero, habría quemado los cuerpos y luego habría arrojado los restos en bolsas a un río.

La comisión presidencial y la actual Fiscalía han desechado esta versión hasta ahora. Al parecer, las críticas de Vidulfo Rosales, abogado de los padres de familia de los 43, apuntan a que Encinas ha señalado que alguno de los 43 era parte de un grupo criminal.

En un comunicado divulgado por la Secretaría de Gobernación ha señalado que durante el encuentro “se planteó la entrega de los cinco discos que contienen todas las grabaciones proporcionadas por el Gobierno de Estados Unidos vinculadas directa e indirectamente con el caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa”.

En teoría, la reunión debía servir para que el Gobierno diera cuentas de la búsqueda de los documentos de espionaje militar que reclaman las familias, oficios que reflejan conversaciones entre los perpetradores sobre el posible destino de los muchachos.

En vez de eso, ha explicado Rosales, Encinas ha leído un informe parcialmente distinto del que desarrolló en dos reuniones realizadas en la semana del 15 al 21 de octubre de 2023. Luego, la secretaria de Seguridad Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, ha leído una carta de López Obrador, que adjuntaba un informe firmado por el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, que, según Rosales, “no da respuesta a la información que solicitamos”.

Uno de los presuntos operadores más importantes de Guerreros Unidos en la época, Gildardo López, alias El Gil, habla con un mando de la policía de Iguala sobre los muchachos. El mando le dice que tiene a 17 de los 43 en “la cueva”, presuntamente la comisaria de Barandilla, una instalación de la policía de Iguala. Gil dice que se los entregue. El otro contesta que se los entrega en la Brecha de Lobos, un paraje cercano a Iguala, lugar del ataque.

Ocurre que El Gil se ha convertido en testigo protegido de la actual administración de la Fiscalía General de la República para el caso Ayotzinapa. Y que, en sus declaraciones, ha apuntado a mandos militares, señalando su colaboración con Guerreros Unidos.

Al inicio de su gestión, Andrés Manuel López Obrador se comprometió a resolver el caso de Ayotzinapa y a entregar toda la información necesaria para llevar justicia a las familias. A nueve años de la desaparición de los 43, continúa la incógnita respecto al paradero de los estudiantes desaparecidos y la identidad de los responsables. Sin embargo, el presidente López Obrador, ratificó que durante el año que le resta de mandato se seguirá trabajando para localizar a los 43 estudiantes que desaparecieron entre el 26 y 27 de septiembre del 2014.

Los padres de familia de los 43 han señalado un: No a la “verdad histórica” de Ayotzinapa.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 24 de mayo de 2024

En Cartera

Bicentenario del Primer Presidente de la República Mexicana

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 17 de mayo de 2024

En Cartera

Entretelones del poder: ¿Declinaciones y renuncias?

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 10 de mayo de 2024

En Cartera

Ann Marie Jarvis es la fundadora del “Día de la Madre”

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 26 de abril de 2024

En Cartera

Las campañas políticas y la violencia

Víctor Samuel Palencia Alonso

viernes 22 de marzo de 2024

En Cartera

154 Aniversario de la Fundación de la ByCENED

Víctor Samuel Palencia Alonso

Cargar Más