/ sábado 16 de diciembre de 2023

La cuenta y la razón

“Un banco es un lugar que te presta dinero si puedes probar que no lo necesitas”

- Bob Hope


Elegir un banco puede ser una decisión difícil, ya que hay

muchos factores que influyen en la calidad y el costo de los servicios bancarios.

Lo primero que debes hacer es definir qué tipo de cliente somos y qué necesidades se tienen. Por ejemplo, si viajamos mucho, quizás nos convenga un banco que tenga una amplia red de cajeros automáticos o que no cobre comisiones por operar en el extranjero. Si somos ahorradores, quizás nos interese un banco que ofrezca una buena rentabilidad por los depósitos o que nos brinde asesoramiento financiero. Si empleamos los servicios online, quizás nos guste un banco que tenga una plataforma digital fácil de usar y que nos permita realizar todas nuestras gestiones desde nuestro celular o nuestra computadora.

Lo segundo que debemos hacer es comparar las diferentes opciones que hay en el mercado. Para ello, se puedes emplear herramientas como comparadores que se encuentran online, que nos muestran las características y las tarifas de los distintos bancos. También se puede consultar las opiniones de otros clientes, que nos pueden dar una idea de la atención al cliente, la solvencia y la reputación de cada entidad. Además, se pueden visitar las páginas web o las sucursales de los bancos que nos interesen y solicitar información sobre sus productos y servicios.

Lo tercero que se debe hacer es evaluar los pros y los contras de cada opción. Para ello, se debe tener en cuenta aspectos como:

Solvencia, seguridad y confianza. Es importante que el banco que elijamos tenga una buena reputación, solidez financiera y respaldo legal. Se puede consultar el Buró de Entidades Financieras de la Condusef para conocer la calificación, las comisiones, las reclamaciones y las sanciones de cada banco. Revisar las opiniones de otros clientes en internet o en redes sociales, para poder observar los comentarios de quienes son sus cuentahabientes. Comprobar que el banco tenga medidas de protección contra el fraude, como la verificación en dos pasos o el envío de alertas por SMS o email.

La comodidad al elegir un banco que tenga una sucursal cerca de nuestro domicilio o nuestro lugar de trabajo, o que nos permita operar a distancia sin problemas. También valorar la facilidad para contactar con el banco, ya sea por teléfono, por chat o por correo electrónico.

Los beneficios que se ofrecen para comparar las ventajas que nos ofrecen cada banco, como la rentabilidad de los productos de ahorro, las condiciones de los préstamos, las bonificaciones por domiciliar la nómina o los recibos, los descuentos en comercios o las promociones especiales.

Los costos, analizar las comisiones que se cobran en cada banco por los servicios básicos, como la apertura y el mantenimiento de la cuenta, las transferencias, las

tarjetas o el uso de los cajeros. Hay que tener en cuenta los requisitos que nos pide cada banco para acceder a sus productos y servicios, como el saldo mínimo, la vinculación o la permanencia.

Una vez que se hayas hecho todo esto, podremos elegir el banco que más se ajuste a nuestro perfil y a nuestras expectativas. Recordemos que podemos cambiar de banco cuando se quiera si no se está satisfecho con el servicio o si se encuentra una mejor oferta. No olvidemos revisar nuestros estados de cuenta, conciliar y verificar que no existan cargos improcedentes. Nos leemos la próxima.


Contador Público Certificado Especialidad en Fiscal por el IMCP y Maestra en Derecho Fiscal

abvargas@hvcontadores.org

“Un banco es un lugar que te presta dinero si puedes probar que no lo necesitas”

- Bob Hope


Elegir un banco puede ser una decisión difícil, ya que hay

muchos factores que influyen en la calidad y el costo de los servicios bancarios.

Lo primero que debes hacer es definir qué tipo de cliente somos y qué necesidades se tienen. Por ejemplo, si viajamos mucho, quizás nos convenga un banco que tenga una amplia red de cajeros automáticos o que no cobre comisiones por operar en el extranjero. Si somos ahorradores, quizás nos interese un banco que ofrezca una buena rentabilidad por los depósitos o que nos brinde asesoramiento financiero. Si empleamos los servicios online, quizás nos guste un banco que tenga una plataforma digital fácil de usar y que nos permita realizar todas nuestras gestiones desde nuestro celular o nuestra computadora.

Lo segundo que debemos hacer es comparar las diferentes opciones que hay en el mercado. Para ello, se puedes emplear herramientas como comparadores que se encuentran online, que nos muestran las características y las tarifas de los distintos bancos. También se puede consultar las opiniones de otros clientes, que nos pueden dar una idea de la atención al cliente, la solvencia y la reputación de cada entidad. Además, se pueden visitar las páginas web o las sucursales de los bancos que nos interesen y solicitar información sobre sus productos y servicios.

Lo tercero que se debe hacer es evaluar los pros y los contras de cada opción. Para ello, se debe tener en cuenta aspectos como:

Solvencia, seguridad y confianza. Es importante que el banco que elijamos tenga una buena reputación, solidez financiera y respaldo legal. Se puede consultar el Buró de Entidades Financieras de la Condusef para conocer la calificación, las comisiones, las reclamaciones y las sanciones de cada banco. Revisar las opiniones de otros clientes en internet o en redes sociales, para poder observar los comentarios de quienes son sus cuentahabientes. Comprobar que el banco tenga medidas de protección contra el fraude, como la verificación en dos pasos o el envío de alertas por SMS o email.

La comodidad al elegir un banco que tenga una sucursal cerca de nuestro domicilio o nuestro lugar de trabajo, o que nos permita operar a distancia sin problemas. También valorar la facilidad para contactar con el banco, ya sea por teléfono, por chat o por correo electrónico.

Los beneficios que se ofrecen para comparar las ventajas que nos ofrecen cada banco, como la rentabilidad de los productos de ahorro, las condiciones de los préstamos, las bonificaciones por domiciliar la nómina o los recibos, los descuentos en comercios o las promociones especiales.

Los costos, analizar las comisiones que se cobran en cada banco por los servicios básicos, como la apertura y el mantenimiento de la cuenta, las transferencias, las

tarjetas o el uso de los cajeros. Hay que tener en cuenta los requisitos que nos pide cada banco para acceder a sus productos y servicios, como el saldo mínimo, la vinculación o la permanencia.

Una vez que se hayas hecho todo esto, podremos elegir el banco que más se ajuste a nuestro perfil y a nuestras expectativas. Recordemos que podemos cambiar de banco cuando se quiera si no se está satisfecho con el servicio o si se encuentra una mejor oferta. No olvidemos revisar nuestros estados de cuenta, conciliar y verificar que no existan cargos improcedentes. Nos leemos la próxima.


Contador Público Certificado Especialidad en Fiscal por el IMCP y Maestra en Derecho Fiscal

abvargas@hvcontadores.org

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 14 de abril de 2024

La cuenta y la razón

Cuidado con la discrepancia fiscal

Ana Beatriz Vargas

sábado 06 de abril de 2024

La cuenta y la razón

Declaración anual

Ana Beatriz Vargas

jueves 28 de marzo de 2024

La cuenta y la razón

El Contador Público: Un Piloto en el Mundo de las Finanzas

Ana Beatriz Vargas

sábado 23 de marzo de 2024

La cuenta y la razón

La importancia de las auditorías internas en las empresas

Ana Beatriz Vargas

sábado 16 de marzo de 2024

La cuenta y la razón

¿Qué son los CETES?

Ana Beatriz Vargas

viernes 08 de marzo de 2024

La cuenta y la razón

Importancia de la mujer en las finanzas de México

Ana Beatriz Vargas

sábado 24 de febrero de 2024

La cuenta y la razón

Ana Beatriz Vargas

lunes 19 de febrero de 2024

La cuenta y la razón

Decisiones con base a información financiera

Ana Beatriz Vargas

domingo 11 de febrero de 2024

La cuenta y la razón

La importancia del control interno en las empresas

Ana Beatriz Vargas

Cargar Más