/ lunes 21 de septiembre de 2020

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM) .- La etapa de pandemia que se vive en este momento en Canatlán llama la atención, por la serie de hechos que muestran una actitud distinta en diversos sectores de la población, que puede calificarse como heterogeneidad, desigualdad multiculturalidad, pluralidad, diversidad o valemadrismo en algunos casos.

Parece que ahora es cuando el Covid -19 se presenta de manera más intensa en el municipio, con muertes en localidades diversas, lo mismo al oriente que al poniente de la carretera Panamericana y Francisco Zarco, por marcar un referente ya que de mencionarse nombres no faltará quien pudiera inconformarse en el caso de tener algún familiar fallecido de manera reciente.

Tres ejemplos de actitud distinta para muestra se pueden mencionar y son la suspensión de las Jornadas de Primeras Comuniones de la parroquia católica de Canatlán, el curso propedéutico en la escuela normal rural J. Guadalupe Aguilera y las noches bohemias en el llamado “malecón” de ciudad Canatlán.

De primera impresión llamó la atención la Jornada de Primeras Comuniones iniciada el mes de agosto por la Parroquia San Diego de Alcalá, sorpresa porque la pandemia marca el salir de casa solo en condiciones de necesidad y el evitar al máximo encuentros sociales que, dicho con todo respeto, se genera en la celebración de primeras comuniones y todo lo que se llama situación especial.

Sin embargo, el Arzobispo de Durango, Señor Faustino Armendáriz sugirió suspenderla, por la situación que se atraviesa, mostrando la decisión una total coherencia entre el decir y el hacer. Canatlán vive su momento de mayor propagación del Covid -19.

El siguiente caso, el par de semanas de inducción en la máxima casa de estudios del municipio canatlense, que se realizan con todo el protocolo marcado por la contingencia sanitaria que se atraviesa y que realmente era obligatoriamente realizado, por el hecho de la condición especial o distinta en el cual los alumnos iniciarán el ciclo escolar 2020-2021 a partir de la semana actual.

El inicio del semestre se hará de manera virtual y en ese contexto, los alumnos tienen que saber con certeza las maneras en que desarrollarán clase desde casa, es decir, el curso de inducción era una necesidad.

El tercer caso, las noches bohemias en el “malecón” de Canatlán, esas sí que no se tienen palabras para calificarlas, sin conocerse donde hay mayor irresponsabilidad o incongruencia, si entre las personas que las realizan, entre los familiares que sabiéndolo no hacen algo al respecto de la autoridad municipal que no solo no hace algo para evitarlo, sino que prácticamente las avala.

Desde hace siete meses, los tres niveles de gobierno han dicho hasta el cansancio las formas y formas de prevenir el contagio, ante una enfermedad tipo Alkazeltzer, nadie sabe cómo es pero casi todo el mundo sabe que sí es.

En fin, un tema que sigue más actual que siempre y que marca también la desincronización que hubo en las autoridades, sin que suene a crítica porque hizo lo que en su momento pensó era lo mejor para la población, entre las medidas a tomar y el tiempo para hacerlo.

Lo más fuerte en medida de restricción fue durante los meses de marzo, abril, mayo, junio y julio y la enfermedad mencionada apenas está entrando en su fase de mayor contagio en esta región. Pero bueno, nadie nace aprendido.

Foto: Marco A. Rodríguez | El Sol de Durango



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM) .- La etapa de pandemia que se vive en este momento en Canatlán llama la atención, por la serie de hechos que muestran una actitud distinta en diversos sectores de la población, que puede calificarse como heterogeneidad, desigualdad multiculturalidad, pluralidad, diversidad o valemadrismo en algunos casos.

Parece que ahora es cuando el Covid -19 se presenta de manera más intensa en el municipio, con muertes en localidades diversas, lo mismo al oriente que al poniente de la carretera Panamericana y Francisco Zarco, por marcar un referente ya que de mencionarse nombres no faltará quien pudiera inconformarse en el caso de tener algún familiar fallecido de manera reciente.

Tres ejemplos de actitud distinta para muestra se pueden mencionar y son la suspensión de las Jornadas de Primeras Comuniones de la parroquia católica de Canatlán, el curso propedéutico en la escuela normal rural J. Guadalupe Aguilera y las noches bohemias en el llamado “malecón” de ciudad Canatlán.

De primera impresión llamó la atención la Jornada de Primeras Comuniones iniciada el mes de agosto por la Parroquia San Diego de Alcalá, sorpresa porque la pandemia marca el salir de casa solo en condiciones de necesidad y el evitar al máximo encuentros sociales que, dicho con todo respeto, se genera en la celebración de primeras comuniones y todo lo que se llama situación especial.

Sin embargo, el Arzobispo de Durango, Señor Faustino Armendáriz sugirió suspenderla, por la situación que se atraviesa, mostrando la decisión una total coherencia entre el decir y el hacer. Canatlán vive su momento de mayor propagación del Covid -19.

El siguiente caso, el par de semanas de inducción en la máxima casa de estudios del municipio canatlense, que se realizan con todo el protocolo marcado por la contingencia sanitaria que se atraviesa y que realmente era obligatoriamente realizado, por el hecho de la condición especial o distinta en el cual los alumnos iniciarán el ciclo escolar 2020-2021 a partir de la semana actual.

El inicio del semestre se hará de manera virtual y en ese contexto, los alumnos tienen que saber con certeza las maneras en que desarrollarán clase desde casa, es decir, el curso de inducción era una necesidad.

El tercer caso, las noches bohemias en el “malecón” de Canatlán, esas sí que no se tienen palabras para calificarlas, sin conocerse donde hay mayor irresponsabilidad o incongruencia, si entre las personas que las realizan, entre los familiares que sabiéndolo no hacen algo al respecto de la autoridad municipal que no solo no hace algo para evitarlo, sino que prácticamente las avala.

Desde hace siete meses, los tres niveles de gobierno han dicho hasta el cansancio las formas y formas de prevenir el contagio, ante una enfermedad tipo Alkazeltzer, nadie sabe cómo es pero casi todo el mundo sabe que sí es.

En fin, un tema que sigue más actual que siempre y que marca también la desincronización que hubo en las autoridades, sin que suene a crítica porque hizo lo que en su momento pensó era lo mejor para la población, entre las medidas a tomar y el tiempo para hacerlo.

Lo más fuerte en medida de restricción fue durante los meses de marzo, abril, mayo, junio y julio y la enfermedad mencionada apenas está entrando en su fase de mayor contagio en esta región. Pero bueno, nadie nace aprendido.

Foto: Marco A. Rodríguez | El Sol de Durango



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer