/ lunes 26 de abril de 2021

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). - Pues vaya que no estaba resuelto el conflicto, asunto, tema o como se le quiera llamar a lo que origina el que los alumnos tomen las instalaciones de la escuela normal rural J. Guadalupe Aguilera o hagan bloqueo en las carreteras federales cada vez que lo acuerdan, como sucedió de nuevo este lunes.

Años pasan y gobiernos federales y estatales transcurren, pero en la máxima casa de estudios de Canatlán la predominancia de los estudiantes sobre directivos y maestros continúa, un panorama donde el principio de autoridad lo ejerce el consejo estudiantil, anómala situación que conoce la Secretaría de Educación en el Estado, el gobierno estatal y también la sociedad canatlense.

En este tema la autoridad municipal no puede decir ni pío, porque están en riesgo que la toma de las instalaciones de la escuela se extienda hasta el edificio municipal, como ha sucedido en anteriores ocasiones.

Justo es decir que los automovilistas particulares no están siendo afectados mayormente, solo se les detiene para el “boteo” y también habrá que preguntarse si el gobierno ha cumplido con los acuerdos sostenidos con el estudiantado, en lo referente a mejorar las condiciones físicas del internado, los servicios de agua potable y drenaje, sobre todo.

La Escuela Normal Rural J. Guadalupe Aguilera no solo es la máxima casa de estudios de Canatlán, sino también un orgullo y, sobre todo, una alternativa para muchísimos jóvenes que buscan hacer una carrera profesional, una institución muy noble generada por el gobierno de la república.

Toca a la Secretaría de Educación en el Estado y a la Secretaría de Educación Pública en el país dar las herramientas necesarias para el óptimo desarrollo de las instituciones educativas y hay órganos que tienen la responsabilidad de que haya resultados, pero antes de ello, que se cumplan las disposiciones y no se pierda el principio de autoridad, para evitar un caos, como pareciera sucede con este tema.

Y si de Aguilera o La Granja se trata, al referirme a este núcleo de población y corredor comercial ubicado en el municipio de Canatlán, tiene más de un año sin funcionar el alumbrado público instalado junto o en el gran puente o eje vial construido dentro de la modernización a la carretera Durango –Parral.

Hace pocos días hubo un lamentable accidente provocado por una camioneta propiedad de la Secretaría de Educación en el Estado (SEED) que los estudiantes normalistas dejaron sobre la carretera, al inicio del citado puente, que, sumado a la falta de alumbrado, provocó un choque vehicular con saldo de una persona lesionada.

Toca a la Comisión Federal de Electricidad y/o al gobierno municipal de Canatlán arreglar esta anómala situación, que representa un riesgo para automovilistas y peatones, antes de que haya más consecuencias y afectación a la población, incluyendo a las más de 30 familias que viven en ese lugar.

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). - Pues vaya que no estaba resuelto el conflicto, asunto, tema o como se le quiera llamar a lo que origina el que los alumnos tomen las instalaciones de la escuela normal rural J. Guadalupe Aguilera o hagan bloqueo en las carreteras federales cada vez que lo acuerdan, como sucedió de nuevo este lunes.

Años pasan y gobiernos federales y estatales transcurren, pero en la máxima casa de estudios de Canatlán la predominancia de los estudiantes sobre directivos y maestros continúa, un panorama donde el principio de autoridad lo ejerce el consejo estudiantil, anómala situación que conoce la Secretaría de Educación en el Estado, el gobierno estatal y también la sociedad canatlense.

En este tema la autoridad municipal no puede decir ni pío, porque están en riesgo que la toma de las instalaciones de la escuela se extienda hasta el edificio municipal, como ha sucedido en anteriores ocasiones.

Justo es decir que los automovilistas particulares no están siendo afectados mayormente, solo se les detiene para el “boteo” y también habrá que preguntarse si el gobierno ha cumplido con los acuerdos sostenidos con el estudiantado, en lo referente a mejorar las condiciones físicas del internado, los servicios de agua potable y drenaje, sobre todo.

La Escuela Normal Rural J. Guadalupe Aguilera no solo es la máxima casa de estudios de Canatlán, sino también un orgullo y, sobre todo, una alternativa para muchísimos jóvenes que buscan hacer una carrera profesional, una institución muy noble generada por el gobierno de la república.

Toca a la Secretaría de Educación en el Estado y a la Secretaría de Educación Pública en el país dar las herramientas necesarias para el óptimo desarrollo de las instituciones educativas y hay órganos que tienen la responsabilidad de que haya resultados, pero antes de ello, que se cumplan las disposiciones y no se pierda el principio de autoridad, para evitar un caos, como pareciera sucede con este tema.

Y si de Aguilera o La Granja se trata, al referirme a este núcleo de población y corredor comercial ubicado en el municipio de Canatlán, tiene más de un año sin funcionar el alumbrado público instalado junto o en el gran puente o eje vial construido dentro de la modernización a la carretera Durango –Parral.

Hace pocos días hubo un lamentable accidente provocado por una camioneta propiedad de la Secretaría de Educación en el Estado (SEED) que los estudiantes normalistas dejaron sobre la carretera, al inicio del citado puente, que, sumado a la falta de alumbrado, provocó un choque vehicular con saldo de una persona lesionada.

Toca a la Comisión Federal de Electricidad y/o al gobierno municipal de Canatlán arreglar esta anómala situación, que representa un riesgo para automovilistas y peatones, antes de que haya más consecuencias y afectación a la población, incluyendo a las más de 30 familias que viven en ese lugar.