/ jueves 13 de enero de 2022

Recorriendo…

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). – El esquema de repartición de pastel que hacen los partidos políticos para integrar las coaliciones que buscarán adjudicarse la gubernatura del Estado y 30 de los 39 municipios de Durango empezará a generar inconformidades por las partes que sienten, no se tomó un criterio real, como pudiera suceder en lugares como Rodeo, Tepehuanes, Lerdo, por mencionar algunos.

De inicio, recordar que el listado con el “siglado”, por aquello de las siglas de los partidos políticos, representa una distribución elaborada con visión estatal, más que municipal y buscó equilibrar, por llamarlo de alguna manera, la repartición de candidaturas.

El porqué de PRD para Rodeo sin duda por ser un municipio que gobierna el llamado partido del Sol Azteca, que al mismo tiempo lo encabeza una mujer, que es otro de los factores obligados en la repartición, cumplir con la equidad de género, sin duda algo no fácil de ajustar cuando se trata de 39 espacios.

Trece municipios para el PAN, trece para el PRI y cuatro para el PRD, además de nueve sin alianza, pareciera que dará para una y más inconformidades e inquietudes. Digo, los arreglos cupulares van más allá de actos cívicos, justicieros o morales, recordando, a manera de vivo ejemplo, como en Coneto de Comonfort, un grupo de políticos abandonaron el PRI por sugerencia de su entonces dirigencia estatal y ganaron el municipio vistiendo la camiseta del PVEM, en lo que fue un “enjuague” o acuerdo cupular.

Tres años después, ese mismo grupo buscó y logró la reelección, pero por un partido distinto, en el caso el Partido Duranguense y actualmente, es muy probable que la misma corriente, grupo o como se le quiera llamar, buscará mantenerse en el poder, con la camiseta del PRD.

Desde hace tiempo, la búsqueda del poder por el poder hizo perder la vergüenza y la memoria a la clase política en general, se olvidaron de doctrinas y documentos básicos con tal de salvaguardar la oportunidad de seguir conservando el poder, todo o parte de él; se aliaron partidos antagónicamente ideológicos, como el PAN con PT, PAN y PRD y ahora PAN y PRI, entre otros.

También cambiaron las formas para aceptar que antiguos contrarios encabezaran las luchas partidarias, en la búsqueda de alcanzar espacios que de otra manera sería casi misión imposible. A personajes antes vilipendiados los transformaron en héroes, es más, hasta los hicieron compadres.

Ver a Movimiento de Regeneración Nacional en Durango convertirse en sucursal del PRI resulta muy divertido, para quienes tienen años mirando el recorrido de la vida política y para morenistas reconocidos, como Santiago Fierro Martínez, dejarlo fuera porque no es popular o conocido, aunque sea el más digno representante de una fuerza de izquierda.

La política parece perdió el rumbo ideológico que la sustentaba, ahora ser más conocido tiene más valor que dar resultados, ser más popular representa un peso mayor que ser honesto y congruente.

No deja de llamar la atención como se dejó fuera de la jugada morenista a José Ramón Enríquez ni tampoco como en este momento, pareciera se hace creer que el aún precandidato Esteban Villegas Villarreal será el candidato de la alianza Va por Durango, cuando en la realidad existe otro precandidato, Héctor Flores Ávalos, que sigue en la carrera y no se le puede descartar.

Enero y febrero serán meses de mucha distracción y entretenimiento, tanto por los preparativos partidistas o aliancistas, así como por la presencia del Covid y sus nuevas variantes, que han creado la expresión de que “la gripe que se tiene es coronavirus hasta que no se demuestre lo contrario”, con un sector salud sin la capacidad económica para generar pruebas rápidas, como se observa en Canatlán, con lo que pareciera cumplirse aquello de que al pueblo hay que darle pan (demia) y circo.

REGIÓN SIERRA, Dgo. (OEM). – El esquema de repartición de pastel que hacen los partidos políticos para integrar las coaliciones que buscarán adjudicarse la gubernatura del Estado y 30 de los 39 municipios de Durango empezará a generar inconformidades por las partes que sienten, no se tomó un criterio real, como pudiera suceder en lugares como Rodeo, Tepehuanes, Lerdo, por mencionar algunos.

De inicio, recordar que el listado con el “siglado”, por aquello de las siglas de los partidos políticos, representa una distribución elaborada con visión estatal, más que municipal y buscó equilibrar, por llamarlo de alguna manera, la repartición de candidaturas.

El porqué de PRD para Rodeo sin duda por ser un municipio que gobierna el llamado partido del Sol Azteca, que al mismo tiempo lo encabeza una mujer, que es otro de los factores obligados en la repartición, cumplir con la equidad de género, sin duda algo no fácil de ajustar cuando se trata de 39 espacios.

Trece municipios para el PAN, trece para el PRI y cuatro para el PRD, además de nueve sin alianza, pareciera que dará para una y más inconformidades e inquietudes. Digo, los arreglos cupulares van más allá de actos cívicos, justicieros o morales, recordando, a manera de vivo ejemplo, como en Coneto de Comonfort, un grupo de políticos abandonaron el PRI por sugerencia de su entonces dirigencia estatal y ganaron el municipio vistiendo la camiseta del PVEM, en lo que fue un “enjuague” o acuerdo cupular.

Tres años después, ese mismo grupo buscó y logró la reelección, pero por un partido distinto, en el caso el Partido Duranguense y actualmente, es muy probable que la misma corriente, grupo o como se le quiera llamar, buscará mantenerse en el poder, con la camiseta del PRD.

Desde hace tiempo, la búsqueda del poder por el poder hizo perder la vergüenza y la memoria a la clase política en general, se olvidaron de doctrinas y documentos básicos con tal de salvaguardar la oportunidad de seguir conservando el poder, todo o parte de él; se aliaron partidos antagónicamente ideológicos, como el PAN con PT, PAN y PRD y ahora PAN y PRI, entre otros.

También cambiaron las formas para aceptar que antiguos contrarios encabezaran las luchas partidarias, en la búsqueda de alcanzar espacios que de otra manera sería casi misión imposible. A personajes antes vilipendiados los transformaron en héroes, es más, hasta los hicieron compadres.

Ver a Movimiento de Regeneración Nacional en Durango convertirse en sucursal del PRI resulta muy divertido, para quienes tienen años mirando el recorrido de la vida política y para morenistas reconocidos, como Santiago Fierro Martínez, dejarlo fuera porque no es popular o conocido, aunque sea el más digno representante de una fuerza de izquierda.

La política parece perdió el rumbo ideológico que la sustentaba, ahora ser más conocido tiene más valor que dar resultados, ser más popular representa un peso mayor que ser honesto y congruente.

No deja de llamar la atención como se dejó fuera de la jugada morenista a José Ramón Enríquez ni tampoco como en este momento, pareciera se hace creer que el aún precandidato Esteban Villegas Villarreal será el candidato de la alianza Va por Durango, cuando en la realidad existe otro precandidato, Héctor Flores Ávalos, que sigue en la carrera y no se le puede descartar.

Enero y febrero serán meses de mucha distracción y entretenimiento, tanto por los preparativos partidistas o aliancistas, así como por la presencia del Covid y sus nuevas variantes, que han creado la expresión de que “la gripe que se tiene es coronavirus hasta que no se demuestre lo contrario”, con un sector salud sin la capacidad económica para generar pruebas rápidas, como se observa en Canatlán, con lo que pareciera cumplirse aquello de que al pueblo hay que darle pan (demia) y circo.