/ lunes 6 de septiembre de 2021

Recorriendo...

CANATLÁN, Dgo. (OEM). - Un suceso trágico registrado la mañana del domingo en Canatlán, en el cual dos personas perdieron la vida y cinco más resultaron lesionadas, permite conocer la desprotección social que tienen los trabajadores que laboran en la pizca, recolección y aparte de la manzana en la zona frutícola de Durango.

Es de sobra conocido las maneras y formas en que se trabaja en la temporada de cosecha de la manzana, algo muy informal que en muchas ocasiones no permite el que todas las personas que toman parte en los trabajos estén aseguradas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, una situación complicada vista desde el tema económico.

La fruticultura en la región es generadora del empleo temporal, bien pagado en comparación a los salarios que se tienen en el comercio local y la planta maquiladora, que permite a cientos, quizá miles de familias favorecerse en los tres o cuatro meses que dura la recolección de la fruta, a diferencia de quienes se dedican a elaborar caja, que tienen gran parte del año para hacerlo.

La informalidad y a elevación de los costos de producción son parte de los obstáculos que se pudieran tener en la búsqueda de asegurarles una mejor protección a todos los trabajadores del campo. La fruticultura en Canatlán no está en su mejor momento y tiene la gran ventaja que las condiciones actuales representan un reto y la oportunidad para volver a crecer.

Habrá que esperar que los gobiernos en sus tres niveles logren crear mejores condiciones sociales para los trabajadores migrantes y no migrantes, que cuando sucedan hechos muy lamentables como los acontecidos el domingo cinco de septiembre en la carretera Francisco Zarco, cerca del poblado El Pozole, Canatlán, las familias de las personas fallecidas reciban apoyo al igual que los lesionados.

En el tema de la seguridad social hay mucho por hacer, sin dejar de reconocer que nuestro país ha tenido y tiene gobiernos que buscan apoyar a la sociedad a través de sus diversas instituciones, eso lo aprecian sobre todo aquellas personas que tienen necesidad de salir a trabajar fuera de México, donde curarse les cuesta y les cuesta muy caro.

A propósito de apoyo a personas en situaciones económicas difíciles, de reconocerse el gran quehacer que durante años ha realizado el Club de Leones de Rodeo, institución que aglutina a personas de muy alta sensibilidad, que no se detienen a la hora de implantar acciones en favor de los más desprotegidos.

Ahora con Marco Antonio Arrela al frente, apoyado por el tocayo López de Santa Ana, el reconocido Club inician una etapa nueva en ese próspero municipio, ahora refrendado por una institución hermana, el Club de Leones de reciente creación, encabezado actualmente por la gentil Wendy Ramírez Alvarado, lo que significa para personas de tercera edad o desprotegidas socialmente, tener un par de ángeles ( CdL) que ahí están, apoyándoles con operaciones de cataratas, rehabilitaciones y diversas prestaciones más.

Nomás lo que es y en ese sentido, que bueno que Rodeo cuenta con un par de Club de Leones siempre activos trabajando apoyando a la gente.

Hasta la próxima.

CANATLÁN, Dgo. (OEM). - Un suceso trágico registrado la mañana del domingo en Canatlán, en el cual dos personas perdieron la vida y cinco más resultaron lesionadas, permite conocer la desprotección social que tienen los trabajadores que laboran en la pizca, recolección y aparte de la manzana en la zona frutícola de Durango.

Es de sobra conocido las maneras y formas en que se trabaja en la temporada de cosecha de la manzana, algo muy informal que en muchas ocasiones no permite el que todas las personas que toman parte en los trabajos estén aseguradas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, una situación complicada vista desde el tema económico.

La fruticultura en la región es generadora del empleo temporal, bien pagado en comparación a los salarios que se tienen en el comercio local y la planta maquiladora, que permite a cientos, quizá miles de familias favorecerse en los tres o cuatro meses que dura la recolección de la fruta, a diferencia de quienes se dedican a elaborar caja, que tienen gran parte del año para hacerlo.

La informalidad y a elevación de los costos de producción son parte de los obstáculos que se pudieran tener en la búsqueda de asegurarles una mejor protección a todos los trabajadores del campo. La fruticultura en Canatlán no está en su mejor momento y tiene la gran ventaja que las condiciones actuales representan un reto y la oportunidad para volver a crecer.

Habrá que esperar que los gobiernos en sus tres niveles logren crear mejores condiciones sociales para los trabajadores migrantes y no migrantes, que cuando sucedan hechos muy lamentables como los acontecidos el domingo cinco de septiembre en la carretera Francisco Zarco, cerca del poblado El Pozole, Canatlán, las familias de las personas fallecidas reciban apoyo al igual que los lesionados.

En el tema de la seguridad social hay mucho por hacer, sin dejar de reconocer que nuestro país ha tenido y tiene gobiernos que buscan apoyar a la sociedad a través de sus diversas instituciones, eso lo aprecian sobre todo aquellas personas que tienen necesidad de salir a trabajar fuera de México, donde curarse les cuesta y les cuesta muy caro.

A propósito de apoyo a personas en situaciones económicas difíciles, de reconocerse el gran quehacer que durante años ha realizado el Club de Leones de Rodeo, institución que aglutina a personas de muy alta sensibilidad, que no se detienen a la hora de implantar acciones en favor de los más desprotegidos.

Ahora con Marco Antonio Arrela al frente, apoyado por el tocayo López de Santa Ana, el reconocido Club inician una etapa nueva en ese próspero municipio, ahora refrendado por una institución hermana, el Club de Leones de reciente creación, encabezado actualmente por la gentil Wendy Ramírez Alvarado, lo que significa para personas de tercera edad o desprotegidas socialmente, tener un par de ángeles ( CdL) que ahí están, apoyándoles con operaciones de cataratas, rehabilitaciones y diversas prestaciones más.

Nomás lo que es y en ese sentido, que bueno que Rodeo cuenta con un par de Club de Leones siempre activos trabajando apoyando a la gente.

Hasta la próxima.