/ martes 18 de febrero de 2020

 SÍ HAY MUJERES EN DURANGO

El mito del amor romántico

El mito del amor romántico es un factor que influye en la desigualdad y la violencia contra las mujeres, ya que las mantiene eufóricas, sometidas y frustradas en búsqueda de algo que no existe.

Los estereotipos de género que naturalizan el amor romántico incitan al machismo. Lo que los cuentos cuentan, cuenta: Los cuentos románticos pregonan la sumisión de las mujeres en la búsqueda de su “príncipe azul”.

Cada año, con la llegada del Día del Amor, ante la efervescencia ciudadana de compras de ositos, chocolates, flores, etc. algunas mujeres se cuestionan la celebración, su origen terrorífico y las motivaciones del mercado para incentivar su festejo para obtener ganancias; el amor y la amistad son sentimientos que en si no son malos, lo malo son las consecuencias personales y sociales que tiene el amor romántico para las mujeres.

El amor romántico tiene que ver con la cultura que enseña a las mujeres el que solamente adquieren algún valor, si su vida se relaciona con un hombre, el “príncipe azul” que vendrá salvarlas” cuando en realidad las mujeres son capaces “de salvarse ” por sí mismas. Dicen por ahí el “Príncipe azul” no existe, el “macho violento” sí.

Hay muchos mitos con los que han crecido las mujeres, algunos de ellos a continuación:

“La media naranja”: Creer que existe una sola persona en todo el mundo que es la ideal para cada una, consideran que es la única relación posible; este mito se basa en pensar que las mujeres son incompletas y la única forma de ser felices es junto a un hombre que ha sido escogido por la divinidad para ser su media naranja.

Otro mito es que “el amor todo lo puede” no es cierto, el amor no lo puede todo, no hay la certeza de que los hombres cambien por amor, ni ninguna otra persona cambia por amor y si hay problemas en un matrimonio o concubinato es porque en realidad no hay amor.

“La exclusividad”: No es cierto que cuando se está enamorada, o enamorado no se puede sentir atracción o enamorarse de otra persona, la fidelidad es una construcción social y prueba de que es factible cambiar de opinión, es que existe el divorcio y que el delito de adulterio desapareció del código penal y sólo quedo como causal de divorcio.

Otro más: “Si no te cela entonces no te quiere”, los celos son destructivos, son una enfermedad y nunca son prueba de amor, los celos son pensar que la persona es un objeto y que les pertenece y no es así, este también es un mito del amor romántico.

Lo que sí es cierto es que debemos de considerar al amor como un asunto de interés público; ya que lo personal es político, como lo dijo Kate Millett en la “revolución feminista” de los años 80; y esto sigue vigente ya que todo lo que pasa dentro de una relación de pareja, no pertenece sólo a la esfera íntima, también es una cuestión social; el amor es una cuestión social, cultural, económica, y nos afecta a todas y todos y a propósito de que lo personal es político, lo personal provoca las asimetrías de poder dentro de una sociedad patriarcal como la nuestra.

Una pareja unida por el amor romántico es la base del núcleo familiar tradicional, de esta manera todo lo que pertenece a la esfera de lo privado es asunto social, lo que le pasa a una mujer les pasa a todas, por ello debemos de practicar la sororidad (amor entre hermanas) y no es que el amor sea malo, sino que es difícil tal como está planteado en un sistema capitalista y patriarcal.

Las feministas hemos pensado en estos asuntos desde hace años, denunciando que el amor romántico ha perjudicado y limitado a las mujeres a lo largo de la historia, sometiéndolas a la violencia.

Pero no sólo eso: La violencia de género se ha justificado y ha puesto sus bases también en la existencia de este tipo de amor, que invita a las mujeres a soportar abusos, maltrato y explotación en medio del ideal, religioso, que invita a “soportarlo todo” porque es tu cruz.

Aunque generalmente se piensa que este tipo de ideas arraigadas en el imaginario colectivo no son nocivas, al interior de una relación pueden convertirse en un ingrediente primordial para el ejercicio del control, la manipulación y las agresiones, que muchas veces terminan con mujeres violentadas o muertas.

Las feministas queremos que, en vez del amor romántico, las mujeres practiquemos el amor propio.

Algunas feministas y escritoras se han expresado de este tema de la siguiente manera:

La feminista Marcela Lagarde: “Han puesto el amor como “el centro de aspiraciones en la vida de las mujeres”.

La escritora española Coral Herrera: “Por amor competimos con otras mujeres y nos enemistamos para siempre”.

Escritora feminista Simone de Beauvoir: “El amor auténtico debería basarse en el reconocimiento recíproco de dos libertades”.

Escritora Kate Millet: “El amor ha sido el opio de las mujeres”.

Escritora Toni Morrison: “Tú piensas que, si él no te ama, entonces no vales nada”.

El mito del amor romántico

El mito del amor romántico es un factor que influye en la desigualdad y la violencia contra las mujeres, ya que las mantiene eufóricas, sometidas y frustradas en búsqueda de algo que no existe.

Los estereotipos de género que naturalizan el amor romántico incitan al machismo. Lo que los cuentos cuentan, cuenta: Los cuentos románticos pregonan la sumisión de las mujeres en la búsqueda de su “príncipe azul”.

Cada año, con la llegada del Día del Amor, ante la efervescencia ciudadana de compras de ositos, chocolates, flores, etc. algunas mujeres se cuestionan la celebración, su origen terrorífico y las motivaciones del mercado para incentivar su festejo para obtener ganancias; el amor y la amistad son sentimientos que en si no son malos, lo malo son las consecuencias personales y sociales que tiene el amor romántico para las mujeres.

El amor romántico tiene que ver con la cultura que enseña a las mujeres el que solamente adquieren algún valor, si su vida se relaciona con un hombre, el “príncipe azul” que vendrá salvarlas” cuando en realidad las mujeres son capaces “de salvarse ” por sí mismas. Dicen por ahí el “Príncipe azul” no existe, el “macho violento” sí.

Hay muchos mitos con los que han crecido las mujeres, algunos de ellos a continuación:

“La media naranja”: Creer que existe una sola persona en todo el mundo que es la ideal para cada una, consideran que es la única relación posible; este mito se basa en pensar que las mujeres son incompletas y la única forma de ser felices es junto a un hombre que ha sido escogido por la divinidad para ser su media naranja.

Otro mito es que “el amor todo lo puede” no es cierto, el amor no lo puede todo, no hay la certeza de que los hombres cambien por amor, ni ninguna otra persona cambia por amor y si hay problemas en un matrimonio o concubinato es porque en realidad no hay amor.

“La exclusividad”: No es cierto que cuando se está enamorada, o enamorado no se puede sentir atracción o enamorarse de otra persona, la fidelidad es una construcción social y prueba de que es factible cambiar de opinión, es que existe el divorcio y que el delito de adulterio desapareció del código penal y sólo quedo como causal de divorcio.

Otro más: “Si no te cela entonces no te quiere”, los celos son destructivos, son una enfermedad y nunca son prueba de amor, los celos son pensar que la persona es un objeto y que les pertenece y no es así, este también es un mito del amor romántico.

Lo que sí es cierto es que debemos de considerar al amor como un asunto de interés público; ya que lo personal es político, como lo dijo Kate Millett en la “revolución feminista” de los años 80; y esto sigue vigente ya que todo lo que pasa dentro de una relación de pareja, no pertenece sólo a la esfera íntima, también es una cuestión social; el amor es una cuestión social, cultural, económica, y nos afecta a todas y todos y a propósito de que lo personal es político, lo personal provoca las asimetrías de poder dentro de una sociedad patriarcal como la nuestra.

Una pareja unida por el amor romántico es la base del núcleo familiar tradicional, de esta manera todo lo que pertenece a la esfera de lo privado es asunto social, lo que le pasa a una mujer les pasa a todas, por ello debemos de practicar la sororidad (amor entre hermanas) y no es que el amor sea malo, sino que es difícil tal como está planteado en un sistema capitalista y patriarcal.

Las feministas hemos pensado en estos asuntos desde hace años, denunciando que el amor romántico ha perjudicado y limitado a las mujeres a lo largo de la historia, sometiéndolas a la violencia.

Pero no sólo eso: La violencia de género se ha justificado y ha puesto sus bases también en la existencia de este tipo de amor, que invita a las mujeres a soportar abusos, maltrato y explotación en medio del ideal, religioso, que invita a “soportarlo todo” porque es tu cruz.

Aunque generalmente se piensa que este tipo de ideas arraigadas en el imaginario colectivo no son nocivas, al interior de una relación pueden convertirse en un ingrediente primordial para el ejercicio del control, la manipulación y las agresiones, que muchas veces terminan con mujeres violentadas o muertas.

Las feministas queremos que, en vez del amor romántico, las mujeres practiquemos el amor propio.

Algunas feministas y escritoras se han expresado de este tema de la siguiente manera:

La feminista Marcela Lagarde: “Han puesto el amor como “el centro de aspiraciones en la vida de las mujeres”.

La escritora española Coral Herrera: “Por amor competimos con otras mujeres y nos enemistamos para siempre”.

Escritora feminista Simone de Beauvoir: “El amor auténtico debería basarse en el reconocimiento recíproco de dos libertades”.

Escritora Kate Millet: “El amor ha sido el opio de las mujeres”.

Escritora Toni Morrison: “Tú piensas que, si él no te ama, entonces no vales nada”.

miércoles 27 de mayo de 2020

Sí hay mujeres en Durango

miércoles 20 de mayo de 2020

Sí hay mujeres en Durango

miércoles 13 de mayo de 2020

Si hay mujeres en Durango

miércoles 06 de mayo de 2020

Sí hay mujeres en Durango

miércoles 29 de abril de 2020

Si hay mujeres en Durango

miércoles 22 de abril de 2020

Si hay mujeres en Durango

miércoles 15 de abril de 2020

Sí hay mujeres en Durango

miércoles 08 de abril de 2020

Sí hay mujeres en Durango

miércoles 01 de abril de 2020

Si hay mujeres en Durango

miércoles 25 de marzo de 2020

Sí hay mujeres en Durango

Cargar Más