/ martes 23 de febrero de 2021

AMLO, ni populista, ni socialista

Barack Obama ha dicho que hay que ser cuidadosos en el uso de la etiqueta del populismo, este concepto dijo, debe aplicarse a quien lucha por la justicia social, y en esa versión yo mismo podría ser populista.

El populismo es efímero, y ha sido infructuoso en sus propósitos inmediatos. Tiene elementos que se asemejan a los Estados de excepción del bonapartismo y el fascismo que apoyados inicialmente en las masas, comparten el ataque a la gran empresa y capital extranjero y corporativizan la economía con nacionalismo agresivo. F. Engels, y C Marx en el18 de brumario, ponderan el idealismo de la Comuna de Paris, y describen el fracaso del Napoleón III- el sobrino del tío- que formó ejércitos con los desposeídos (F.E: ejercito de decembristas) que no desarrollan conciencia social por irrelevancia productiva. Populismo es nacionalista y antiimperialista.

La crítica de la oposición al presidente es aparente, y a la 4T le falta elocuencia. López Obrador no ha ido mas allá de lo que prescribe la constitución y el sentido común; la rectoría económica del Estado; la transparencia; con el outsoursing y leyes estratégicas en energía- PEMEX, CFE. El regreso del nacionalismo y la caída del neoliberalismo le dan la razón al presidente en la explotación estatal de los recursos naturales.

No hay información económica oportuna y ordenada como para refutar a la cuarta transformación, y no sólo con datos como se dice ahora, hace 18 meses críticos y analistas neoliberales y el PRIAN esperar la quiebra de la 4T. A propósito, las observaciones a la cuenta publica de 2019 que señala la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, incluida la acusación a la Secretaría de la Función Pública de ocultar información a la ASF deben ser una plataforma para discutir y aclarar la verdad, así lo está pidiendo el presidente.

El desabasto de gas a la CFE por el frío congelante en El Paso, Texas, ofrece una muestra de la crítica anodina de la oposición sobre la iniciativa de reforma en electricidad. Se quejan del control sobre energías limpias con negocios sucios a costa del erario nacional, que el gobierno no pagó la cobertura de riesgo para seguir recibiendo de los EE.UU el gas para el consumo en un 93 %. No hablan el peligroso grado de dependencia energética y la entrega del patrimonio nacional al extranjero, y no les interesó debilitar a PEMEX. Piden que se explote el fracking aunque destruya el medio ambiente, piden más dependencia financiera del país. Son omisos cuando magnates del monopolio son consejeros del presidente, éstos sí saben de la distribución del dinero, y con los programas de López Obrador reciben el ingreso de los asistidos.

Hubo advertencias a los tecnócratas y al PRIAN, por la dependencia de granos básicos del extranjero, cuando hace 12 años entre la fanfarreas de neoliberales se liberó el precio de la tortilla con el kilo a $3.00, decían que el mercado incluso bajaría el precio. De repente en los EE.UU. utilizan el maíz para con sus almidones producir Etanol, y potenciar y hacer más limpias las gasolinas en un 20%. Luego nos dicen, señores ya no les venderemos maíz, a menos de que lo compren en un 300% más, y la tortilla subió a $11.00. Hay muchos casos más de entreguismo contra nacionalismo. Hay que modernizarse sin hipotecar al país.

Barack Obama ha dicho que hay que ser cuidadosos en el uso de la etiqueta del populismo, este concepto dijo, debe aplicarse a quien lucha por la justicia social, y en esa versión yo mismo podría ser populista.

El populismo es efímero, y ha sido infructuoso en sus propósitos inmediatos. Tiene elementos que se asemejan a los Estados de excepción del bonapartismo y el fascismo que apoyados inicialmente en las masas, comparten el ataque a la gran empresa y capital extranjero y corporativizan la economía con nacionalismo agresivo. F. Engels, y C Marx en el18 de brumario, ponderan el idealismo de la Comuna de Paris, y describen el fracaso del Napoleón III- el sobrino del tío- que formó ejércitos con los desposeídos (F.E: ejercito de decembristas) que no desarrollan conciencia social por irrelevancia productiva. Populismo es nacionalista y antiimperialista.

La crítica de la oposición al presidente es aparente, y a la 4T le falta elocuencia. López Obrador no ha ido mas allá de lo que prescribe la constitución y el sentido común; la rectoría económica del Estado; la transparencia; con el outsoursing y leyes estratégicas en energía- PEMEX, CFE. El regreso del nacionalismo y la caída del neoliberalismo le dan la razón al presidente en la explotación estatal de los recursos naturales.

No hay información económica oportuna y ordenada como para refutar a la cuarta transformación, y no sólo con datos como se dice ahora, hace 18 meses críticos y analistas neoliberales y el PRIAN esperar la quiebra de la 4T. A propósito, las observaciones a la cuenta publica de 2019 que señala la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, incluida la acusación a la Secretaría de la Función Pública de ocultar información a la ASF deben ser una plataforma para discutir y aclarar la verdad, así lo está pidiendo el presidente.

El desabasto de gas a la CFE por el frío congelante en El Paso, Texas, ofrece una muestra de la crítica anodina de la oposición sobre la iniciativa de reforma en electricidad. Se quejan del control sobre energías limpias con negocios sucios a costa del erario nacional, que el gobierno no pagó la cobertura de riesgo para seguir recibiendo de los EE.UU el gas para el consumo en un 93 %. No hablan el peligroso grado de dependencia energética y la entrega del patrimonio nacional al extranjero, y no les interesó debilitar a PEMEX. Piden que se explote el fracking aunque destruya el medio ambiente, piden más dependencia financiera del país. Son omisos cuando magnates del monopolio son consejeros del presidente, éstos sí saben de la distribución del dinero, y con los programas de López Obrador reciben el ingreso de los asistidos.

Hubo advertencias a los tecnócratas y al PRIAN, por la dependencia de granos básicos del extranjero, cuando hace 12 años entre la fanfarreas de neoliberales se liberó el precio de la tortilla con el kilo a $3.00, decían que el mercado incluso bajaría el precio. De repente en los EE.UU. utilizan el maíz para con sus almidones producir Etanol, y potenciar y hacer más limpias las gasolinas en un 20%. Luego nos dicen, señores ya no les venderemos maíz, a menos de que lo compren en un 300% más, y la tortilla subió a $11.00. Hay muchos casos más de entreguismo contra nacionalismo. Hay que modernizarse sin hipotecar al país.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 04 de mayo de 2021

Percepción ciudadana

Gobierno y sociedad sin intermediación

Leobaldo García Orrante

martes 20 de abril de 2021

Percepción ciudadana

Se está con AMLO o se vota contra él

Leobaldo García Orrante

martes 13 de abril de 2021

Percepción ciudadana

Patrimonialismo, maximalismo y maniqueísmo

Leobaldo García Orrante

martes 09 de marzo de 2021

Percepción Ciudadana

La popularidad, liderazgo y carisma

Leobaldo García Orrante

Cargar Más