/ sábado 2 de julio de 2022

Obligados en “Va por México” a elegir bien para el 2024

Si de verdad en la alianza “Va por México” están interesados en que haya “tiro” para el 2024, deberán estar pensando en un perfil que represente un auténtico contrapeso electoral al Presidente y Morena, pues el escenario en este momento podría estar equilibrado pero llegado el momento, y si el o la abanderada de Acción Nacional, el Revolucionario Institucional y el de la Revolución Democrática, no genera buena sinergia política entre estos institutos, pero sobre todo en el aspecto social, el asunto se complicará en las urnas, entendiendo que para quien manda en Palacio Nacional uno de sus principales retos será dejar sucesor, pues hasta hoy el trabajo está hecho en cuanto a la modificación del mapa electoral nacional, obteniendo en estos cuatro años el mayor número de gubernaturas que han estado en juego.

Pensar que Alejandro Moreno, Marko Cortés, Ricardo Anaya o Santiago Creel, por mencionar algunos, podrían ser un real contrapeso, desde luego que genera algunas dudas, de entrada porque estaría en “tela de juicio” la disposición que estos tres partidos tengan por apoyar a uno de estos perfiles identificados con colores partidistas, por lo que no deben descartar que un personaje externo sea quien encabece la aspiración a la Presidencia de la República, quizá alguien más identificado con temas de carácter económico, y que pueda ser la bandera político electoral en campaña y ya en el ejercicio de gobierno. Dependerá, claro, de quién esté más dispuesto a ceder para lograr concretar los acuerdos, pues en “Va por México” saben que ir por separado, sería la principal fortaleza de triunfo para Morena, pero dependerá de los egos de cada quien.

Desde luego otra coyuntura será conocer quién será el “delfín” de López Obrador, porque si se inclina más por un tema visceral, antes del posicionamiento y capacidad para gobernar, también estaría dejando libre el camino para ya no gobernar este país, es decir, en el caso de Marcelo Ebrard creo que es el político identificado con la 4T más identificado y con la capacidad de ganar una elección, pero enfrente tiene a dos elementos que gozan de la simpatía del Presidente, y eso complica más el escenario para él, me refiero a Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López. Si no hay en Morena un verdadero análisis de las posibilidades de cada uno, creo que el escenario para “Va por México” sería más que favorable, pues me parece que sólo el canciller, hasta este momento, tiene mejor presencia territorial y política dentro de cada entidad federativa.

Ahora bien, si consideramos que el 2023 será la aduana para el 2024, bien cabría la posibilidad de que “Va por México” ponga en marcha la estrategia que se hizo en Durango en el proceso de junio, tal como lo apuntó el gobernador electo, Esteban Villegas, y replicarla en dos vertientes, primero, con la elección de cada partido, y seleccionar de los tres al mejor posicionado, luego implementar el 60-30-10, respecto al de mayor conocimiento; tener la posibilidad de que por lo menos logre la mitad de los votos; y al final que el porcentaje de negativos sea el mínimo posible, respectivamente. Esto generaría una mejor proyección respecto a quien vaya a encabezar dicha candidatura. Si persiste la cerrazón por parte de las dirigencias y militancias, creo que se quedará tan sólo en una buena intención.

Pajareando.

Productivo encuentro entre Jorge Salum y Toño Ochoa, por poco más de dos horas dialogaron sobre la situación que prevalece en el gobierno municipal, y la proyección de lo que se hará en los próximos tres años. El presidente electo no sólo tendrá herramientas suficientes para iniciar con acciones en positivo, sino que en lo político deberá tener el respaldo de su partido, al ser el perfil mejor posicionado de Acción Nacional en el estado.

Si de verdad en la alianza “Va por México” están interesados en que haya “tiro” para el 2024, deberán estar pensando en un perfil que represente un auténtico contrapeso electoral al Presidente y Morena, pues el escenario en este momento podría estar equilibrado pero llegado el momento, y si el o la abanderada de Acción Nacional, el Revolucionario Institucional y el de la Revolución Democrática, no genera buena sinergia política entre estos institutos, pero sobre todo en el aspecto social, el asunto se complicará en las urnas, entendiendo que para quien manda en Palacio Nacional uno de sus principales retos será dejar sucesor, pues hasta hoy el trabajo está hecho en cuanto a la modificación del mapa electoral nacional, obteniendo en estos cuatro años el mayor número de gubernaturas que han estado en juego.

Pensar que Alejandro Moreno, Marko Cortés, Ricardo Anaya o Santiago Creel, por mencionar algunos, podrían ser un real contrapeso, desde luego que genera algunas dudas, de entrada porque estaría en “tela de juicio” la disposición que estos tres partidos tengan por apoyar a uno de estos perfiles identificados con colores partidistas, por lo que no deben descartar que un personaje externo sea quien encabece la aspiración a la Presidencia de la República, quizá alguien más identificado con temas de carácter económico, y que pueda ser la bandera político electoral en campaña y ya en el ejercicio de gobierno. Dependerá, claro, de quién esté más dispuesto a ceder para lograr concretar los acuerdos, pues en “Va por México” saben que ir por separado, sería la principal fortaleza de triunfo para Morena, pero dependerá de los egos de cada quien.

Desde luego otra coyuntura será conocer quién será el “delfín” de López Obrador, porque si se inclina más por un tema visceral, antes del posicionamiento y capacidad para gobernar, también estaría dejando libre el camino para ya no gobernar este país, es decir, en el caso de Marcelo Ebrard creo que es el político identificado con la 4T más identificado y con la capacidad de ganar una elección, pero enfrente tiene a dos elementos que gozan de la simpatía del Presidente, y eso complica más el escenario para él, me refiero a Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López. Si no hay en Morena un verdadero análisis de las posibilidades de cada uno, creo que el escenario para “Va por México” sería más que favorable, pues me parece que sólo el canciller, hasta este momento, tiene mejor presencia territorial y política dentro de cada entidad federativa.

Ahora bien, si consideramos que el 2023 será la aduana para el 2024, bien cabría la posibilidad de que “Va por México” ponga en marcha la estrategia que se hizo en Durango en el proceso de junio, tal como lo apuntó el gobernador electo, Esteban Villegas, y replicarla en dos vertientes, primero, con la elección de cada partido, y seleccionar de los tres al mejor posicionado, luego implementar el 60-30-10, respecto al de mayor conocimiento; tener la posibilidad de que por lo menos logre la mitad de los votos; y al final que el porcentaje de negativos sea el mínimo posible, respectivamente. Esto generaría una mejor proyección respecto a quien vaya a encabezar dicha candidatura. Si persiste la cerrazón por parte de las dirigencias y militancias, creo que se quedará tan sólo en una buena intención.

Pajareando.

Productivo encuentro entre Jorge Salum y Toño Ochoa, por poco más de dos horas dialogaron sobre la situación que prevalece en el gobierno municipal, y la proyección de lo que se hará en los próximos tres años. El presidente electo no sólo tendrá herramientas suficientes para iniciar con acciones en positivo, sino que en lo político deberá tener el respaldo de su partido, al ser el perfil mejor posicionado de Acción Nacional en el estado.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 01 de agosto de 2022

Morena vs Morena

Quetzal Herrera

sábado 23 de julio de 2022

La grilla del pájaro

AMLO y Biden con elecciones en 2024

Quetzal Herrera

jueves 21 de julio de 2022

La grilla del pájaro

Pilares de Toño en el próximo Cabildo

Quetzal Herrera

lunes 18 de julio de 2022

La grilla del pájaro

¿Estadista o populista para el 2024?

Quetzal Herrera

sábado 16 de julio de 2022

La grilla del pájaro

Las claves de AMLO para 2023

Quetzal Herrera

Cargar Más