/ miércoles 19 de junio de 2019

Columna Liberal

Sin sustento válido la oposición a la presa El Tunal II

En este tanto importantísimo como escabroso tema del proyecto para la construcción de la presa El Tunal II, donde se pone de manifiesto el futuro del abastecimiento de agua potable y riego para no sólo la ciudad de Durango, sino también para poblaciones de este municipio, es importante destacar y analizar algunos puntos o cabos sueltos que deben considerar los opositores a este proyecto.

Especialmente algunos grupos de ecologistas de la localidad y donde ellos no presentan alternativas para la solución no sólo hacia el presente, sino también a mediano y largo plazo del problema del agua.

No es lo mismo el derribo de arbolado en el bulevar Francisco Villa para la construcción de un libramiento o puente, acción a la cual también nos oponemos y respaldamos en ello a los grupos ecologistas en su empeño así como a las demás agrupaciones que luchan por la conservación de ese arbolado no sólo pulmón de toda esa gran área, sino refugio de aves endémicas y también migratorias.

Pero eso no es lo mismo oponerse a una obra que vendrá a resolver un grave problema ya presente en esta ciudad, como lo es la sobreexplotación del acuífero que nos proporciona el agua potable necesaria para la subsistencia de la ciudadanía, sin dejar además fuera de toda consideración nuestro futuro relativo a contar o dejar de contar con el líquido elemento de reserva, factor de permanencia o no de una sociedad, ya que a lo largo de la historia se sabe de la desaparición de civilizaciones y en el mejor de los casos emigración de pueblos enteros por este factor de la falta de agua.

Los argumentos de algunos, no todos, grupos ecologistas son el sacrificio no tanto de arbolado así como la emigración de especies animales por la privación de parte de su hábitat original, pero sujeto y plausible a encontrar otro por lo que no necesariamente tendría qué ser el exterminio de todas esas especies.

Seamos realistas y lo plantearemos así, la consecución de un bien mayor justifica el sacrificio de de un bien menor. Visto así, conminamos a los opositores de esa empresa o proyecto a ser más analíticos y con la cabeza fría sopesen la importancia vital que representa la construcción de esa presa. No hace mucho se padeció en nuestro estado una gran sequía donde tenían qué venir pipas a la presa Guadalupe Victoria para abastecer a poblados que no contaban con nada de agua.

Y no han sido pocas las ocasiones que el volumen de esta presa se ha visto en los niveles más bajos y por lo tanto preocupantes, por lo que la construcción de la presa El Tunal II vendría a ser un colchón para los días difíciles, eso por un lado, por otro, significaría un remanso de seguridad para contener las grandes crecientes que han venido a golpear a los poblados aguas abajo, ya vivido últimamente este capítulo al pasado 2018.

Y por si todo lo anterior fuera poco, todo ese capital que estaría resguardado en la nueva presa, serviría para garantizar cultivos bajo el sistema de riego a más de coadyuvar en la recarga de los acuíferos. Testigos somos todos de los grandes caudales de agua que sin beneficio van a parar al mar por falta de esa tan necesaria presa de El Tunal II.

Por qué mejor no la lucha de la sociedad civil organizada, principalmente los ecologistas, deberán ir más a fondo en contra de la deforestación y destrucción del medio ambiente considerando específicamente lo relativo a la sobre explotación de aprovechamientos forestales, ahí radica el origen de muchos y graves problemas.

Para ello es necesario terminar con la sobreexplotación tolerada y hasta concebida y fomentada dentro de las mismas dependencias del ramo, principalmente Semarnat y Profepa, inclusive algunas direcciones de prestación de servicios técnicos forestales que han fallado en el cumplimiento de las normas tanto en el escritorio como en terreno que apuntan a una corrupción empedernida, enquistada y notoria.

Un exdelegado de Profepa se negó a subir al monte para conjuntamente con la Fraternidad Forestal Durango, A.C. se checaran unos ilícitos en predios forestales, no se diga la exdelegada Nora Loera, quien siempre dijo que todo estaba OK.

Deberemos continuar con este interesante tema posteriormente, mientras opinaremos sobre el problema del pago congelado a ejidatarios de sus terrenos sobre los cuales se construyó la “súper carretera” a Mazatlán. En ese trazo los amigos ecologistas no podrán negar que se derribaron cientos de miles de árboles, se alteró un ecosistema afectando el desarrollo de la fauna silvestre y actividades humanas como el abatimiento de pastizales y terrenos de cultivo.

Ni aún con la presión de tener tomada la caseta de peaje por parte de los ejidatarios se ha podido destrabar el problema, donde nos parece si no un tanto legal, sí justificado tal hecho, porque si no les han pagado sus terrenos, entonces siguen siendo suyos y les asiste el derecho de ocuparlos, incluida la caseta de peaje, mientras no se los paguen.

El meollo del asunto radica en el hecho de un gran robo o fraude, como usted guste enfocarlo. Miren ustedes, ante las reclamaciones de los ejidatarios de ya hace un buen rato, el representante de los campiranos afirman que se presentó un enviado del gobierno federal y les dijo desde aquellos tiempos de Felipe Calderón, que no cabían sus reclamaciones porque el gobierno ya había pagado esos terrenos y les mostró el oficio donde un exgobernador de Durango, (el representante de los ejidatarios dio su nombre y apellido), recibió el cheque relativo al pago de sus terrenos.

La pregunta lógica es ¿por qué el gobierno federal no le exigió a tal mandatario, el regreso de ese dinero? o ¿por qué no procedió jurídicamente?; ah, pues porque eran los tiempos del PRIAN, donde todo se tapaban y por los que suspiran los que cotidianamente atacan a quien se propone terminar con la corrupción y por tanto suspiran esos fifís por los tiempos idos.

Esos emisarios del pasado quisieran que ya AMLO se calle y no siga destapando cloacas y deje en paz a sus camaradas medio corruptos, muy corruptos o súper corruptos y donde tal vez hasta iban en el ajo, pero mínimo llevan buena amistad con ellos a sabiendas de sus pillerías. Por tanto, no dejarán de estar jorobando y pensando que con ello van a lograr que cese el cambio que la mayoría del pueblo anhelaba.

Sin sustento válido la oposición a la presa El Tunal II

En este tanto importantísimo como escabroso tema del proyecto para la construcción de la presa El Tunal II, donde se pone de manifiesto el futuro del abastecimiento de agua potable y riego para no sólo la ciudad de Durango, sino también para poblaciones de este municipio, es importante destacar y analizar algunos puntos o cabos sueltos que deben considerar los opositores a este proyecto.

Especialmente algunos grupos de ecologistas de la localidad y donde ellos no presentan alternativas para la solución no sólo hacia el presente, sino también a mediano y largo plazo del problema del agua.

No es lo mismo el derribo de arbolado en el bulevar Francisco Villa para la construcción de un libramiento o puente, acción a la cual también nos oponemos y respaldamos en ello a los grupos ecologistas en su empeño así como a las demás agrupaciones que luchan por la conservación de ese arbolado no sólo pulmón de toda esa gran área, sino refugio de aves endémicas y también migratorias.

Pero eso no es lo mismo oponerse a una obra que vendrá a resolver un grave problema ya presente en esta ciudad, como lo es la sobreexplotación del acuífero que nos proporciona el agua potable necesaria para la subsistencia de la ciudadanía, sin dejar además fuera de toda consideración nuestro futuro relativo a contar o dejar de contar con el líquido elemento de reserva, factor de permanencia o no de una sociedad, ya que a lo largo de la historia se sabe de la desaparición de civilizaciones y en el mejor de los casos emigración de pueblos enteros por este factor de la falta de agua.

Los argumentos de algunos, no todos, grupos ecologistas son el sacrificio no tanto de arbolado así como la emigración de especies animales por la privación de parte de su hábitat original, pero sujeto y plausible a encontrar otro por lo que no necesariamente tendría qué ser el exterminio de todas esas especies.

Seamos realistas y lo plantearemos así, la consecución de un bien mayor justifica el sacrificio de de un bien menor. Visto así, conminamos a los opositores de esa empresa o proyecto a ser más analíticos y con la cabeza fría sopesen la importancia vital que representa la construcción de esa presa. No hace mucho se padeció en nuestro estado una gran sequía donde tenían qué venir pipas a la presa Guadalupe Victoria para abastecer a poblados que no contaban con nada de agua.

Y no han sido pocas las ocasiones que el volumen de esta presa se ha visto en los niveles más bajos y por lo tanto preocupantes, por lo que la construcción de la presa El Tunal II vendría a ser un colchón para los días difíciles, eso por un lado, por otro, significaría un remanso de seguridad para contener las grandes crecientes que han venido a golpear a los poblados aguas abajo, ya vivido últimamente este capítulo al pasado 2018.

Y por si todo lo anterior fuera poco, todo ese capital que estaría resguardado en la nueva presa, serviría para garantizar cultivos bajo el sistema de riego a más de coadyuvar en la recarga de los acuíferos. Testigos somos todos de los grandes caudales de agua que sin beneficio van a parar al mar por falta de esa tan necesaria presa de El Tunal II.

Por qué mejor no la lucha de la sociedad civil organizada, principalmente los ecologistas, deberán ir más a fondo en contra de la deforestación y destrucción del medio ambiente considerando específicamente lo relativo a la sobre explotación de aprovechamientos forestales, ahí radica el origen de muchos y graves problemas.

Para ello es necesario terminar con la sobreexplotación tolerada y hasta concebida y fomentada dentro de las mismas dependencias del ramo, principalmente Semarnat y Profepa, inclusive algunas direcciones de prestación de servicios técnicos forestales que han fallado en el cumplimiento de las normas tanto en el escritorio como en terreno que apuntan a una corrupción empedernida, enquistada y notoria.

Un exdelegado de Profepa se negó a subir al monte para conjuntamente con la Fraternidad Forestal Durango, A.C. se checaran unos ilícitos en predios forestales, no se diga la exdelegada Nora Loera, quien siempre dijo que todo estaba OK.

Deberemos continuar con este interesante tema posteriormente, mientras opinaremos sobre el problema del pago congelado a ejidatarios de sus terrenos sobre los cuales se construyó la “súper carretera” a Mazatlán. En ese trazo los amigos ecologistas no podrán negar que se derribaron cientos de miles de árboles, se alteró un ecosistema afectando el desarrollo de la fauna silvestre y actividades humanas como el abatimiento de pastizales y terrenos de cultivo.

Ni aún con la presión de tener tomada la caseta de peaje por parte de los ejidatarios se ha podido destrabar el problema, donde nos parece si no un tanto legal, sí justificado tal hecho, porque si no les han pagado sus terrenos, entonces siguen siendo suyos y les asiste el derecho de ocuparlos, incluida la caseta de peaje, mientras no se los paguen.

El meollo del asunto radica en el hecho de un gran robo o fraude, como usted guste enfocarlo. Miren ustedes, ante las reclamaciones de los ejidatarios de ya hace un buen rato, el representante de los campiranos afirman que se presentó un enviado del gobierno federal y les dijo desde aquellos tiempos de Felipe Calderón, que no cabían sus reclamaciones porque el gobierno ya había pagado esos terrenos y les mostró el oficio donde un exgobernador de Durango, (el representante de los ejidatarios dio su nombre y apellido), recibió el cheque relativo al pago de sus terrenos.

La pregunta lógica es ¿por qué el gobierno federal no le exigió a tal mandatario, el regreso de ese dinero? o ¿por qué no procedió jurídicamente?; ah, pues porque eran los tiempos del PRIAN, donde todo se tapaban y por los que suspiran los que cotidianamente atacan a quien se propone terminar con la corrupción y por tanto suspiran esos fifís por los tiempos idos.

Esos emisarios del pasado quisieran que ya AMLO se calle y no siga destapando cloacas y deje en paz a sus camaradas medio corruptos, muy corruptos o súper corruptos y donde tal vez hasta iban en el ajo, pero mínimo llevan buena amistad con ellos a sabiendas de sus pillerías. Por tanto, no dejarán de estar jorobando y pensando que con ello van a lograr que cese el cambio que la mayoría del pueblo anhelaba.

jueves 14 de noviembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

miércoles 30 de octubre de 2019

COLUMNA LIBERAL

miércoles 23 de octubre de 2019

Columna Liberal

miércoles 16 de octubre de 2019

Columna Liberal

miércoles 09 de octubre de 2019

Columna Liberal

miércoles 02 de octubre de 2019

Columna liberal

miércoles 25 de septiembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

miércoles 18 de septiembre de 2019

Columa Liberal

miércoles 11 de septiembre de 2019

Columna Liberal

Cargar Más