/ miércoles 27 de marzo de 2024

Columna liberal

El claro y real mensaje de Jesús a Nicodemo


Cuando furtivamente el sacerdote judío fue a visitar una noche a Jesús, porque él sí creía en la doctrina que pregonaba el galileo, le pidió que le explicara cómo era el renacimiento del hombre nuevo, el súper hombre o resurrección, porque él no concebía volver a estar en el vientre de su madre para volver a nacer y fue así como el redentor se lo explicó, partiendo de sus experiencias y enseñanzas en los templos de la India, entre ellos el ayuno de 40 días y cuarenta noches.

El valor de esta experiencia consiste en no ingerir alimentos que irriten el cuerpo físico, porque en esas circunstancias el espíritu no está calmo e impide un trabajo mayor en estos terrenos. Que una vez cumplido este período de tiempo de abstinencias inclusive la sexual, se estaba en condiciones de enfrentar al Satán que todos llevamos dentro, o séase también lo mismo que el subconsciente, quien es el que impulsa al ser humano, ( vestidura o ropaje en que cohabitan estas dos fuerzas ), a las pasiones, vicios y deseos que fortalecen al generador de los bajos instintos y conducen al humano al nivel de bestia.

Una vez dominado el subconsciente, bestia o satán, es así como nace un nuevo ser conocido también como hombre nuevo o súper hombre que viene siendo lo mismo que la resurrección, es decir morir a nuestros vicios e imperfecciones y lograr así un ser con un avance espiritual al que está destinada toda la humanidad.

El demonio o demonios que llegan a poseer algunos humanos, nada tienen qué ver con el Satán que mora en una persona. Esos seres, demonios o espíritus elementales son aquellos a los que se refirieron los apóstoles cuando le dijeron a Jesús que venían contentos porque habían vencido a los demonios, que son los mismos a los que el galileo expulsó del cuerpo de un poseso, los cuales se identificaron como “legión porque somos muchos” y al ser arrojados fuera del cuerpo del joven atacado por ellos, nuestro redentor les permitió introducirse en una manada de cerdos que por ahí pasaban y que tras eso , se arrojaron a un río donde murieron.

En ese alto sacerdocio hindú, Jesús aprendió también la práctica de la resurrección física de personas que habían fallecido y que practicó en Judea. Esto podía llevarse a cabo en difuntos que no hayan alcanzado su fecha límite de vida, porque cuando así era ya no era posible resucitarlos. Esta práctica es muy diferente a la verdadera resurrección de la que hablan también las diferentes escuelas iniciáticas.

El claro y real mensaje de Jesús a Nicodemo


Cuando furtivamente el sacerdote judío fue a visitar una noche a Jesús, porque él sí creía en la doctrina que pregonaba el galileo, le pidió que le explicara cómo era el renacimiento del hombre nuevo, el súper hombre o resurrección, porque él no concebía volver a estar en el vientre de su madre para volver a nacer y fue así como el redentor se lo explicó, partiendo de sus experiencias y enseñanzas en los templos de la India, entre ellos el ayuno de 40 días y cuarenta noches.

El valor de esta experiencia consiste en no ingerir alimentos que irriten el cuerpo físico, porque en esas circunstancias el espíritu no está calmo e impide un trabajo mayor en estos terrenos. Que una vez cumplido este período de tiempo de abstinencias inclusive la sexual, se estaba en condiciones de enfrentar al Satán que todos llevamos dentro, o séase también lo mismo que el subconsciente, quien es el que impulsa al ser humano, ( vestidura o ropaje en que cohabitan estas dos fuerzas ), a las pasiones, vicios y deseos que fortalecen al generador de los bajos instintos y conducen al humano al nivel de bestia.

Una vez dominado el subconsciente, bestia o satán, es así como nace un nuevo ser conocido también como hombre nuevo o súper hombre que viene siendo lo mismo que la resurrección, es decir morir a nuestros vicios e imperfecciones y lograr así un ser con un avance espiritual al que está destinada toda la humanidad.

El demonio o demonios que llegan a poseer algunos humanos, nada tienen qué ver con el Satán que mora en una persona. Esos seres, demonios o espíritus elementales son aquellos a los que se refirieron los apóstoles cuando le dijeron a Jesús que venían contentos porque habían vencido a los demonios, que son los mismos a los que el galileo expulsó del cuerpo de un poseso, los cuales se identificaron como “legión porque somos muchos” y al ser arrojados fuera del cuerpo del joven atacado por ellos, nuestro redentor les permitió introducirse en una manada de cerdos que por ahí pasaban y que tras eso , se arrojaron a un río donde murieron.

En ese alto sacerdocio hindú, Jesús aprendió también la práctica de la resurrección física de personas que habían fallecido y que practicó en Judea. Esto podía llevarse a cabo en difuntos que no hayan alcanzado su fecha límite de vida, porque cuando así era ya no era posible resucitarlos. Esta práctica es muy diferente a la verdadera resurrección de la que hablan también las diferentes escuelas iniciáticas.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 23 de mayo de 2024

Columna liberal

Claudia, en territorio conservador

Sergio V M Sánchez

jueves 16 de mayo de 2024

Columna liberal

Gobierno que no escucha engendra estado fallido

Sergio V M Sánchez

viernes 03 de mayo de 2024

Columna liberal

Del 5 de mayo en puebla al 2 de junio próximo

Sergio V M Sánchez

jueves 25 de abril de 2024

Columna liberal

Corte y recorte a la suprema corte

Sergio V M Sánchez

jueves 18 de abril de 2024

Columna liberal

Los protocolos de los sabios de Sion Mito, pero...

Sergio V M Sánchez

miércoles 10 de abril de 2024

Columna liberal

Brujos, santeros, hechiceros, El yunke, etc. Operadores en las campañas políticas

Sergio V M Sánchez

miércoles 03 de abril de 2024

Columna liberal

Matemáticas aplicadas a la política

Sergio V M Sánchez

miércoles 27 de marzo de 2024

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

Cargar Más