/ viernes 19 de marzo de 2021

La cultura en tiempos de pandemia

La cultura no son sólo recursos, es también tener imaginación. En estos tiempos que estamos viviendo es cuando debe de surgir el talento y la creatividad de los responsables de la cultura. Ya es hora de que saquen el talento cultural que siempre han llevado dentro. En ocasiones, la comunidad cultural se acomoda a las políticas paternalistas del Estado en sus tres órdenes de gobierno: federal, estatal y municipal. Esto se convierte en un círculo vicioso que se repite según sea el caso.

Tomando como ejemplo el Festival Internacional Revueltas, el primero costó un millón de pesos, hasta alcanzar un presupuesto de 20 y 30 millones. Hoy, pensar en ese presupuesto es pedirle peras al olmo. El ICED y el IMAC han tenido que cambiar estrategias culturales. En el caso del Instituto Municipal del Arte y la Cultura, el alcalde Jorge Salum del Palacio hace unos días anunció posponer por segunda ocasión el Festival Ricardo Castro. La primera vez que no se realizó, se tenía un presupuesto de 7 millones de pesos, con esa cantidad se organizó el Festival Ricardo Castro que lo hacía competitivo en calidad cultural con el Festival Revueltas, demostrando que con poco se puede hacer mucho.

Al no llevarse a cabo dicho festival, el presupuesto se redujo a un 50%, por los pagos y anticipos de los contratos a las principales figuras del Festival. Por este motivo se hizo el anuncio histórico de que por primera vez los artistas locales serían contratados para sacar adelante de manera virtual el FRC. Se anunciaron para ello un presupuesto de 3 millones de pesos. Quienes podrían tener la mejor opinión del éxito o del fracaso de este festival virtual, serían los propios artistas que fueron contratados, porque para la mayoría de la sociedad pasó inadvertido. El IMAC le apostó a un festival virtual de 3 millones de pesos, que no se reflejó en “las benditas redes sociales”. Ya es oficial: No habrá festival Ricardo Castro ni virtual ni presencial. ¿Y el festival Revueltas que sería en octubre? Su directora declaró que en este momento sólo se cuenta con un millón de pesos. Con esa cantidad sólo se podía contratar a “La Sonora Dinamita” para la apertura del festival. A pesar de la pandemia, no podemos renunciar a la cultura, ni a sus actividades que nos ayudan a vencer los miedos, la soledad, el confinamiento, entre otras cosas. Creemos que aquí en Durango, ya existen las condiciones de hacer una cultura mixta, es decir, virtual y presencial. En muchas partes del mundo ya se hace. En la ciudad de México esta estrategia mixta está dando resultados, en Durango tenemos los espacios para hacerlo cumpliendo al 100% los protocolos que nos indican las autoridades de salud. Algo se tiene que hacer, porque da la impresión de que la pandemia se llevó a nuestros festivales Ricardo Castro y el Revueltas.

La cultura no son sólo recursos, es también tener imaginación. En estos tiempos que estamos viviendo es cuando debe de surgir el talento y la creatividad de los responsables de la cultura. Ya es hora de que saquen el talento cultural que siempre han llevado dentro. En ocasiones, la comunidad cultural se acomoda a las políticas paternalistas del Estado en sus tres órdenes de gobierno: federal, estatal y municipal. Esto se convierte en un círculo vicioso que se repite según sea el caso.

Tomando como ejemplo el Festival Internacional Revueltas, el primero costó un millón de pesos, hasta alcanzar un presupuesto de 20 y 30 millones. Hoy, pensar en ese presupuesto es pedirle peras al olmo. El ICED y el IMAC han tenido que cambiar estrategias culturales. En el caso del Instituto Municipal del Arte y la Cultura, el alcalde Jorge Salum del Palacio hace unos días anunció posponer por segunda ocasión el Festival Ricardo Castro. La primera vez que no se realizó, se tenía un presupuesto de 7 millones de pesos, con esa cantidad se organizó el Festival Ricardo Castro que lo hacía competitivo en calidad cultural con el Festival Revueltas, demostrando que con poco se puede hacer mucho.

Al no llevarse a cabo dicho festival, el presupuesto se redujo a un 50%, por los pagos y anticipos de los contratos a las principales figuras del Festival. Por este motivo se hizo el anuncio histórico de que por primera vez los artistas locales serían contratados para sacar adelante de manera virtual el FRC. Se anunciaron para ello un presupuesto de 3 millones de pesos. Quienes podrían tener la mejor opinión del éxito o del fracaso de este festival virtual, serían los propios artistas que fueron contratados, porque para la mayoría de la sociedad pasó inadvertido. El IMAC le apostó a un festival virtual de 3 millones de pesos, que no se reflejó en “las benditas redes sociales”. Ya es oficial: No habrá festival Ricardo Castro ni virtual ni presencial. ¿Y el festival Revueltas que sería en octubre? Su directora declaró que en este momento sólo se cuenta con un millón de pesos. Con esa cantidad sólo se podía contratar a “La Sonora Dinamita” para la apertura del festival. A pesar de la pandemia, no podemos renunciar a la cultura, ni a sus actividades que nos ayudan a vencer los miedos, la soledad, el confinamiento, entre otras cosas. Creemos que aquí en Durango, ya existen las condiciones de hacer una cultura mixta, es decir, virtual y presencial. En muchas partes del mundo ya se hace. En la ciudad de México esta estrategia mixta está dando resultados, en Durango tenemos los espacios para hacerlo cumpliendo al 100% los protocolos que nos indican las autoridades de salud. Algo se tiene que hacer, porque da la impresión de que la pandemia se llevó a nuestros festivales Ricardo Castro y el Revueltas.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 23 de abril de 2021

Ya era tiempo

Álvaro San Juan

viernes 16 de abril de 2021

Ni la vacuna se salva

Un conocido político duranguense, actualmente senador con licencia, ha dicho: “Todo es político, nada se politiza, sólo se partidiza”.

Álvaro San Juan

Cargar Más