/ miércoles 17 de julio de 2019

La obesidad y la osteoporosis

Las personas obesas que se caracterizan por tener gran cantidad de grasa en la cintura poseen un factor de riesgo mayor para sufrir osteoporosis, ya que ese tipo de obesidad provoca la pérdida de la masa ósea.

De acuerdo a una investigación de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, en Boston, en la que se evaluó a hombres con obesidad y una edad media de 34 años, se encontró que el índice de masa corporal (IMC) promedio en estas personas era de 36.5.

Una gran cantidad de grasa abdominal visceral no sólo es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y diabetes, sino que también ahora se sabe que es un factor de riesgo para osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad en la cual los huesos se vuelven frágiles y porosos, aumentando el riesgo de fracturas, que es diagnosticada cuando la masa ósea decae por debajo de un cierto nivel, por lo que ya representa una preocupación cada vez mayor en los profesionales del área de salud, ya que afecta a decenas de millones de personas en todo el mundo, que además tiende a aumentar con la elevación de la expectativa de vida de la población.

El exceso de kilos está asociado con una enorme cantidad de problemas para la salud de los individuos, incluyendo enfermedades cardiovasculares, diabetes, colesterol alto, asma, apnea del sueño y enfermedades en las articulaciones, por lo que puede considerarse que el peso elevado es un factor protector de la osteoporosis y el riesgo de fractura, y aunque en el caso de la obesidad, donde el sobrepeso se encuentra asociado a un acúmulo excesivo de grasa, se ha relacionado la misma con un descenso de la masa ósea.

No toda la grasa que se almacena en el cuerpo es la misma, la grasa subcutánea se encuentra justo bajo la piel, y la grasa visceral o intraabdominal se encuentra bajo el tejido muscular en la cavidad abdominal y es donde la genética, la dieta y el ejercicio contribuyen al nivel de grasa visceral que se almacena en el cuerpo de una persona, donde el exceso de este tipo de grasa se considera especialmente peligroso, porque en estudios previos se le ha asociado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiacas.

Los resultados del estudio indican que los hombres que tenían más grasa abdominal visceral y total presentaron valores menores en dos parámetros importantes de fortaleza ósea, en comparación con los hombres que tenían menos grasa visceral y abdominal y no se encontró asociación alguna entre la edad o el IMC total y las propiedades mecánicas del hueso.

A los hombres se les examinó mediante una tomografía computarizada del abdomen y el muslo para evaluar la masa muscular y grasa, así como con tomografía computarizada de muy alta resolución del antebrazo, por lo que los resultados fueron confrontados con una técnica especial de análisis utilizada en la ingeniería mecánica para determinar la resistencia de materiales para el diseño de puentes o aviones, se evaluó la fortaleza ósea para predecir el riesgo de fracturas.

El sedentarismo al que nos ha llevado la vida moderna con todo al alcance de la mano ha desatado una epidemia de obesidad en muchas partes del mundo, principalmente en los países desarrollados, aunque en los últimos años también se está viendo una verdadera pandemia en algunos países de los llamados en vías de desarrollo.

No obstante estas investigaciones, al adelgazar no representa curarse de la osteoporosis, ni frenará el proceso de la enfermedad, pero lo que sí logrará al adelgazar es evitar un exceso de presión sobre las articulaciones y resto de los huesos por lo que se requiere seguir un tratamiento recetado por un médico.

Es tiempo de poner atención en nuestra salud.

Las personas obesas que se caracterizan por tener gran cantidad de grasa en la cintura poseen un factor de riesgo mayor para sufrir osteoporosis, ya que ese tipo de obesidad provoca la pérdida de la masa ósea.

De acuerdo a una investigación de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, en Boston, en la que se evaluó a hombres con obesidad y una edad media de 34 años, se encontró que el índice de masa corporal (IMC) promedio en estas personas era de 36.5.

Una gran cantidad de grasa abdominal visceral no sólo es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y diabetes, sino que también ahora se sabe que es un factor de riesgo para osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad en la cual los huesos se vuelven frágiles y porosos, aumentando el riesgo de fracturas, que es diagnosticada cuando la masa ósea decae por debajo de un cierto nivel, por lo que ya representa una preocupación cada vez mayor en los profesionales del área de salud, ya que afecta a decenas de millones de personas en todo el mundo, que además tiende a aumentar con la elevación de la expectativa de vida de la población.

El exceso de kilos está asociado con una enorme cantidad de problemas para la salud de los individuos, incluyendo enfermedades cardiovasculares, diabetes, colesterol alto, asma, apnea del sueño y enfermedades en las articulaciones, por lo que puede considerarse que el peso elevado es un factor protector de la osteoporosis y el riesgo de fractura, y aunque en el caso de la obesidad, donde el sobrepeso se encuentra asociado a un acúmulo excesivo de grasa, se ha relacionado la misma con un descenso de la masa ósea.

No toda la grasa que se almacena en el cuerpo es la misma, la grasa subcutánea se encuentra justo bajo la piel, y la grasa visceral o intraabdominal se encuentra bajo el tejido muscular en la cavidad abdominal y es donde la genética, la dieta y el ejercicio contribuyen al nivel de grasa visceral que se almacena en el cuerpo de una persona, donde el exceso de este tipo de grasa se considera especialmente peligroso, porque en estudios previos se le ha asociado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiacas.

Los resultados del estudio indican que los hombres que tenían más grasa abdominal visceral y total presentaron valores menores en dos parámetros importantes de fortaleza ósea, en comparación con los hombres que tenían menos grasa visceral y abdominal y no se encontró asociación alguna entre la edad o el IMC total y las propiedades mecánicas del hueso.

A los hombres se les examinó mediante una tomografía computarizada del abdomen y el muslo para evaluar la masa muscular y grasa, así como con tomografía computarizada de muy alta resolución del antebrazo, por lo que los resultados fueron confrontados con una técnica especial de análisis utilizada en la ingeniería mecánica para determinar la resistencia de materiales para el diseño de puentes o aviones, se evaluó la fortaleza ósea para predecir el riesgo de fracturas.

El sedentarismo al que nos ha llevado la vida moderna con todo al alcance de la mano ha desatado una epidemia de obesidad en muchas partes del mundo, principalmente en los países desarrollados, aunque en los últimos años también se está viendo una verdadera pandemia en algunos países de los llamados en vías de desarrollo.

No obstante estas investigaciones, al adelgazar no representa curarse de la osteoporosis, ni frenará el proceso de la enfermedad, pero lo que sí logrará al adelgazar es evitar un exceso de presión sobre las articulaciones y resto de los huesos por lo que se requiere seguir un tratamiento recetado por un médico.

Es tiempo de poner atención en nuestra salud.

miércoles 21 de agosto de 2019

La tragedia de Ucrania, según Vargas Llosa

miércoles 07 de agosto de 2019

Dos décadas sin Sabines

miércoles 31 de julio de 2019

Mejora tu negocio

miércoles 24 de julio de 2019

Antología, el legado de José Alvarado

miércoles 17 de julio de 2019

La obesidad y la osteoporosis

miércoles 10 de julio de 2019

El mezcal de Durango

miércoles 03 de julio de 2019

Hacer un alto en el camino

miércoles 26 de junio de 2019

Síndrome de Asperger y Autismo

miércoles 19 de junio de 2019

El día que Normandía marcó la historia

Cargar Más