/ martes 8 de junio de 2021

Percepción ciudadana

Las elecciones se dieron en relativa tranquilidad, no obstante augurios negativos que se hicieron por la serie de crímenes que sufrieron candidatos los días previos. No se movió la figura central de López Obrador en sus mañaneras, el dirigió la agenda, siguió centralizando en su persona el proceso electoral.

Se aflojó la presión días antes al INE. La cobertura mediática del presidente restó difusión a las candidaturas a legislar, con menor incidencia en campanas de gobernadores que en razón de sus posibilidades presupuestas interesan más al electorado.

No fue como se dice una fiesta democrática, sí fue una buena actitud ciudadana en busca de procesos electorales transparentes y equilibrados. La vocación del sufragio no se orientó por partidos y candidatos, se inclinó por tendencias, la que aprueba o simpatiza con López Obrador, o la que está en contra de él.

Un proceso electoral distinto como siempre, las circunstancias no se repiten y los tiempos se ajustan. Una elección de las que llaman intermedias de mayor interés porque la gobernabilidad del régimen pretende una transformación social, la 4T pregonan similar a revoluciones o reformas en la historia de país, un proyecto de transformación y referencia conceptual en la que cabe todo o nada. En la 4T se ha reorientado el gasto social y la inversión pública en obra de infraestructura social, se aplica la austeridad republicana, Alfonso Romo, enlace de López Obrador con empresarios, la llama austeridad franciscana por estricta. La 4T la lucha contra la corrupción que sólo tiene severidad en el discurso. No se banalizan dichas acciones, hacer lo que previene la ley es de reconocerse, es bueno informar del deber cumplido o voluntad trazada, aunque se piense que de la obligación se hace virtud.

Afirma Dick Morris en Su nuevo príncipe, que en campañas electorales los ataques deben reunir, impacto y credibilidad. En este proceso hubo impacto transitorio y poca credibilidad en las acechanzas de la 4T en Nuevo León. El presidente en forma directa y de manera innecesaria denuncio a Adrian de la Garza y la UIF divulgó operaciones ilícitas de Samuel García, luego se omitieron. Se presume que al presidente le falló la estratagema al imponer a la priista Clara Luz como candidata de MORENA.

El presidente se declara feliz por el resultado, a la mejor esperaba algo peor, la oposición no gana lo que presume. Estratos de clase media y mujeres retiran apoyo a López Obrador o votan contra él. Los jóvenes sólo se hicieron presentes en Nuevo León. Sin mucha ciencia la oposición aprovecha la falta de dimensión orgánica de Morena y su falta de ideas. Los beneficiarias de pensiones y becas no apoyaron a la 4T como el 2018, no compensaron el retiro de clases medias. La 4T pierde gubernaturas de importancia, en otras que gana le crece la oposición, en algunas tradicionalmente seguras como Guerrero y Michoacán le arañan el triunfo con mas adversario, en el distrito federal pierden hegemonía, la oposición crece en el PAN un 7% y en el PRI un 5%. La 4T pierde la mayoría calificada en la cámara baja. Esperemos resultados oficiales por ahora la oposición se agrupa en coherencia ideológica, es bueno porque presiona a la 4T y su difusa concepción de pueblo, a organizarse y tener un ideario. Si hay fuerte oposición hasta la 4T he será benéfica y habrá más política y por ende desarrollo social. En Durango que siempre va en sentido contrario, hay poca votación y según resultados preliminares pierde la 4T, y el PAN se enfila a ganar dos distritos federales, hacía tiempo que no vencían por mayoría. Pero veámoslo el próximo.

Las elecciones se dieron en relativa tranquilidad, no obstante augurios negativos que se hicieron por la serie de crímenes que sufrieron candidatos los días previos. No se movió la figura central de López Obrador en sus mañaneras, el dirigió la agenda, siguió centralizando en su persona el proceso electoral.

Se aflojó la presión días antes al INE. La cobertura mediática del presidente restó difusión a las candidaturas a legislar, con menor incidencia en campanas de gobernadores que en razón de sus posibilidades presupuestas interesan más al electorado.

No fue como se dice una fiesta democrática, sí fue una buena actitud ciudadana en busca de procesos electorales transparentes y equilibrados. La vocación del sufragio no se orientó por partidos y candidatos, se inclinó por tendencias, la que aprueba o simpatiza con López Obrador, o la que está en contra de él.

Un proceso electoral distinto como siempre, las circunstancias no se repiten y los tiempos se ajustan. Una elección de las que llaman intermedias de mayor interés porque la gobernabilidad del régimen pretende una transformación social, la 4T pregonan similar a revoluciones o reformas en la historia de país, un proyecto de transformación y referencia conceptual en la que cabe todo o nada. En la 4T se ha reorientado el gasto social y la inversión pública en obra de infraestructura social, se aplica la austeridad republicana, Alfonso Romo, enlace de López Obrador con empresarios, la llama austeridad franciscana por estricta. La 4T la lucha contra la corrupción que sólo tiene severidad en el discurso. No se banalizan dichas acciones, hacer lo que previene la ley es de reconocerse, es bueno informar del deber cumplido o voluntad trazada, aunque se piense que de la obligación se hace virtud.

Afirma Dick Morris en Su nuevo príncipe, que en campañas electorales los ataques deben reunir, impacto y credibilidad. En este proceso hubo impacto transitorio y poca credibilidad en las acechanzas de la 4T en Nuevo León. El presidente en forma directa y de manera innecesaria denuncio a Adrian de la Garza y la UIF divulgó operaciones ilícitas de Samuel García, luego se omitieron. Se presume que al presidente le falló la estratagema al imponer a la priista Clara Luz como candidata de MORENA.

El presidente se declara feliz por el resultado, a la mejor esperaba algo peor, la oposición no gana lo que presume. Estratos de clase media y mujeres retiran apoyo a López Obrador o votan contra él. Los jóvenes sólo se hicieron presentes en Nuevo León. Sin mucha ciencia la oposición aprovecha la falta de dimensión orgánica de Morena y su falta de ideas. Los beneficiarias de pensiones y becas no apoyaron a la 4T como el 2018, no compensaron el retiro de clases medias. La 4T pierde gubernaturas de importancia, en otras que gana le crece la oposición, en algunas tradicionalmente seguras como Guerrero y Michoacán le arañan el triunfo con mas adversario, en el distrito federal pierden hegemonía, la oposición crece en el PAN un 7% y en el PRI un 5%. La 4T pierde la mayoría calificada en la cámara baja. Esperemos resultados oficiales por ahora la oposición se agrupa en coherencia ideológica, es bueno porque presiona a la 4T y su difusa concepción de pueblo, a organizarse y tener un ideario. Si hay fuerte oposición hasta la 4T he será benéfica y habrá más política y por ende desarrollo social. En Durango que siempre va en sentido contrario, hay poca votación y según resultados preliminares pierde la 4T, y el PAN se enfila a ganar dos distritos federales, hacía tiempo que no vencían por mayoría. Pero veámoslo el próximo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 14 de septiembre de 2021

Percepción ciudadana

López Obrador se desplaza sobre rieles

Leobaldo García Orrante

martes 07 de septiembre de 2021

Percepción ciudadana

Lo que arregla con dinero sale barato

Leobaldo García Orrante

martes 03 de agosto de 2021

Percepción ciudadana

Consulta popular y participación social

Leobaldo García Orrante

martes 20 de julio de 2021

Percepción Ciudadana

La sucesión presidencial

Leobaldo García Orrante

martes 13 de julio de 2021

Percepción ciudadana

La izquierda es marginal en la 4T

Leobaldo García Orrante

Cargar Más