/ martes 22 de agosto de 2023

Presentan libro 'Plaza de toros Alejandra… 50 años de historia'

Se trata de un documento en el que expone relatos, anécdotas, recuerdos e historia narrada por el empresario taurino, constructor de la Plaza de Toros Alejandra

Con una ceremonia especial que tuvo lugar en el teatro Victoria de la ciudad de Durango, se llevó a cabo la presentación del libro 'Plaza de toros Alejandra… 50 años de historia'.

Se han ido tercios de mucha historia para la Plaza de Toros Alejandra y este año 2023, sin duda alguna, que es muy especial, pues con rabo y orejas, orgullosamente, su constructor Don Hugo Jaquez, ha dado la vuelta al ruedo con los primeros 50 años del coso principal del toreo en el estado de Durango.

Se trata de un documento realizado por el escritor Enrique Arrieta Silva, en el que expone relatos, anécdotas, recuerdos e historia narrada por el empresario taurino, constructor de la “Alejandra” hace poco más de media centuria, Hugo Jáquez Domínguez.

Adornado con las presentaciones artísticas de Rossina Ávalos y Lucero Hernández, que hicieron gala de su arte ante un público que en buen número atendió la convocatoria formulada por la familia Jáquez Flores, transcurrió el programa de presentación del interesante texto, que corrió bajo una alegre conducción de Raúl Sánchez, quien con conocimiento de causa se refirió con detalle a las diferentes épocas que ha visto el llamado en su momento “coso de la San Martín”.

Correspondió al conocido locutor Claudio Mercado, llevar a cabo la presentación inicial y mediante una amplia pieza oratoria, ilustró a los cientos de asistentes con pasajes de la historia de la plaza.

Se refirió al realizador del texto, como alguien que sigue siendo un referente profesional extraordinario, para todas y todos aquellos que abrazamos el amor por el micrófono y admiramos desde muy jóvenes el arte de la palabra hablada a través de la oratoria, el querido doctor Enrique Arrieta Silva, autor del libro Plaza de toros Alejandra… 50 aniversario".

Enrique Arrieta, terminó de escribir y luego partió de este mundo, sin que se concluyera la obra con la edición de la misma.

A través de hijos y familiares, Mercado Rentería envió un saludo y un homenaje para él “dondequiera que nos acompañe”.

Comentó que Arrieta Silva en su libro habla con claridad y fundamento, de cómo la fiesta brava ha tenido desde mucho tiempo atrás expresiones a favor y en contra, y explica cómo se traslada hasta el año de 1567 cuando el propio papa Pio V, prohibió las corridas porque nada tenían qué ver con la piedad y caridad cristianas.

Presentaciones artísticas de Rossina Ávalos y Lucero Hernández / Foto: Alejandro Blanco | El Sol de Durango


El libro también abreva, continua Claudio Mercado, en que las plazas de toros se llaman así, plazas, porque antiguamente las corridas de toros se realizaban en estos espacios dentro de las ciudades.

Luego, recuerda cómo en el protocolo inaugural de la “Alejandra”, que consagraba la cristalización de un sueño largamente acariciado, se escenificó en punto de las 11 de la mañana, la bendición de la plaza por el entonces arzobispo de Durango, Antonio López Aviña, aficionado a la fiesta brava, ofició la misa en el mismo centro del ruedo.

Presente en el acto, Rodrigo Arrieta, hijo del autor del libro, reconoció que "el libro 'Plaza de toros Alejandra… 50 aniversario', parecía imposible, y no por la calidad de la pluma, sino por lo apresurado se veía mi padre mientras lo escribía y luego, por su repentina partida”, indicó.

Presentan libro 'Plaza de toros Alejandra… 50 años de historia' / Foto: Alejandro Blanco | El Sol de Durango

Pese a todo lo anterior, que no fue poco, "con esfuerzos de familiares, por supuesto de don Víctor Hugo Jáquez y con el valioso apoyo de Manuel Paredes, de la editora La Impresora, hoy tenemos en nuestras manos esta obra".

"Se trata de una obra interesante para los amantes de las corridas de toros, e incluso, para sus detractores, pues quizá hallarán en él, argumentos para conocer la fiesta y sus costumbres".

Por su parte, Hugo Jázquez, al hacer uso de la palabra, de entrada y mirando al cielo, aclamó: “Gracias Tere… y gracias a toda la familia… No que no!”, refiriendo a su esposa recién fallecida.

Hugo Jázquez, al hacer uso de la palabra y mirando al cielo, aclamó: “Gracias Tere… y gracias a toda la familia… No que no!” / Foto: Alejandro Blanco | El Sol de Durango

Recordó que en aquellos inicios de la década de los setenta proyectada la nueva plaza, tanto los escépticos, como la gente de mala fe, hacían críticas severas de su proyecto, incluso con palabras y frases hirientes, como el día que se colocó la primera piedra y algunos afirmaron: “pues será la última también”.

De tal manera que en la inauguración, el primer toro llevó el nombre de “No que no” y con orgullo y gran esfuerzo surgió el gran coso de la San Martín, construido por el arquitecto Carlos Ruiz Piña, quien por su parte recordó cómo aquella tarde del 6 de mayo de 1973, cuadrillas de albañiles salieron de la plaza a las tres de la tarde, para dar entrada al público que llenó hasta las banderillas.

Narró, cómo una vez cristalizado el proyecto, le preguntaron cómo le había hecho, la respuesta fue en el sentido de que se trataba de una historia muy larga, que había que hacer un libro para contarla; “y hoy aquí está esta historia y para su elaboración, Enrique Arrieta Silva me sacó la sopa para conformar esta gran crónica, y siento en el alma que se nos haya adelantado”, finalizó.

Con una ceremonia especial que tuvo lugar en el teatro Victoria de la ciudad de Durango, se llevó a cabo la presentación del libro 'Plaza de toros Alejandra… 50 años de historia'.

Se han ido tercios de mucha historia para la Plaza de Toros Alejandra y este año 2023, sin duda alguna, que es muy especial, pues con rabo y orejas, orgullosamente, su constructor Don Hugo Jaquez, ha dado la vuelta al ruedo con los primeros 50 años del coso principal del toreo en el estado de Durango.

Se trata de un documento realizado por el escritor Enrique Arrieta Silva, en el que expone relatos, anécdotas, recuerdos e historia narrada por el empresario taurino, constructor de la “Alejandra” hace poco más de media centuria, Hugo Jáquez Domínguez.

Adornado con las presentaciones artísticas de Rossina Ávalos y Lucero Hernández, que hicieron gala de su arte ante un público que en buen número atendió la convocatoria formulada por la familia Jáquez Flores, transcurrió el programa de presentación del interesante texto, que corrió bajo una alegre conducción de Raúl Sánchez, quien con conocimiento de causa se refirió con detalle a las diferentes épocas que ha visto el llamado en su momento “coso de la San Martín”.

Correspondió al conocido locutor Claudio Mercado, llevar a cabo la presentación inicial y mediante una amplia pieza oratoria, ilustró a los cientos de asistentes con pasajes de la historia de la plaza.

Se refirió al realizador del texto, como alguien que sigue siendo un referente profesional extraordinario, para todas y todos aquellos que abrazamos el amor por el micrófono y admiramos desde muy jóvenes el arte de la palabra hablada a través de la oratoria, el querido doctor Enrique Arrieta Silva, autor del libro Plaza de toros Alejandra… 50 aniversario".

Enrique Arrieta, terminó de escribir y luego partió de este mundo, sin que se concluyera la obra con la edición de la misma.

A través de hijos y familiares, Mercado Rentería envió un saludo y un homenaje para él “dondequiera que nos acompañe”.

Comentó que Arrieta Silva en su libro habla con claridad y fundamento, de cómo la fiesta brava ha tenido desde mucho tiempo atrás expresiones a favor y en contra, y explica cómo se traslada hasta el año de 1567 cuando el propio papa Pio V, prohibió las corridas porque nada tenían qué ver con la piedad y caridad cristianas.

Presentaciones artísticas de Rossina Ávalos y Lucero Hernández / Foto: Alejandro Blanco | El Sol de Durango


El libro también abreva, continua Claudio Mercado, en que las plazas de toros se llaman así, plazas, porque antiguamente las corridas de toros se realizaban en estos espacios dentro de las ciudades.

Luego, recuerda cómo en el protocolo inaugural de la “Alejandra”, que consagraba la cristalización de un sueño largamente acariciado, se escenificó en punto de las 11 de la mañana, la bendición de la plaza por el entonces arzobispo de Durango, Antonio López Aviña, aficionado a la fiesta brava, ofició la misa en el mismo centro del ruedo.

Presente en el acto, Rodrigo Arrieta, hijo del autor del libro, reconoció que "el libro 'Plaza de toros Alejandra… 50 aniversario', parecía imposible, y no por la calidad de la pluma, sino por lo apresurado se veía mi padre mientras lo escribía y luego, por su repentina partida”, indicó.

Presentan libro 'Plaza de toros Alejandra… 50 años de historia' / Foto: Alejandro Blanco | El Sol de Durango

Pese a todo lo anterior, que no fue poco, "con esfuerzos de familiares, por supuesto de don Víctor Hugo Jáquez y con el valioso apoyo de Manuel Paredes, de la editora La Impresora, hoy tenemos en nuestras manos esta obra".

"Se trata de una obra interesante para los amantes de las corridas de toros, e incluso, para sus detractores, pues quizá hallarán en él, argumentos para conocer la fiesta y sus costumbres".

Por su parte, Hugo Jázquez, al hacer uso de la palabra, de entrada y mirando al cielo, aclamó: “Gracias Tere… y gracias a toda la familia… No que no!”, refiriendo a su esposa recién fallecida.

Hugo Jázquez, al hacer uso de la palabra y mirando al cielo, aclamó: “Gracias Tere… y gracias a toda la familia… No que no!” / Foto: Alejandro Blanco | El Sol de Durango

Recordó que en aquellos inicios de la década de los setenta proyectada la nueva plaza, tanto los escépticos, como la gente de mala fe, hacían críticas severas de su proyecto, incluso con palabras y frases hirientes, como el día que se colocó la primera piedra y algunos afirmaron: “pues será la última también”.

De tal manera que en la inauguración, el primer toro llevó el nombre de “No que no” y con orgullo y gran esfuerzo surgió el gran coso de la San Martín, construido por el arquitecto Carlos Ruiz Piña, quien por su parte recordó cómo aquella tarde del 6 de mayo de 1973, cuadrillas de albañiles salieron de la plaza a las tres de la tarde, para dar entrada al público que llenó hasta las banderillas.

Narró, cómo una vez cristalizado el proyecto, le preguntaron cómo le había hecho, la respuesta fue en el sentido de que se trataba de una historia muy larga, que había que hacer un libro para contarla; “y hoy aquí está esta historia y para su elaboración, Enrique Arrieta Silva me sacó la sopa para conformar esta gran crónica, y siento en el alma que se nos haya adelantado”, finalizó.

Doble Vía

Conoce los personajes icónicos que enaltecen la cultura "friki"

El término "friki" en la actualidad se refiere a aquellos con gustos y aficiones inusuales, como los videojuegos, la ciencia ficción, la fantasía, los cómics y el anime

Local

Amplía INDEHVAL atención psicológica en su nueva ubicación

A partir del 2 de junio el Instituto Municipal de Desarrollo Humano y de Valores, comenzará de manera formal a trabajar en las nuevas instalaciones, ubicadas sobre el bulevar Francisco Villa

Elecciones 2024

Debaten dos candidatas a la segunda fórmula del Senado

Fueron las candidatas a la segunda fórmula Margarita Valdez Martínez, de Sigamos Haciendo Historia y Karla Tello Arellano de Movimiento Ciudadano, quienes aceptaron la invitación para confrontar ideas y propuestas

Local

Se roban el agua bajo el argumento de que es su derecho

Cuatro tomas clandestinas más fueron detectadas en el fraccionamiento denominado Villas Alpinas, ubicado al sur de la ciudad

Deportes

Anahí es dorada y Sebastián es plateado

El saldo positivo para Durango en el primer día de actividades de triatlón en Juegos Nacionales Conade

Local

Lanza Protección Civil recomendaciones ante las altas temperaturas

Pide extremar precauciones y evitar salir y exponerse al sol