/ miércoles 31 de julio de 2019

COLUMNA LIBERAL

Similitudes entre la mitología griega y las enseñanzas bíblicas

A Sócrates, alto iniciado en los grandes misterios, le costó la vida el revelar que la mitología griega no tenía nada de creíble ni verdadero, ya que el Olimpo, dioses y semidioses no existían.

Sin embargo, cada uno de esos dioses con sus presuntas virtudes y acciones se ajustaban a una específica realidad entre los humanos y las fuerzas del cielo. Veamos si no sólo unos dos o tres ejemplos para mejor explicarnos entre lo excelso, clásico y hasta sublime entre esta mitología y la similitud con algunos relatos contenidos en la biblia.

De inicio, citaremos el caso de Prometeo, sometido a severo castigo de parte de Zeus, quien lo encadenó por haber robado la semilla del fuego de la fragua de Vulcano o tal vez de las ruedas del carro del Sol y lo trajo a la tierra pues ya lo que había prometido a los hombres luego de la negación a ello por parte del precitado Zeus.

Este Dios encadenó a Prometeo y lo encadenó primero a una columna y después al monte Cáucaso, en donde un águila le devoraba constantemente el hígado durante el día, hígado que volvía a formarse durante la noche para que el ave rapaz pudiese reanudar el banquete al llegar el alba, pues ese dios había jurado no desencadenarle jamás, hasta que Hércules, hermano de Prometeo y que pasaba por ese lugar, atravesó con una flecha al águila y liberó al prisionero.

Para usted amable lector que con benevolencia nos sigue, le presentamos la concepción gnóstica de este mítico personaje. Prometeo, el dios griego es el MAHA- ASURA, el Lucifer Indostán que se reveló contra BRAHAMA el Señor, por cuya razón SAHIVA, El Tercer Logos le precipitó indignado en el Patala inferior. Prometeo-Lucifer es encadenado en la Novena Esfera, en el centro de la tierra, en el pozo profundo del universo.

Encadenado fatalmente a la severa roca del sexo donde pasa crudamente indecibles amarguras, las fieras llamas de la lujuria le torturan espantosamente; el buitre insaciable del razonamiento inútil le roe las entrañas.

PROMETEO-LUCIFER es un fuego misterioso desprendido del LOGOS- SOLAR y fijado sabiamente en el centro de la tierra por la fuerza de la gravedad y el peso de la atmósfera. Escrito está en el Libro de la Vida: El ingrediente superlativo del ANIMA-MUNDI es el PHOSFOROS LUCIFERINO. El fracaso profundo de los poderes creadores devienen cuando se apaga el fuego. Este es un axioma alkimista de la filosofía Hermética “ INRI: ( IGNIS NATURA, RENOVTUR INTEGRAM ), el fuego renueva incesantemente toda la naturaleza.

Prometeo-Lucifer se roba valerosamente el fuego Divino para auxiliarnos en la senda de la insurrección espiritual, es el guardián de la puerta y de las llaves misteriosas del santuario para que no penetren en él sino los ungidos que poseen el secreto terrible de Hermes porque es el espléndido Ministro del Logos Solar. POMETEO-LUCIFER, poniendo su verbo en boca del Titán adolorido, refiriéndose a los míseros mortales, exclama “ Para que no se hundieran, arrebatados al tenebroso Hades, por esto, terribles torturas me oprimen; cruel sacrificio que a lástima mueve, yo que a los mortales compadecí “ ¡ Gran beneficio fue el que a los mortales otorgué, además el fuego les di y por él muchas artes con perfección aprenderán “

Como se podrá apreciar, Prometeo es el mismo Samael, arcángel que se atrevió a desafiar a Dios y en venganza y en forma de serpiente convenció a Eva y Adán para que comiesen el fruto prohibido de un árbol del Edén, que correspondía a la ciencia del bien y del mal y por medio del cual llegarían a ser como dioses y que por eso EL no quería que lo probaran.

Fue esta una acción en venganza por haber caído en desgracia y castigo por su rebelión.

En cuanto a Ulises, luego de haber participado éste en la guerra de Troya y después de estar una temporada con la hechicera Cirse, antes de partir ésta le previno del peligro que le acechaba al pasar por la isla de las sirenas en la costa italiana, específicamente frente a la isla de Sorrento y ya de regreso a su hogar, al tener qué pasar su barco por los mares donde en las cercanías de unos arrecifes se escuchaban el irresistible canto de las sirenas y al dirigir los marineros sus embarcaciones a donde procedían esos irresistibles y subyugantes cantos, se estrellaban contra las rocas y eran presa de las sirenas, quienes les devoraban. Ulises instruyó a su tripulación que se taparan los oídos con un amasijo a base de cera y pidió le que a él le ataran fuertemente al mástil y así pudo eludir el gran peligro y salir con vida. La enseñanza velada es que esos cantos subyugantes y por tanto irresistibles para muchos humanos, son los deseos insanos que se perciben a través de los sentidos, sustento del subconsciente y perdición del alma y el espíritu.

Esa misma enseñanza corresponde al mitológico Minotauro, bestia con cuerpo de humano y cabeza de toro que habitaba en un laberinto, equivalente éste a nuestra terrenal vida diaria, dicho animal devoraba a los hombres que eran arrojados ahí o que se atrevían introducirse en los terrenos que domina la bestia o subconsciente, quien subyuga o somete a los humanos a través de los estimulantes y perniciosos deseos contemplados en los siete pecados capitales, para muchos normales como la lujuria y la gula.

En las sagradas escrituras de la biblia católica, encontramos que esos siete pecados capitales se contrarestan con las siete virtudes teologales o siete escalones por donde subían y bajaban al cielo los ángeles que vio Jacob en un sueño y que es el camino predestinado para la humanidad en su evolución espiritual.

En ese sueño, previamente Jacob había puesto de cabecera una piedra o roca, misma que hoy está en posesión de los árabes y adoran en un recinto sagrado donde le veneran fervorosamente los musulmanes.

Quisiéramos seguirles platicando sobre estos y muchos temas interesantes, pero aquí el espacio como en la radio y la tele nos limitan, pero lo hacemos con el mayor de los gustos esperando que algo de lo expuesto tenga algo de interés para ustedes o mínimo un momento de distracción a la vez de nuestro modesto conocimiento.

Nos da gusto que un reportero estrella haya llegado a sumar en su existencia 83 años en plenitud de sus facultades físicas y mentales, por lo que le deseamos que en la continuación de su carrera se sigan dando los éxitos y que nos invite en la celebración de sus 84.

Similitudes entre la mitología griega y las enseñanzas bíblicas

A Sócrates, alto iniciado en los grandes misterios, le costó la vida el revelar que la mitología griega no tenía nada de creíble ni verdadero, ya que el Olimpo, dioses y semidioses no existían.

Sin embargo, cada uno de esos dioses con sus presuntas virtudes y acciones se ajustaban a una específica realidad entre los humanos y las fuerzas del cielo. Veamos si no sólo unos dos o tres ejemplos para mejor explicarnos entre lo excelso, clásico y hasta sublime entre esta mitología y la similitud con algunos relatos contenidos en la biblia.

De inicio, citaremos el caso de Prometeo, sometido a severo castigo de parte de Zeus, quien lo encadenó por haber robado la semilla del fuego de la fragua de Vulcano o tal vez de las ruedas del carro del Sol y lo trajo a la tierra pues ya lo que había prometido a los hombres luego de la negación a ello por parte del precitado Zeus.

Este Dios encadenó a Prometeo y lo encadenó primero a una columna y después al monte Cáucaso, en donde un águila le devoraba constantemente el hígado durante el día, hígado que volvía a formarse durante la noche para que el ave rapaz pudiese reanudar el banquete al llegar el alba, pues ese dios había jurado no desencadenarle jamás, hasta que Hércules, hermano de Prometeo y que pasaba por ese lugar, atravesó con una flecha al águila y liberó al prisionero.

Para usted amable lector que con benevolencia nos sigue, le presentamos la concepción gnóstica de este mítico personaje. Prometeo, el dios griego es el MAHA- ASURA, el Lucifer Indostán que se reveló contra BRAHAMA el Señor, por cuya razón SAHIVA, El Tercer Logos le precipitó indignado en el Patala inferior. Prometeo-Lucifer es encadenado en la Novena Esfera, en el centro de la tierra, en el pozo profundo del universo.

Encadenado fatalmente a la severa roca del sexo donde pasa crudamente indecibles amarguras, las fieras llamas de la lujuria le torturan espantosamente; el buitre insaciable del razonamiento inútil le roe las entrañas.

PROMETEO-LUCIFER es un fuego misterioso desprendido del LOGOS- SOLAR y fijado sabiamente en el centro de la tierra por la fuerza de la gravedad y el peso de la atmósfera. Escrito está en el Libro de la Vida: El ingrediente superlativo del ANIMA-MUNDI es el PHOSFOROS LUCIFERINO. El fracaso profundo de los poderes creadores devienen cuando se apaga el fuego. Este es un axioma alkimista de la filosofía Hermética “ INRI: ( IGNIS NATURA, RENOVTUR INTEGRAM ), el fuego renueva incesantemente toda la naturaleza.

Prometeo-Lucifer se roba valerosamente el fuego Divino para auxiliarnos en la senda de la insurrección espiritual, es el guardián de la puerta y de las llaves misteriosas del santuario para que no penetren en él sino los ungidos que poseen el secreto terrible de Hermes porque es el espléndido Ministro del Logos Solar. POMETEO-LUCIFER, poniendo su verbo en boca del Titán adolorido, refiriéndose a los míseros mortales, exclama “ Para que no se hundieran, arrebatados al tenebroso Hades, por esto, terribles torturas me oprimen; cruel sacrificio que a lástima mueve, yo que a los mortales compadecí “ ¡ Gran beneficio fue el que a los mortales otorgué, además el fuego les di y por él muchas artes con perfección aprenderán “

Como se podrá apreciar, Prometeo es el mismo Samael, arcángel que se atrevió a desafiar a Dios y en venganza y en forma de serpiente convenció a Eva y Adán para que comiesen el fruto prohibido de un árbol del Edén, que correspondía a la ciencia del bien y del mal y por medio del cual llegarían a ser como dioses y que por eso EL no quería que lo probaran.

Fue esta una acción en venganza por haber caído en desgracia y castigo por su rebelión.

En cuanto a Ulises, luego de haber participado éste en la guerra de Troya y después de estar una temporada con la hechicera Cirse, antes de partir ésta le previno del peligro que le acechaba al pasar por la isla de las sirenas en la costa italiana, específicamente frente a la isla de Sorrento y ya de regreso a su hogar, al tener qué pasar su barco por los mares donde en las cercanías de unos arrecifes se escuchaban el irresistible canto de las sirenas y al dirigir los marineros sus embarcaciones a donde procedían esos irresistibles y subyugantes cantos, se estrellaban contra las rocas y eran presa de las sirenas, quienes les devoraban. Ulises instruyó a su tripulación que se taparan los oídos con un amasijo a base de cera y pidió le que a él le ataran fuertemente al mástil y así pudo eludir el gran peligro y salir con vida. La enseñanza velada es que esos cantos subyugantes y por tanto irresistibles para muchos humanos, son los deseos insanos que se perciben a través de los sentidos, sustento del subconsciente y perdición del alma y el espíritu.

Esa misma enseñanza corresponde al mitológico Minotauro, bestia con cuerpo de humano y cabeza de toro que habitaba en un laberinto, equivalente éste a nuestra terrenal vida diaria, dicho animal devoraba a los hombres que eran arrojados ahí o que se atrevían introducirse en los terrenos que domina la bestia o subconsciente, quien subyuga o somete a los humanos a través de los estimulantes y perniciosos deseos contemplados en los siete pecados capitales, para muchos normales como la lujuria y la gula.

En las sagradas escrituras de la biblia católica, encontramos que esos siete pecados capitales se contrarestan con las siete virtudes teologales o siete escalones por donde subían y bajaban al cielo los ángeles que vio Jacob en un sueño y que es el camino predestinado para la humanidad en su evolución espiritual.

En ese sueño, previamente Jacob había puesto de cabecera una piedra o roca, misma que hoy está en posesión de los árabes y adoran en un recinto sagrado donde le veneran fervorosamente los musulmanes.

Quisiéramos seguirles platicando sobre estos y muchos temas interesantes, pero aquí el espacio como en la radio y la tele nos limitan, pero lo hacemos con el mayor de los gustos esperando que algo de lo expuesto tenga algo de interés para ustedes o mínimo un momento de distracción a la vez de nuestro modesto conocimiento.

Nos da gusto que un reportero estrella haya llegado a sumar en su existencia 83 años en plenitud de sus facultades físicas y mentales, por lo que le deseamos que en la continuación de su carrera se sigan dando los éxitos y que nos invite en la celebración de sus 84.

miércoles 16 de octubre de 2019

Columna Liberal

miércoles 09 de octubre de 2019

Columna Liberal

miércoles 02 de octubre de 2019

Columna liberal

miércoles 25 de septiembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

miércoles 18 de septiembre de 2019

Columa Liberal

miércoles 11 de septiembre de 2019

Columna Liberal

miércoles 04 de septiembre de 2019

COLUMNA LIBERAL

jueves 29 de agosto de 2019

Columna Liberal

miércoles 21 de agosto de 2019

Columna Liberal

jueves 15 de agosto de 2019

COLUMNA LIBERAL

Cargar Más