/ miércoles 15 de abril de 2020

Columna liberal

Miren ustedes mis estimados lectores, el comentario principal de hoy está basado en una investigación que realizó Andreas Faber-Kaiser y que plasmó en su libro “Jesús vivió y murió en Cachemira”. Por supuesto que la lectura de este volumen es para personas de amplio criterio y que no estén altamente influenciados por los dogmas religiosos.

Y es así esta edición el caso de varios libros e investigaciones como Secreto Vaticano de Leopoldo Mendívil, Contacto en el Vaticano, de Richard Hammer, La Gran Colección de Jaime Ayala Ponce, etc., total y en todo caso que cada quien evalúe y saque sus propias conclusiones.

De entrada, queremos decirles que en el libro que nos ocupa el autor anexa fotografías de la tumba de María en Las Colinas de Murres, región de Pakistán, donde la madre de Jesús no pudo resistir la travesía al lado de su hijo y ahí tuvo que ser sepultada. Otra donde se capta el santuario de Aishmugam, llamado así porque allí se detuvo Jesús a descansar en su camino rumbo a Cachemira, foto de Basharat Saleem, (1976), descendiente por vía directa de Jesús, fotografiado en Srinagar, igualmente adjunta fotografías y mapas del lugar donde supuestamente está sepultado el Gran Kabir y enumera la losa sepulcral de YUS Asaf, (Jesús), losa menor, bajo relieve las plantas de los pies, tablón explicativo, ventanilla exterior de acceso a la cámara sepulcral, galería, entrada, patio, cementerio musulmán, calle y poste con placa indicadora “Rocabal” ; fotos y plano de la tumba donde supuestamente está sepultado Moisés y el Ka Ka Pai, o piedra de Moisés Sang-i-Musa, misma que colocándose once dedos de diferentes personas en el borde inferior y bajo la pronunciación del mantra “Ka Ka Ka Ka Ka Ka” esta roca se eleva sola. El simbolismo es que esta piedra de 49 kilos, al haber sido desheredada la Tribu de Leví, las once restantes quedan simbolizadas por este número en esta piedra de Moisés.

El escritor Andreas Faver cita en su libro una carta que Poncio Pilato escribió a Tiberio César donde le da a conocer el haber tenido una entrevista con Jesús mucho antes del juicio condenatorio asumida la responsabilidad por el pueblo y sacerdotes judíos. En dicha entrevista el cónsul romano dice que admira la personalidad, juicio y sabiduría del galileo y que no lo considera culpable de un acto criminal.

Esta carta que obra en la Biblioteca Vaticana en Roma, nos dice el autor pueden solicitarse copias de la misma en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Sobre la misma narración encontramos en ese libro que evidentemente Pilato no deseaba la muerte de Jesús, pero los judíos lo declararon un rebelde que deseaba llegar a ser rey. Advirtieron a Pilato que si lo dejaba libre sería él desleal al César. Pilato que no se podía jugar su alto cargo a la vez que no le convenía la enemistad del emperador, ya que los judíos habrían avisado inmediatamente en caso de que dejara libre a Jesús. Sólo le quedaba una opción, máxime que su esposa suplicante abogó en favor del sentenciado para que lo dejara libre.

Dicha opción, la de ajusticiar a Jesús de tal forma que, aparentemente muerto, pudiera sin embargo seguir con vida. Así que fijó en primer lugar la crucifixión en un viernes, a pocas horas de la puesta del sol y a punto de caer la noche del gran sabbath. Especulaba Pilato con que de acuerdo con las leyes judías el cuerpo del crucificado no podía permanecer en la cruz después del anochecer y así fue; Jesús fue bajado de la cruz antes de caer la noche. Y es improbable que, mientras los ladrones que fueron crucificados al mismo tiempo que Jesús, estaban vivos al momento de quebrarles las piernas los soldados, el mesías hubiera ya muerto.

También en el instante preciso aparece en escena un hombre llamado José declarado amigo de Pilato, persona notable de la localidad y discípulo secreto de Jesús. Este hombre se lleva el cuerpo del galileo a un lugar en el que los judíos no tenían nada qué buscar. La conclusión es que Jesús no murió en la cruz y se afianza el autor en un pasaje bíblico en esta epístola de Pablo a los hebreos “Él, que durante su vida mortal con grandes clamores y lágrimas ofreció plegarias y súplicas a aquel que podía salvarlo de la muerte, fue escuchado a causa de su reverencia”.

Como este compendio es muy amplio y difícil de plasmar en una sola entrega tanto sus aspectos más contundentes y sobresalientes, que nos comprometemos plasmar en próxima colaboración los fundamentos del autor que según su versión Jesús no murió en la cruz y que se trasladó a Cachemira, donde tuvo hijos y ahí vivió y pasó sus últimos días.

Lo haremos respetando las creencias y fe de toda persona y con el solo afán de exponer diferentes puntos de vista, no sólo en estos temas, para poder formarnos un juicio y opinión que nos conduzca a la verdad.

Enviamos por este conducto nuestras condolencias a la familia de nuestro Q.H. y amigo Arnoldo González Silva, cuyo deceso se dio en la ciudad de Guadalajara y sus restos serán trasladados a su natal Morelia. El Gran Torcedor determinó cumplido su tiempo en este mundo tridimensional. Lamentamos tan enorme pérdida y el que él no podrá estar presente físicamente en la próxima reunión de los Hijos de la Luz de la Tribu Zacapu allá en Michoacán. q.d.e.p.

En otro tema, pues de verdad nos dio gusto saludar a la C.P. Martha Judit Ávila Lucero y el que haya sido designada por el presidente municipal como titular de la Contraloría Municipal, ya que tanto en esa dirección como en la de Finanzas del municipio donde se desempeñó en la administración del siempre bien recordado ingeniero Jorge Herrera Delgado, dio pruebas de su honestidad y eficiencia. Un poco tarde la felicitación, pero vale, ¿verdad contadora?

Miren ustedes mis estimados lectores, el comentario principal de hoy está basado en una investigación que realizó Andreas Faber-Kaiser y que plasmó en su libro “Jesús vivió y murió en Cachemira”. Por supuesto que la lectura de este volumen es para personas de amplio criterio y que no estén altamente influenciados por los dogmas religiosos.

Y es así esta edición el caso de varios libros e investigaciones como Secreto Vaticano de Leopoldo Mendívil, Contacto en el Vaticano, de Richard Hammer, La Gran Colección de Jaime Ayala Ponce, etc., total y en todo caso que cada quien evalúe y saque sus propias conclusiones.

De entrada, queremos decirles que en el libro que nos ocupa el autor anexa fotografías de la tumba de María en Las Colinas de Murres, región de Pakistán, donde la madre de Jesús no pudo resistir la travesía al lado de su hijo y ahí tuvo que ser sepultada. Otra donde se capta el santuario de Aishmugam, llamado así porque allí se detuvo Jesús a descansar en su camino rumbo a Cachemira, foto de Basharat Saleem, (1976), descendiente por vía directa de Jesús, fotografiado en Srinagar, igualmente adjunta fotografías y mapas del lugar donde supuestamente está sepultado el Gran Kabir y enumera la losa sepulcral de YUS Asaf, (Jesús), losa menor, bajo relieve las plantas de los pies, tablón explicativo, ventanilla exterior de acceso a la cámara sepulcral, galería, entrada, patio, cementerio musulmán, calle y poste con placa indicadora “Rocabal” ; fotos y plano de la tumba donde supuestamente está sepultado Moisés y el Ka Ka Pai, o piedra de Moisés Sang-i-Musa, misma que colocándose once dedos de diferentes personas en el borde inferior y bajo la pronunciación del mantra “Ka Ka Ka Ka Ka Ka” esta roca se eleva sola. El simbolismo es que esta piedra de 49 kilos, al haber sido desheredada la Tribu de Leví, las once restantes quedan simbolizadas por este número en esta piedra de Moisés.

El escritor Andreas Faver cita en su libro una carta que Poncio Pilato escribió a Tiberio César donde le da a conocer el haber tenido una entrevista con Jesús mucho antes del juicio condenatorio asumida la responsabilidad por el pueblo y sacerdotes judíos. En dicha entrevista el cónsul romano dice que admira la personalidad, juicio y sabiduría del galileo y que no lo considera culpable de un acto criminal.

Esta carta que obra en la Biblioteca Vaticana en Roma, nos dice el autor pueden solicitarse copias de la misma en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Sobre la misma narración encontramos en ese libro que evidentemente Pilato no deseaba la muerte de Jesús, pero los judíos lo declararon un rebelde que deseaba llegar a ser rey. Advirtieron a Pilato que si lo dejaba libre sería él desleal al César. Pilato que no se podía jugar su alto cargo a la vez que no le convenía la enemistad del emperador, ya que los judíos habrían avisado inmediatamente en caso de que dejara libre a Jesús. Sólo le quedaba una opción, máxime que su esposa suplicante abogó en favor del sentenciado para que lo dejara libre.

Dicha opción, la de ajusticiar a Jesús de tal forma que, aparentemente muerto, pudiera sin embargo seguir con vida. Así que fijó en primer lugar la crucifixión en un viernes, a pocas horas de la puesta del sol y a punto de caer la noche del gran sabbath. Especulaba Pilato con que de acuerdo con las leyes judías el cuerpo del crucificado no podía permanecer en la cruz después del anochecer y así fue; Jesús fue bajado de la cruz antes de caer la noche. Y es improbable que, mientras los ladrones que fueron crucificados al mismo tiempo que Jesús, estaban vivos al momento de quebrarles las piernas los soldados, el mesías hubiera ya muerto.

También en el instante preciso aparece en escena un hombre llamado José declarado amigo de Pilato, persona notable de la localidad y discípulo secreto de Jesús. Este hombre se lleva el cuerpo del galileo a un lugar en el que los judíos no tenían nada qué buscar. La conclusión es que Jesús no murió en la cruz y se afianza el autor en un pasaje bíblico en esta epístola de Pablo a los hebreos “Él, que durante su vida mortal con grandes clamores y lágrimas ofreció plegarias y súplicas a aquel que podía salvarlo de la muerte, fue escuchado a causa de su reverencia”.

Como este compendio es muy amplio y difícil de plasmar en una sola entrega tanto sus aspectos más contundentes y sobresalientes, que nos comprometemos plasmar en próxima colaboración los fundamentos del autor que según su versión Jesús no murió en la cruz y que se trasladó a Cachemira, donde tuvo hijos y ahí vivió y pasó sus últimos días.

Lo haremos respetando las creencias y fe de toda persona y con el solo afán de exponer diferentes puntos de vista, no sólo en estos temas, para poder formarnos un juicio y opinión que nos conduzca a la verdad.

Enviamos por este conducto nuestras condolencias a la familia de nuestro Q.H. y amigo Arnoldo González Silva, cuyo deceso se dio en la ciudad de Guadalajara y sus restos serán trasladados a su natal Morelia. El Gran Torcedor determinó cumplido su tiempo en este mundo tridimensional. Lamentamos tan enorme pérdida y el que él no podrá estar presente físicamente en la próxima reunión de los Hijos de la Luz de la Tribu Zacapu allá en Michoacán. q.d.e.p.

En otro tema, pues de verdad nos dio gusto saludar a la C.P. Martha Judit Ávila Lucero y el que haya sido designada por el presidente municipal como titular de la Contraloría Municipal, ya que tanto en esa dirección como en la de Finanzas del municipio donde se desempeñó en la administración del siempre bien recordado ingeniero Jorge Herrera Delgado, dio pruebas de su honestidad y eficiencia. Un poco tarde la felicitación, pero vale, ¿verdad contadora?

jueves 06 de agosto de 2020

Columna liberal

miércoles 29 de julio de 2020

Columna liberal

jueves 23 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 15 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 08 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 01 de julio de 2020

Columna liberal

miércoles 24 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 17 de junio de 2020

Columna liberal

miércoles 03 de junio de 2020

Columna liberal

viernes 29 de mayo de 2020

Columna liberal

Cargar Más