/ domingo 30 de abril de 2023

Huelga federal para Trudeau

En Canadá más de 155 mil trabajadores federales canadienses han salido a las calles para demandar una nueva negociación con el gobierno con respecto al incremento del salario al igual que la implementación de nuevas políticas de trabajo.

Las manifestaciones han derivado en la paralización de servicios, como trámites migratorios, pago de impuestos, retornos de beneficios y solicitudes de pasaporte o ciudadanía. La Alianza del Servicio Público de Canadá (PSAC), sindicato que acoge a estos empleados gubernamentales, calificó el paro laboral como la única manera para llegar a un acuerdo justo con el Estado. Por lo que el país ha experimentado la huelga más numerosa desde 1991.

Primeramente, los disturbios se desataron después de una declaración hecha por el gobierno el martes 18 de abril donde se dio a conocer las propuestas sobre las demandas hechas por los trabajadores. Las autoridades ofrecieron un incremento salarial del 9%, implementación de medidas de diversidad e inclusión, diferenciación de pagos entre el trabajo remoto y presencial, así como también revisitaron la licencia de maternidad y paternidad. El primer ministro Justin Trudeau, afirmó que ningún acuerdo deberá comprometer la eficiencia del sistema de servicios públicos, por lo que continuó por defender las propuestas hechas por el Estado.

No obstante, el presidente nacional del PSAC, Chris Aylward, llevó a un tercio de los trabajadores federales a manifestarse al día siguiente. Esto para señalar su desacuerdo a lo propuesto por el gobierno ya que el sindicato, junto con sus adscritos, considera que tales medidas siguen sin empatar las necesidades de los ciudadanos. Los trabajadores exigen un aumento salarial de 13.5 a 30% durante tres años para hacer frente al incremento del costo de vida. También piden más flexibilidad para realizar tareas laborales de manera remota y mejorar las licencias familiares. Trudeau calificó estas demandas como inaccesibles para el gobierno. De ahí que, pese a que las negociaciones estuvieran en proceso, protestar se haya considerado como la única alternativa.

Como resultado, el sistema de servicios de Canadá se ha visto afectado. El paro laboral ha materializado retrasos en procesos burocráticos ya mencionados. Uno de ellos, considerado como el más preocupante, es el pago de impuestos, así como los retornos de beneficios del cual se encarga la Canada Revenue Agency. Esto debido a que aproximadamente 35,000 trabajadores de esta agencia unieron a la protesta y la fecha límite para la declaración tributaria es el 30 de abril. Por lo que se prevé que haya retrasos en los procesos de pago y reembolso. Esto dependerá de la duración de la huelga, la cual, de acuerdo con Chris Aylward, continuará hasta que las propuestas del gobierno satisfagan las necesidades de los trabajadores.

Asimismo, pese a que el discurso de Trudeau ha sido políticamente amigable con las protestas, también ha afirmado que los canadienses e inmigrantes tienen derecho a recibir servicios esenciales. La indisponibilidad de los trabajadores impactarála entrega de pasaportes, ciudadanía y refugio en una nación cuyas políticas doméstica y exterior están marcadas por la multiculturalidad. De ahí que para el gobierno sea clave encontrar un terrero en común con los manifestantes para la reactivación de procesos burocráticos.

Finalmente, la diferente postura entre las partes dificultará la llegada a un contrato eficiente. Las demandas de los trabajadores y la capacidad del gobierno para cumplirlas están polarizadas por lo que el alcance de un acuerdo es un reto complejo. Los trabajadores continuarán con la huelga al igual que se manifestarán en ubicaciones estratégicas, como puertos, para aumentar la presión sobre el gobierno. Los retrasos en trámites persistirán al igual que otros no se completarán mientras no se negocie algo. Mientras Trudeau tiene el tiempo encima, queda por ver la paciencia de los canadienses en la demora de sus procesos.

*Internacionalista por parte de la Universidad Anáhuac en la Ciudad de México.

En Canadá más de 155 mil trabajadores federales canadienses han salido a las calles para demandar una nueva negociación con el gobierno con respecto al incremento del salario al igual que la implementación de nuevas políticas de trabajo.

Las manifestaciones han derivado en la paralización de servicios, como trámites migratorios, pago de impuestos, retornos de beneficios y solicitudes de pasaporte o ciudadanía. La Alianza del Servicio Público de Canadá (PSAC), sindicato que acoge a estos empleados gubernamentales, calificó el paro laboral como la única manera para llegar a un acuerdo justo con el Estado. Por lo que el país ha experimentado la huelga más numerosa desde 1991.

Primeramente, los disturbios se desataron después de una declaración hecha por el gobierno el martes 18 de abril donde se dio a conocer las propuestas sobre las demandas hechas por los trabajadores. Las autoridades ofrecieron un incremento salarial del 9%, implementación de medidas de diversidad e inclusión, diferenciación de pagos entre el trabajo remoto y presencial, así como también revisitaron la licencia de maternidad y paternidad. El primer ministro Justin Trudeau, afirmó que ningún acuerdo deberá comprometer la eficiencia del sistema de servicios públicos, por lo que continuó por defender las propuestas hechas por el Estado.

No obstante, el presidente nacional del PSAC, Chris Aylward, llevó a un tercio de los trabajadores federales a manifestarse al día siguiente. Esto para señalar su desacuerdo a lo propuesto por el gobierno ya que el sindicato, junto con sus adscritos, considera que tales medidas siguen sin empatar las necesidades de los ciudadanos. Los trabajadores exigen un aumento salarial de 13.5 a 30% durante tres años para hacer frente al incremento del costo de vida. También piden más flexibilidad para realizar tareas laborales de manera remota y mejorar las licencias familiares. Trudeau calificó estas demandas como inaccesibles para el gobierno. De ahí que, pese a que las negociaciones estuvieran en proceso, protestar se haya considerado como la única alternativa.

Como resultado, el sistema de servicios de Canadá se ha visto afectado. El paro laboral ha materializado retrasos en procesos burocráticos ya mencionados. Uno de ellos, considerado como el más preocupante, es el pago de impuestos, así como los retornos de beneficios del cual se encarga la Canada Revenue Agency. Esto debido a que aproximadamente 35,000 trabajadores de esta agencia unieron a la protesta y la fecha límite para la declaración tributaria es el 30 de abril. Por lo que se prevé que haya retrasos en los procesos de pago y reembolso. Esto dependerá de la duración de la huelga, la cual, de acuerdo con Chris Aylward, continuará hasta que las propuestas del gobierno satisfagan las necesidades de los trabajadores.

Asimismo, pese a que el discurso de Trudeau ha sido políticamente amigable con las protestas, también ha afirmado que los canadienses e inmigrantes tienen derecho a recibir servicios esenciales. La indisponibilidad de los trabajadores impactarála entrega de pasaportes, ciudadanía y refugio en una nación cuyas políticas doméstica y exterior están marcadas por la multiculturalidad. De ahí que para el gobierno sea clave encontrar un terrero en común con los manifestantes para la reactivación de procesos burocráticos.

Finalmente, la diferente postura entre las partes dificultará la llegada a un contrato eficiente. Las demandas de los trabajadores y la capacidad del gobierno para cumplirlas están polarizadas por lo que el alcance de un acuerdo es un reto complejo. Los trabajadores continuarán con la huelga al igual que se manifestarán en ubicaciones estratégicas, como puertos, para aumentar la presión sobre el gobierno. Los retrasos en trámites persistirán al igual que otros no se completarán mientras no se negocie algo. Mientras Trudeau tiene el tiempo encima, queda por ver la paciencia de los canadienses en la demora de sus procesos.

*Internacionalista por parte de la Universidad Anáhuac en la Ciudad de México.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 15 de abril de 2024

Alerta mundial

Daniela Lugo

martes 23 de enero de 2024

Nuevos presidentes y nueva geopolítica

Nota editorial. Internacionalista por parte de la Universidad Anáhuac en la Ciudad de México.

Daniela Lugo

martes 26 de diciembre de 2023

Navidad y Taiwán

Daniela Lugo

Cargar Más