/ jueves 20 de agosto de 2020

La novena esfera o la fragua encendida de Vulcano

Abordaremos hoy un interesante tema que habíamos dejado pendiente y que tiene qué ver con la consecución de la alta iniciación lograda desde tiempos remotos por varios métodos, pero por muy pocos místicos y que conduce a la iluminación de seres privilegiados.

Pero antes haremos unas pocas reflexiones sobre la guerra a morir que sostienen quienes en ello están empeñados y que son los enemigos del gobierno federal que no cesan en su empeño por difamar, insultar, agredir, etc. al presidente López Obrador en un desesperado intento por querer lograr lo imposible, es decir el regreso del pasado, ese negro episodio sumido en la corrupción y la impunidad y que por ese sólo hecho se deduce sin mucho esfuerzo que, por algo le suspiran a ese pútrido sistema en que tuvieron sumido al pueblo y al país entero.

Buscan incendiar al país sin detenerse en los altos costos con el fin de lograr sus perversos propósitos, igual cuando lo hicieron en los múltiples alzamientos a través de varios planes como cuando la reforma, el fallido segundo imperio, el Plan de la Embajada con el asesinato de Madero y Pino Suárez y que desencadenó una lucha armada que costó más de un millón de vidas de mexicanos y graves pérdidas económicas y materiales y el consecuente atraso del país.

Saben muy bien esos apátridas a lo que le están apostando, pero sin ser adivinos, les anticipamos que su lucha está perdida, porque lo que es el pueblo está dispuesto a rifársela por un presidente con el que se identifica y electo democráticamente.

Tan es así que es algo similar a lo que dijo Gracía Naranjo refiriéndose a la lucha de los reaccionarios liderados en las armas por el general Miramón: “Nunca supo darse cuenta el Macaveo de que su lucha estaba perdida”. Así que ni le busquen los reaccionarios y fifís que les acompañan porque no la van a tener tan fácil.

Vayamos pues a nuestro tema pendiente. “El cuerpo de oro del hombre solar, los vehículos suprasensibles del alma, deben ser creados en la fragua encendida de Vulcano . En la simbólica manzana del paraíso de la Hespérides y de Pippala, el dulce fruto del sexo, donde se encuentra la clave de todo poder. En los textos bíblicos se hace mención de la señal de Jonás, quien míticamente fue engullido por una ballena y después de permanecer en su vientre por tres días y tres noches lo expulsó sano y salvo; este pasaje es conocido esotéricamente como “La Novena Esfera”.

Muy semejante narración a la ceremonia de iniciación de los egipcios donde se introduce al iniciado dentro de un sarcófago cuya estructura se asemeja a un pez o también como lo expresó también Mateo en su evangelio: “Así estará el hijo del hombre en la tierra, tres días y tres noches”, refiriéndose a Jesús; muy similar también al pasaje que narra De la Ferriere sobre un ceremonial masónico con relación a la muerte de Hiram y encontrado su cuerpo al tercer día por sus seguidores.

Pues bien, tanto la fragua encendida de Vulcano como la mítica ballena de Jonás y los demás ceremoniales citados, se refieren a la novena esfera, o sea el ritual donde no se derrama la copa de Hermes, que viene siendo lo mismo de ejecutar un acto sexual místico sin derramar el semen, ceremonia ésta en que interviene una mujer consagrada y el oficiante, preparados previamente para estos menesteres los dos para este acto supremo.

Virtualmente a eso refiere la expresión de descender, porque caer es expulsar el semen; luego el iniciado trasmutará su fluido seminal hacia el cerebro por un canal abierto previamente a través de la columna vertebral y conocido ese ejercicio como la apertura de los siete charcras o como lo dice el apóstol Juan en su apocalipsis los siete tronos o siete sellos y la culminación de esta ceremonia da por resultado la iluminación.

A esto se le conoce también como la alta iniciación, el súper hombre, que viene siendo también la verdadera resurrección como así lo explican Samael Aun Weor, Gurjdieff y Blabaski entre otros. Este magno ceremonial contempla para su realización tres períodos de tiempo. El primero concluye con el nacimiento segundo del cual hablaba el Gran Kabir Jesús al rabino Nicodemus. El segundo período finaliza con unas bodas maravillosas, nada menos que el desposorio del alma humana con Ginebra, la reina de los jinas a las mujeres se les dice que entonces se casan con el bien Amado Eterno. El tercero concluye magistralmente con la resurrección del Cristo secreto dentro de nuestro propio corazón.

Al Padre se llega por el corazón, así lo dice una sentencia y es que en el centro del pecho tenemos un punto magnético muy especial que capta las ondas de luz y de gloria que vienen del alma humana. Actuad de acuerdo con esos impulsos íntimos, trabajemos en la forja de los cíclopes cuando ella así lo requiera. Si aprendemos a obedecer no pereceréis dentro del vientre de la ballena. Mirad que te has vuelto un pez trabajando entre las aguas caóticas del primer instante y así se comprenderá por qué el ataúd de Osiris tiene la forma de un pez.

El descenso a la novena esfera que contempla esta regla “Quien quiera subir, debe primero bajar” esa es la ley, la iniciación es muerte y matrimonio a la vez. La fragua encendida de Vulcano o Novena Esfera, (el sexo), fue desde los tiempos antiguos la prueba máxima para dignidad del Hierofante; Jesús, Buddha, Hermes, Dante, Zoroastro, etc. tuvieron que pasar por esta difícil prueba.

Como ya mencionamos líneas arriba, la masonería es una institución universal que es depositaria de la iniciación más antigua del mundo, de tal suerte que posee los altos símbolos, solamente que no han sido expuestos en vigencia en las logias exotéricas porque serían muy accesibles a cualquier profano.

Por esta razón los miembros de esta Orden, deben ser cuidadosamente seleccionados, por esta razón la Dirección de la Masonería Universal no trasmite sus enseñanzas más que a las logias esotéricas, que vienen siendo agrupaciones de maestros masones que trabajan directamente bajo las Órdenes Ocultas.

De la Ferriere, ameritado maestro masón del grado 33, a la vez que ensalza el trabajo de la masonería a través de todos los tiempos y confines del mundo, es al mismo tiempo un duro crítico de las conductas erróneas o desviadas de los miembros de esta Orden; expresa, por ejemplo:

La masonería es el brazo oculto que liga una sola gran familia, es decir, todos aquellos que se han dado cuenta de la libertad del alma que pondera los imperativos vitales del hombre y debe servir a los designios del alma universal, porque de no ser así, sería una vulgar asociación de ociosos disfrazados de idealistas que estarían perdiendo el tiempo en clubes de convivencia disfrazados de logias.

Abordaremos hoy un interesante tema que habíamos dejado pendiente y que tiene qué ver con la consecución de la alta iniciación lograda desde tiempos remotos por varios métodos, pero por muy pocos místicos y que conduce a la iluminación de seres privilegiados.

Pero antes haremos unas pocas reflexiones sobre la guerra a morir que sostienen quienes en ello están empeñados y que son los enemigos del gobierno federal que no cesan en su empeño por difamar, insultar, agredir, etc. al presidente López Obrador en un desesperado intento por querer lograr lo imposible, es decir el regreso del pasado, ese negro episodio sumido en la corrupción y la impunidad y que por ese sólo hecho se deduce sin mucho esfuerzo que, por algo le suspiran a ese pútrido sistema en que tuvieron sumido al pueblo y al país entero.

Buscan incendiar al país sin detenerse en los altos costos con el fin de lograr sus perversos propósitos, igual cuando lo hicieron en los múltiples alzamientos a través de varios planes como cuando la reforma, el fallido segundo imperio, el Plan de la Embajada con el asesinato de Madero y Pino Suárez y que desencadenó una lucha armada que costó más de un millón de vidas de mexicanos y graves pérdidas económicas y materiales y el consecuente atraso del país.

Saben muy bien esos apátridas a lo que le están apostando, pero sin ser adivinos, les anticipamos que su lucha está perdida, porque lo que es el pueblo está dispuesto a rifársela por un presidente con el que se identifica y electo democráticamente.

Tan es así que es algo similar a lo que dijo Gracía Naranjo refiriéndose a la lucha de los reaccionarios liderados en las armas por el general Miramón: “Nunca supo darse cuenta el Macaveo de que su lucha estaba perdida”. Así que ni le busquen los reaccionarios y fifís que les acompañan porque no la van a tener tan fácil.

Vayamos pues a nuestro tema pendiente. “El cuerpo de oro del hombre solar, los vehículos suprasensibles del alma, deben ser creados en la fragua encendida de Vulcano . En la simbólica manzana del paraíso de la Hespérides y de Pippala, el dulce fruto del sexo, donde se encuentra la clave de todo poder. En los textos bíblicos se hace mención de la señal de Jonás, quien míticamente fue engullido por una ballena y después de permanecer en su vientre por tres días y tres noches lo expulsó sano y salvo; este pasaje es conocido esotéricamente como “La Novena Esfera”.

Muy semejante narración a la ceremonia de iniciación de los egipcios donde se introduce al iniciado dentro de un sarcófago cuya estructura se asemeja a un pez o también como lo expresó también Mateo en su evangelio: “Así estará el hijo del hombre en la tierra, tres días y tres noches”, refiriéndose a Jesús; muy similar también al pasaje que narra De la Ferriere sobre un ceremonial masónico con relación a la muerte de Hiram y encontrado su cuerpo al tercer día por sus seguidores.

Pues bien, tanto la fragua encendida de Vulcano como la mítica ballena de Jonás y los demás ceremoniales citados, se refieren a la novena esfera, o sea el ritual donde no se derrama la copa de Hermes, que viene siendo lo mismo de ejecutar un acto sexual místico sin derramar el semen, ceremonia ésta en que interviene una mujer consagrada y el oficiante, preparados previamente para estos menesteres los dos para este acto supremo.

Virtualmente a eso refiere la expresión de descender, porque caer es expulsar el semen; luego el iniciado trasmutará su fluido seminal hacia el cerebro por un canal abierto previamente a través de la columna vertebral y conocido ese ejercicio como la apertura de los siete charcras o como lo dice el apóstol Juan en su apocalipsis los siete tronos o siete sellos y la culminación de esta ceremonia da por resultado la iluminación.

A esto se le conoce también como la alta iniciación, el súper hombre, que viene siendo también la verdadera resurrección como así lo explican Samael Aun Weor, Gurjdieff y Blabaski entre otros. Este magno ceremonial contempla para su realización tres períodos de tiempo. El primero concluye con el nacimiento segundo del cual hablaba el Gran Kabir Jesús al rabino Nicodemus. El segundo período finaliza con unas bodas maravillosas, nada menos que el desposorio del alma humana con Ginebra, la reina de los jinas a las mujeres se les dice que entonces se casan con el bien Amado Eterno. El tercero concluye magistralmente con la resurrección del Cristo secreto dentro de nuestro propio corazón.

Al Padre se llega por el corazón, así lo dice una sentencia y es que en el centro del pecho tenemos un punto magnético muy especial que capta las ondas de luz y de gloria que vienen del alma humana. Actuad de acuerdo con esos impulsos íntimos, trabajemos en la forja de los cíclopes cuando ella así lo requiera. Si aprendemos a obedecer no pereceréis dentro del vientre de la ballena. Mirad que te has vuelto un pez trabajando entre las aguas caóticas del primer instante y así se comprenderá por qué el ataúd de Osiris tiene la forma de un pez.

El descenso a la novena esfera que contempla esta regla “Quien quiera subir, debe primero bajar” esa es la ley, la iniciación es muerte y matrimonio a la vez. La fragua encendida de Vulcano o Novena Esfera, (el sexo), fue desde los tiempos antiguos la prueba máxima para dignidad del Hierofante; Jesús, Buddha, Hermes, Dante, Zoroastro, etc. tuvieron que pasar por esta difícil prueba.

Como ya mencionamos líneas arriba, la masonería es una institución universal que es depositaria de la iniciación más antigua del mundo, de tal suerte que posee los altos símbolos, solamente que no han sido expuestos en vigencia en las logias exotéricas porque serían muy accesibles a cualquier profano.

Por esta razón los miembros de esta Orden, deben ser cuidadosamente seleccionados, por esta razón la Dirección de la Masonería Universal no trasmite sus enseñanzas más que a las logias esotéricas, que vienen siendo agrupaciones de maestros masones que trabajan directamente bajo las Órdenes Ocultas.

De la Ferriere, ameritado maestro masón del grado 33, a la vez que ensalza el trabajo de la masonería a través de todos los tiempos y confines del mundo, es al mismo tiempo un duro crítico de las conductas erróneas o desviadas de los miembros de esta Orden; expresa, por ejemplo:

La masonería es el brazo oculto que liga una sola gran familia, es decir, todos aquellos que se han dado cuenta de la libertad del alma que pondera los imperativos vitales del hombre y debe servir a los designios del alma universal, porque de no ser así, sería una vulgar asociación de ociosos disfrazados de idealistas que estarían perdiendo el tiempo en clubes de convivencia disfrazados de logias.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 15 de octubre de 2020

Injerencia externa

Sergio V M Sánchez

jueves 08 de octubre de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 01 de octubre de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 24 de septiembre de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

viernes 18 de septiembre de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 03 de septiembre de 2020

Columna liberal

De las logias masónicas de “los pies descalzos” a danzas de los chamanes

Sergio V M Sánchez

jueves 27 de agosto de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 13 de agosto de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

jueves 06 de agosto de 2020

Columna liberal

Sergio V M Sánchez

Cargar Más