/ martes 16 de marzo de 2021

El poder de AMLO

Recurro a frases del veracruzano Jesús Reyes Heroles, quien fuera presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante la gestión del presidente Luis Echeverría Álvarez (LEA).

La primera es “La forma es fondo” y la segunda “El que resiste apoya”.

Al margen del número de votos y del porcentaje con los cuales ganó la contienda presidencial en 2018, el presidente AMLO conserva el poder a través de las conferencias “mañaneras”, que sería la forma, en las cuales informa, comunica, dice, cuestiona y crítica sin limitación alguna, que sería el fondo, lo cual es reflejado en los medios de comunicación escritos y electrónicos, así como en el internet, y no obstante que sus opositores y los analistas que critican las actuaciones y los díceres presidenciales, rebaten aquéllos, la reproducción aludida no desgasta al poder presidencial, sino que, por el contrario, lo fortalecen en atención a que en las “mañaneras” entrevera los factores que influyeron para que ganara la Presidencia, de los cuales los adversarios al parecer ya se olvidaron o por lo menos los situaron en la imaginaria del poder, dentro de los cuales se destaca siempre la corrupción rampante, la desigualdad lacerante y la inseguridad. No los rebaten y van más allá del discurso de AMLO.

A pesar de que los factores no se han atenuado en la forma y la universalidad deseadas, los partidarios de AMLO y buena parte de los que emitieron el voto a su favor, los conservan y tienen presentes tanto en el yo individual como en el yo colectivo.

Habrá que ver el contenido del discurso de la alianza opositora para derrotar al hombre que está en el poder y su lógica discursiva presente, constante no sólo en las “mañaneras” sino en la política día a día.

A continuación aplico las dos frases aludidas a los hechos ocurridos en 1974 y en 1975 en los cuales el protagonista principal fue Reyes Heroles y quien al final fue vencido por el entonces presidente.

Por los avatares de la política, con miras a la renovación de los poderes en Veracruz en 1974, los grupos de interés locales, al margen del dirigente nacional del PRI, y tal vez con la venia del presidente, se pronunciaron a favor de un candidato que no era el más idóneo en todos los aspectos requeridos.

Reyes Heroles, al ser inquirido por tal pronunciamiento, sólo dijo: “Yo, como veracruzano no he votado por él”, lo cual se tradujo en que aquel no fuera el candidato sino el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Luego, lo que parecía fondo no lo fue, sino que prevaleció la forma del PRI nacional que resultó que sí era el fondo.

En 1975, en los prolegómenos de la sucesión presidencial, Reyes Heroles, como presidente del PRI dijo que primero sería el programa y luego el hombre. Y precisamente estaba en una sesión de trabajo para concluir con la redacción y contenido del programa, cuando se enteró que los tres sectores del Partido, tal y como era usual, con el visto bueno presidencial, ya se había pronunciado para que el secretario de Hacienda y Crédito Público fuera el candidato del PRI.

Consecuencias: Jesús Reyes Heroles dejó la dirigencia del PRI y LEA decidió que fuera el presidente el secretario del Trabajo y Previsión Social y el secretario general el titular de la secretaría de la Reforma Agraria. En el sexenio siguiente, el primero fue secretario de Gobernación promotor de la reforma política de 1977. Esa es otra historia.

Más de cuatro décadas después, el presidente AMLO, por sí y ante sí, sin objeciones mayores, resolvió quién fuera el presidente de MORENA y quién el candidato de su partido a gobernador de Guerrero. El sustento: Encuestas cuyos resultados sólo conoce AMLO. He aquí el poder de AMLO.

Recurro a frases del veracruzano Jesús Reyes Heroles, quien fuera presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante la gestión del presidente Luis Echeverría Álvarez (LEA).

La primera es “La forma es fondo” y la segunda “El que resiste apoya”.

Al margen del número de votos y del porcentaje con los cuales ganó la contienda presidencial en 2018, el presidente AMLO conserva el poder a través de las conferencias “mañaneras”, que sería la forma, en las cuales informa, comunica, dice, cuestiona y crítica sin limitación alguna, que sería el fondo, lo cual es reflejado en los medios de comunicación escritos y electrónicos, así como en el internet, y no obstante que sus opositores y los analistas que critican las actuaciones y los díceres presidenciales, rebaten aquéllos, la reproducción aludida no desgasta al poder presidencial, sino que, por el contrario, lo fortalecen en atención a que en las “mañaneras” entrevera los factores que influyeron para que ganara la Presidencia, de los cuales los adversarios al parecer ya se olvidaron o por lo menos los situaron en la imaginaria del poder, dentro de los cuales se destaca siempre la corrupción rampante, la desigualdad lacerante y la inseguridad. No los rebaten y van más allá del discurso de AMLO.

A pesar de que los factores no se han atenuado en la forma y la universalidad deseadas, los partidarios de AMLO y buena parte de los que emitieron el voto a su favor, los conservan y tienen presentes tanto en el yo individual como en el yo colectivo.

Habrá que ver el contenido del discurso de la alianza opositora para derrotar al hombre que está en el poder y su lógica discursiva presente, constante no sólo en las “mañaneras” sino en la política día a día.

A continuación aplico las dos frases aludidas a los hechos ocurridos en 1974 y en 1975 en los cuales el protagonista principal fue Reyes Heroles y quien al final fue vencido por el entonces presidente.

Por los avatares de la política, con miras a la renovación de los poderes en Veracruz en 1974, los grupos de interés locales, al margen del dirigente nacional del PRI, y tal vez con la venia del presidente, se pronunciaron a favor de un candidato que no era el más idóneo en todos los aspectos requeridos.

Reyes Heroles, al ser inquirido por tal pronunciamiento, sólo dijo: “Yo, como veracruzano no he votado por él”, lo cual se tradujo en que aquel no fuera el candidato sino el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Luego, lo que parecía fondo no lo fue, sino que prevaleció la forma del PRI nacional que resultó que sí era el fondo.

En 1975, en los prolegómenos de la sucesión presidencial, Reyes Heroles, como presidente del PRI dijo que primero sería el programa y luego el hombre. Y precisamente estaba en una sesión de trabajo para concluir con la redacción y contenido del programa, cuando se enteró que los tres sectores del Partido, tal y como era usual, con el visto bueno presidencial, ya se había pronunciado para que el secretario de Hacienda y Crédito Público fuera el candidato del PRI.

Consecuencias: Jesús Reyes Heroles dejó la dirigencia del PRI y LEA decidió que fuera el presidente el secretario del Trabajo y Previsión Social y el secretario general el titular de la secretaría de la Reforma Agraria. En el sexenio siguiente, el primero fue secretario de Gobernación promotor de la reforma política de 1977. Esa es otra historia.

Más de cuatro décadas después, el presidente AMLO, por sí y ante sí, sin objeciones mayores, resolvió quién fuera el presidente de MORENA y quién el candidato de su partido a gobernador de Guerrero. El sustento: Encuestas cuyos resultados sólo conoce AMLO. He aquí el poder de AMLO.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 04 de mayo de 2021

La política es así

Cuenta regresiva

Juventino Rodarte Solís

martes 27 de abril de 2021

La política es así

A media campaña

Juventino Rodarte Solís

martes 20 de abril de 2021

La política es así

¡Qué necesidad!

Juventino Rodarte Solís

martes 13 de abril de 2021

La política es así

Sobrerrepresentación

Juventino Rodarte Solís

martes 06 de abril de 2021

La política es así

De colores

Juventino Rodarte Solís

Cargar Más