/ jueves 19 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

La dignidad de la cultura

La inextinguible fuerza y vigor de nuestra tradición cristiana, abre de nuevo en nuestra ciudad, ese paréntesis de tiempo que resulta ser especialmente propicio, -al contacto del bello y poético relato del nacimiento de Jesús de Nazaret- para la reflexión y el pensamiento respecto de los bienes y de los fines de la vida que están por encima y más allá de las preocupaciones, los intereses y los afanes de todos los días.

Es claro que no se olvidan, -ni deben olvidarse-, los temas y los asuntos que constituyen la realidad cotidiana de nuestra vida individual y colectiva. Pero también es claro, que tales temas se contemplan y se interpretan, en estos días del año, de modo diferente. A la luz del pensamiento cristiano llegamos a entender, -o a sentir-, que la unidad y la alianza espiritual de nuestra comunidad y de nuestro sentido de grupo, no podría resistir las amenazas que siempre plantea la posibilidad de una desgracia o de un mundo adverso, -en la naturaleza, la política o la economía- si no fuéramos capaces, - los durangueños-, como lo hemos sido en múltiples ocasiones anteriores en la historia, de cimentar y de organizar tal unidad y tal alianza, sobre la base sólida y firme, de nuestra cultura y de nuestro modo de ser.

Si por cultura entendemos en la más amplia acepción de este término, “el conjunto de bienes espirituales y materiales que son relativos a un grupo social determinado; bienes que son trasmitidos de generación en generación para guiar y mostrar el camino a los comportamientos individuales y colectivos,” en tales bienes deberemos incluir, entonces,… los símbolos espirituales y materiales de la colectividad; los recursos comunicativos, (las manifestaciones religiosas y artísticas, incluidas); los sistemas de creencias; los modos de vida; las costumbres; las tradiciones; los hábitos de comportamiento; los valores; las instituciones; y los conocimientos; entre otras varias manifestaciones del espíritu humano y de la vida social.

Así, cada sistema cultural, -o cada cultura propiamente dicha-, viene a ser una forma de interpretación y una respuesta vital frente a la realidad que experimentan los individuos y los grupos humanos. De este modo pues, la cultura durangueña es una forma de expresión de lo que somos y de lo que queremos ser los durangueños; es un relato de nuestra historia; una explicación del contexto en el que estamos; son los medios y los instrumentos con que contamos para comunicarnos local y universalmente, manteniendo con ello vivo y real el valor y el atributo de la libertad humana a través de la esencial libertad de expresión.

En nuestras tradiciones decembrinas en las que la proximidad cristiana traduce el compromiso moral de nuestra comunidad para insistir y perseverar en la decisión de defender, conservar y mantener vivas y vigentes nuestras tradiciones y costumbres, se expresa también y está presente, el anhelo humano y religioso de la cultura que profesamos, de participar -,con la distinta y plural calidad de nuestras riquezas intelectuales, artísticas y sentimentales-, en los valores universales de la Cristiandad; la fraternidad humana, la devoción, y las tres virtudes teologales de la doctrina; la fe, la esperanza y la caridad, virtudes esenciales también, de todo humanismo trascendente.

No es ajena nuestra cultura, al concepto de las responsabilidades temporales e inmediatas. En el fondo de todas estas meditaciones de temporada, yace el imperativo moral y cristiano que nos ilustra la libre obligación de servir con la calidad de delegados irrenunciables a un programa que, sin menoscabar las más extensas y legítimas aspiraciones personales, permite elevar y sostener en el plano de lo colectivo y de lo social, un verdadero sistema de colaboración para el trabajo del bien común y del Estado de Derecho.

Vivimos, ni duda cabe de ello, en una época y un tiempo que se caracterizan por grandes hazañas de pensamiento técnico y por grandes conquistas de la inteligencia práctica. Pero son éstos también, un tiempo y una época que son heridos y vulnerados por el uso y el empleo que se ha venido haciendo de tales conquistas. Son estos, tiempos de civilización, pero no de cultura. Como decían nuestros viejos y admirados maestros: “vemos y experimentamos el afán de dominio del hombre sobre las cosas. Pero no vemos ni experimentamos el interés y el trabajo del hombre para incrementar el dominio ético y moral, sobre sí mismo”.

Bienvenido sea pues, este tiempo especial de nuestra naturaleza y de nuestra circunstancia cultural, que nos ilumina y nos convoca, perseverantemente, a una noble y generosa ambición: La de progresar en sus más altos valores, para contribuir mejor, a la altura y dignidad de nuestra vida personal y social.

La dignidad de la cultura

La inextinguible fuerza y vigor de nuestra tradición cristiana, abre de nuevo en nuestra ciudad, ese paréntesis de tiempo que resulta ser especialmente propicio, -al contacto del bello y poético relato del nacimiento de Jesús de Nazaret- para la reflexión y el pensamiento respecto de los bienes y de los fines de la vida que están por encima y más allá de las preocupaciones, los intereses y los afanes de todos los días.

Es claro que no se olvidan, -ni deben olvidarse-, los temas y los asuntos que constituyen la realidad cotidiana de nuestra vida individual y colectiva. Pero también es claro, que tales temas se contemplan y se interpretan, en estos días del año, de modo diferente. A la luz del pensamiento cristiano llegamos a entender, -o a sentir-, que la unidad y la alianza espiritual de nuestra comunidad y de nuestro sentido de grupo, no podría resistir las amenazas que siempre plantea la posibilidad de una desgracia o de un mundo adverso, -en la naturaleza, la política o la economía- si no fuéramos capaces, - los durangueños-, como lo hemos sido en múltiples ocasiones anteriores en la historia, de cimentar y de organizar tal unidad y tal alianza, sobre la base sólida y firme, de nuestra cultura y de nuestro modo de ser.

Si por cultura entendemos en la más amplia acepción de este término, “el conjunto de bienes espirituales y materiales que son relativos a un grupo social determinado; bienes que son trasmitidos de generación en generación para guiar y mostrar el camino a los comportamientos individuales y colectivos,” en tales bienes deberemos incluir, entonces,… los símbolos espirituales y materiales de la colectividad; los recursos comunicativos, (las manifestaciones religiosas y artísticas, incluidas); los sistemas de creencias; los modos de vida; las costumbres; las tradiciones; los hábitos de comportamiento; los valores; las instituciones; y los conocimientos; entre otras varias manifestaciones del espíritu humano y de la vida social.

Así, cada sistema cultural, -o cada cultura propiamente dicha-, viene a ser una forma de interpretación y una respuesta vital frente a la realidad que experimentan los individuos y los grupos humanos. De este modo pues, la cultura durangueña es una forma de expresión de lo que somos y de lo que queremos ser los durangueños; es un relato de nuestra historia; una explicación del contexto en el que estamos; son los medios y los instrumentos con que contamos para comunicarnos local y universalmente, manteniendo con ello vivo y real el valor y el atributo de la libertad humana a través de la esencial libertad de expresión.

En nuestras tradiciones decembrinas en las que la proximidad cristiana traduce el compromiso moral de nuestra comunidad para insistir y perseverar en la decisión de defender, conservar y mantener vivas y vigentes nuestras tradiciones y costumbres, se expresa también y está presente, el anhelo humano y religioso de la cultura que profesamos, de participar -,con la distinta y plural calidad de nuestras riquezas intelectuales, artísticas y sentimentales-, en los valores universales de la Cristiandad; la fraternidad humana, la devoción, y las tres virtudes teologales de la doctrina; la fe, la esperanza y la caridad, virtudes esenciales también, de todo humanismo trascendente.

No es ajena nuestra cultura, al concepto de las responsabilidades temporales e inmediatas. En el fondo de todas estas meditaciones de temporada, yace el imperativo moral y cristiano que nos ilustra la libre obligación de servir con la calidad de delegados irrenunciables a un programa que, sin menoscabar las más extensas y legítimas aspiraciones personales, permite elevar y sostener en el plano de lo colectivo y de lo social, un verdadero sistema de colaboración para el trabajo del bien común y del Estado de Derecho.

Vivimos, ni duda cabe de ello, en una época y un tiempo que se caracterizan por grandes hazañas de pensamiento técnico y por grandes conquistas de la inteligencia práctica. Pero son éstos también, un tiempo y una época que son heridos y vulnerados por el uso y el empleo que se ha venido haciendo de tales conquistas. Son estos, tiempos de civilización, pero no de cultura. Como decían nuestros viejos y admirados maestros: “vemos y experimentamos el afán de dominio del hombre sobre las cosas. Pero no vemos ni experimentamos el interés y el trabajo del hombre para incrementar el dominio ético y moral, sobre sí mismo”.

Bienvenido sea pues, este tiempo especial de nuestra naturaleza y de nuestra circunstancia cultural, que nos ilumina y nos convoca, perseverantemente, a una noble y generosa ambición: La de progresar en sus más altos valores, para contribuir mejor, a la altura y dignidad de nuestra vida personal y social.

miércoles 05 de febrero de 2020

El sol en perspectiva

viernes 31 de enero de 2020

El sol en perspectiva

martes 28 de enero de 2020

El sol en perspectiva

miércoles 15 de enero de 2020

El Sol en perspectiva

miércoles 25 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

jueves 19 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

martes 10 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

viernes 06 de diciembre de 2019

El Sol en pespectiva

domingo 01 de diciembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

martes 26 de noviembre de 2019

EL SOL EN PERSPECTIVA

Cargar Más