/ lunes 17 de junio de 2019

Visión

México reactivo

Desgraciadamente en nuestro país se conjuga en los hechos el razonamiento: el niño ahogado a tapar el pozo.

Tuvieron que pasar los macabros casos de Norberto Ronquillo, exalumno de la Universidad del Pedregal, el cual fue secuestrado y ejecutado de la manera más vil, otro caso el de Leonardo Avendaño, exestudiante de la Universidad Intercontinental, desaparecido y ejecutado, y otro caso el de Ana Karen, exalumna de la Universidad de las Américas Puebla, la cual fue secuestrada el 9 de junio y al parecer nadie se ha comunicado para pedir rescate.

Estos tres casos por el perfil socioeconómico de las víctimas han salido a luz pública, pero cabe preguntar cuántos casos igual de trágicos se quedan en el anonimato. Pero volviendo a la teoría del ahogado el niño a tapar el pozo, ahora se sabe que la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase) no cuenta con un titular desde hace 5 meses, o sea prácticamente lo que lleva esta administración federal y lo más grave es que tuvo una reducción presupuestal en un 33%. Inaudito.

Y siendo más meticuloso en el análisis, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a abril de este año en curso se han dado 463 plagios a escala nacional, lo que representa un aumento anual de 28%. La Conase es la instancia responsable de atender, supervisar y evaluar el trabajo de las 32 unidades antisecuestro del país para efecto de asegurar la atención a las víctimas de tal delito y de extorsión telefónica en cada entidad.

Ante el inaceptable contexto planteado, María Elena Morera Mitre, presidenta de Causa Común, manifestó que el que no exista un titular en la coordinación nacional es una contundente muestra de que al gobierno de AMLO no le interesa el tema, de tal razón la citada espera que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a cargo de Alfonso Durazo rectifique y actúe en consecuencia.

La misma presidenta de Causa Común lamentó que tal institución antisecuestro empezó a dar resultados y para ser específica explicó que en el 2013 cuando empezó había mil 834 secuestros registrados y para 2018 solo mil 84 raptos, de tal razón el que se mutile con un recorte presupuestal y no se tenga una cabeza no es por desconocimiento, sino por falta de interés.

Aparte hay que decir que la Conase colabora estrechamente con los Congresos locales y Gobernadores desde asesoría, cómo ajustar el marco jurídico homologando criterios y aparte articula a todos los estados a un sistema único de análisis de información con la base nacional de datos criminales a pesar de la altísima cifra negra que existe en dicho flagelo.

Y para complementar la información, Veracruz lidera en la estadística de secuestros, sobresaliendo Xalapa y Coatzacoalcos como los municipios con mayor índice a nivel nacional.

Ante todo lo planteado y sumando la crisis económica que se está gestando, la lógica es que el abanico delictivo se incremente y cabe decir que el secuestro está en los denominados de alto impacto, el riesgo estará latente que dicho flagelo se empiece a polarizar en todo el territorio nacional, lo cual traumaría y enlutaría a la sociedad, que al final es la verdadera pagana de la ineficacia o corrupción de las autoridades.

Cómo pedir resultados a este gobierno si para empezar el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo no cuenta ni con trayectoria mucho menos experiencia en la materia, lo que pone de manifiesto no sólo la mediocridad de esta administración sino que cada seis años nos reinventamos con ocurrencias. Pobre México.

México reactivo

Desgraciadamente en nuestro país se conjuga en los hechos el razonamiento: el niño ahogado a tapar el pozo.

Tuvieron que pasar los macabros casos de Norberto Ronquillo, exalumno de la Universidad del Pedregal, el cual fue secuestrado y ejecutado de la manera más vil, otro caso el de Leonardo Avendaño, exestudiante de la Universidad Intercontinental, desaparecido y ejecutado, y otro caso el de Ana Karen, exalumna de la Universidad de las Américas Puebla, la cual fue secuestrada el 9 de junio y al parecer nadie se ha comunicado para pedir rescate.

Estos tres casos por el perfil socioeconómico de las víctimas han salido a luz pública, pero cabe preguntar cuántos casos igual de trágicos se quedan en el anonimato. Pero volviendo a la teoría del ahogado el niño a tapar el pozo, ahora se sabe que la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase) no cuenta con un titular desde hace 5 meses, o sea prácticamente lo que lleva esta administración federal y lo más grave es que tuvo una reducción presupuestal en un 33%. Inaudito.

Y siendo más meticuloso en el análisis, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a abril de este año en curso se han dado 463 plagios a escala nacional, lo que representa un aumento anual de 28%. La Conase es la instancia responsable de atender, supervisar y evaluar el trabajo de las 32 unidades antisecuestro del país para efecto de asegurar la atención a las víctimas de tal delito y de extorsión telefónica en cada entidad.

Ante el inaceptable contexto planteado, María Elena Morera Mitre, presidenta de Causa Común, manifestó que el que no exista un titular en la coordinación nacional es una contundente muestra de que al gobierno de AMLO no le interesa el tema, de tal razón la citada espera que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a cargo de Alfonso Durazo rectifique y actúe en consecuencia.

La misma presidenta de Causa Común lamentó que tal institución antisecuestro empezó a dar resultados y para ser específica explicó que en el 2013 cuando empezó había mil 834 secuestros registrados y para 2018 solo mil 84 raptos, de tal razón el que se mutile con un recorte presupuestal y no se tenga una cabeza no es por desconocimiento, sino por falta de interés.

Aparte hay que decir que la Conase colabora estrechamente con los Congresos locales y Gobernadores desde asesoría, cómo ajustar el marco jurídico homologando criterios y aparte articula a todos los estados a un sistema único de análisis de información con la base nacional de datos criminales a pesar de la altísima cifra negra que existe en dicho flagelo.

Y para complementar la información, Veracruz lidera en la estadística de secuestros, sobresaliendo Xalapa y Coatzacoalcos como los municipios con mayor índice a nivel nacional.

Ante todo lo planteado y sumando la crisis económica que se está gestando, la lógica es que el abanico delictivo se incremente y cabe decir que el secuestro está en los denominados de alto impacto, el riesgo estará latente que dicho flagelo se empiece a polarizar en todo el territorio nacional, lo cual traumaría y enlutaría a la sociedad, que al final es la verdadera pagana de la ineficacia o corrupción de las autoridades.

Cómo pedir resultados a este gobierno si para empezar el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo no cuenta ni con trayectoria mucho menos experiencia en la materia, lo que pone de manifiesto no sólo la mediocridad de esta administración sino que cada seis años nos reinventamos con ocurrencias. Pobre México.

lunes 08 de julio de 2019

Visión

sábado 06 de julio de 2019

TAL CUAL

lunes 01 de julio de 2019

Visión

sábado 29 de junio de 2019

TAL CUAL

lunes 24 de junio de 2019

Visión

sábado 22 de junio de 2019

TAL CUAL

lunes 17 de junio de 2019

Visión

sábado 15 de junio de 2019

TAL CUAL

lunes 10 de junio de 2019

Visión

sábado 08 de junio de 2019

TAL CUAL

Cargar Más